Cultura

nacho-cabana Por Nacho Cabana

13 de diciembre de 2012

EVIL DEAD, EL MUSICAL en MADRID

EVIL DEAD, EL MUSICAL en MADRID

Libreto de George Reinblat a partir del guión original de Sam Raimi. Adaptado por Félix Ortíz y Salvador Toscano Música de Frank Cipolla. Dirigido por Chemari Bello.

Ver todas las noticias de Cultura, Madrid

Afortunadamente ya no se considera ni una excepción ni un riesgo inasumible el montar una obra de teatro musical en España, aunque fuera los espectáculos “juke box” no se han estrenado aún en nuestro país shows originales con calidad ni éxito.

 

La mayoría de los espectáculos que triunfan aquí (y es lógico, ellos lo hicieron primero, se lo toman muy en serio y les sale, por lo general, mejor) provienen del otro lado del Atlántico y son importados gracias a su éxito original. Los empresarios, y es entendible, prefieren apostar por lo que ya ha sido testado en otro sitio (y/o en otro medio)  antes que aventurarse en territorio desconocido. Es por eso que en la cartelera nacional se suceden shows como La bella y la bestia (1994) de Alan Menken, Howard AshmanTim Rice y Linda Woolverton, El rey león (1997) de Elton John, Tim Rice, Roger Allers e Irene Mecchi, Sonrisas y lágrimas (1959) de Richard Rodgers, Oscar Hammerstein II, Howard Lindsay y Russel Crouse;  Grease (1972) de Jim Jacobs Warren Casey, Chicago (1975) de John Kander  Fred Ebb y Bob Fosse… Si al público le suena de antes, mejor. Y si encima ya lo ha visto porque hace tiempo que se estrenó en España, el paraíso.  

 

Evil dead

 

Pero los que amamos el género sabemos que existe otro musical declaradamente gamberro y divertido que basa su impacto no sólo en el conocimiento popular de obras preexistentes sino en la irreverencia hacia el género en el que se inscribe. Así nacen obras como Menopausia, el musical (2001) de Jeanie Linders y Patty Bender o Urinetown (2001)  de Mark Hollmann, y Greg Kotis. Amén de propuestas de ironía no intencionada pero indudable capacidad de llevar el género a nuevos territorios como Carrie, el musical (1988) de Lawrence D. Gordon, Michael Gore y Dean Pitchford; It´s a bird, it´s a plane, it´s superman (1966) de Charles Strouse, Lee Adams, David Newman y Robert Benton;  The lord of the rings, de A. R. Rahman, Christopher Nightingale, Matthew Warchus y Shaun McKenna o (este promete) Rocky, the musical (2013) de Thoman Meehan, Lynn Ahrens y Stephen Flaherty.

 

Evil dead

 

Evil dead el musical une lo mejor de ambos mundos: la irreverencia y la fidelidad simultáneas a un texto precedente. Basada en la película Posesión Infernal (1981) de Sam Raimi -a la que añade algunos contenidos de su secuela Terroríficamente muertos (1987)- este espectáculo canadiense se estrenó en 2003 en Toronto para luego pasar al off Broadway en 2006 y de ahí de nuevo a su ciudad natal dos años después donde se convirtió en la producción nacional que más tiempo aguantó en cartel de la historia de esta localidad.

 

Pero como en Madrid no existe un off-Madrid, en las salas alternativas no cabe un decorado como el de esta obra y además muchos empresarios no quieren ni oír ni hablar de un montaje en el que en cada representación se derraman 30 litros de sangre sobre las 5 primeras filas de la platea (bautizada como “Splatter zone”) Chemari Bello y sus socios han tenido que irse hasta la sala 18 de los cines Kinépolis a hacer cantar y bailar a sus poseídos.

 

Evil dead

Público y actores todo uno, y nadie se queda sin su porción de sangre

Porque eso es Evil dead, el primer musical gore de la historia. Un montaje que hace con el clásico de Sam Raimi (que a su vez ha producido un remake que se estrenará en 2013) una operación similar a la que proponía Patrick Barlow en su exitosa adaptación teatral de Los 39 escalones (2005) A saber, extraer la comicidad de la puesta en evidencia de los recursos y convenciones teatrales utilizados para trasladar a un escenario un material concebido originalmente para la pantalla grande. Aunque la táctica no se convierte (afortunadamente) en la razón de ser del show, sí que impregna la dirección de actores que a menudo ironizan en intención y tono con los diálogos que les toca recitar convirtiendo esta distancia entre contenido y recitado en generador de comedia.

 

Aunque, en realidad, lo realmente divertido de la función es la irrupción de números musicales de corte “clásico” en mitad de una trama basada en la progresiva conversión en demonio de todo el elenco. Son brillantes y casi siempre oportunas las intervenciones de Cheryl como la poseída del sótano; excelente el momento en el que Ash se enfrenta a su propia mano en la escena que acaba con la amputación de ésta, delirante el final del primer acto e inolvidable el hemoglobínico clímax.

 

Evil dead

El púbico participa y acaba siendo parte del espectáculo

 

Sí que me parecen totalmente prescindibles las alusiones a personajes populares españoles para suscitar la risa. Éste es, sin duda, el principal error de Félix Ortíz y Salvador Toscano al adaptar el texto original. Como tantas otras veces, intentar acercar una obra extranjera al público español metiendo chistes y alusiones sobre famosos locales sólo consigue abaratar el conjunto y alejarlo de la dinámica sangre+canciones que le dan sentido.  Máxime cuando se dirige a un público joven y freaky al que determinados seudofamosos le dan igual.

 

Siendo un montaje de presupuesto medio, la escenografía, las coreografías y los efectos de maquillaje son tan acertados como eficaces. Entre los actores destaca Elsa Álvaro en su rol de poseída del sótano,  Álvun Pablo Pujol que llega a parecerse en algunos momentos al Bruce Campbell original mientras que Mariola Peña lleva lo más lejos posible su estereotipo de rubia tan tonta como caliente.

 

Evil dead

Nacho Cabana, recomienda la obra, y sabe muy bien lo que dice. No se lo han contado

 

A pesar de no contar con más publicidad que el boca a boca, Evil dead está consiguiendo llevar al teatro a un público que habitualmente suele quedarse en su casa jugando a la “play” o bajándose series. Pero su propuesta no se limita a ellos sino que puede ser disfrutada por todos los que sabemos y pensamos que el musical es mucho más rico de lo que determinados empresarios y espectadores españoles creen.

 

Así que no sean cobardes. Aventúrense hasta la ciudad de la Imagen y compren antes de entrar una camiseta blanca que dos horas después la obra estará completamente machada de rojo sangre y convertida en objeto de culto dentro de su armario.

 

Evil dead se representa en la sala 18 de los cines Kinépolis.  Calle Edgar Neville s/n - Ciudad de la Imagen.  Pozuelo de Alarcón – 28223. 

Información: Entradas a partir de 10 euros en  

 

 

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard.

Publicidad

Publicidad