Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

18 de febrero de 2013

Felipe Andrés y David Tortosa, Cuando fuimos dos, de J. López

Felipe Andrés y David Tortosa, Cuando fuimos dos, de J. López

El texto de Fernando J. López es bueno, la dirección de Quino Falero y la escenografía de Guadalupe Valero están a la altura, y tanto Felipe Andrés como David Tortosa realizan un trabajo actoral muy fino en matices y estan brillantes.

Ver todas las noticias de Cultura

Cuando fuimos dos, es una función de teatro escrita por Fernando J. López y es un ejercicio sobre el amor y otras soledades. El título lo deja claro Cuando fuimos dos, pero la vida es más caprichosa que todo eso: dos es la suma de uno más uno, y en las parejas los dos componentes proyectan sus sombras sobre el otro y le resta luz.    

La propuesta y el desarrollo del texto son atractivos, y Fernando J. López les ha sabido dar un buen ritmo y equilibrio desde el primer momento, que mantiene al espectador atento durante todo el tiempo que dura la representación. Estoy seguro de que este texto podría mantener el interés incluso sólo leído, pero sin duda la dirección de Quino Falero y la escenografía de Guadalupe Valero colocan el texto y a los personajes en una situación provisional, como es la constante evolución en que vivimos. Nada puede representar mejor eso provisionalidad que un cuarto lleno de cajas de cartón para realizar una mudanza. En las mudanzas siempre se revuelven cajones y de ellos surgen recuerdos y nostalgia de lo perdido, de lo que no volverá, por lo que una mudanza, aunque sea a mejor, deja un poso de añoranza y un no pudo ser... que inquieta.

La propuesta de poner a dos personajes en escena mientras deshacen una casa, es un recurso muy utilizado en teatro, pero funciona como un tiro: descoloca y desazona, facilitando la empatía con los personajes. Un logro que he de destacar, es que vas al compás de los personajes, por un lado sientes que rompan y por otro sientes cercano su agobio y entiendes que no se quieran volver a ver.

Los dos protagonistas se acusan de tener que convivir con su pareja y con el ego de su pareja, y los dos tienen razón. Uno intenta redimirlo y saciarlo con el bálsamo de la utopía y la quimera del éxito, y para ello, se encierra en sí mismo y en casa y no se permite mirar más allá de sus narices y cumple su sino. Es un personaje real como la vida misma, y a nadie que esté en contacto con escritores o aspirantes les sonará raro. El otro desahoga su ansiedad en una promiscuidad con todo lo que se le pone a tiro, sin estar claro si disfruta como objeto o como sujeto, por mediar en un juego de autoafirmación el confirmar que es irresistible.

Felipe Andrés es el aspirante a escritor y David Tortosa pone físico al seductor nato, los dos actores están perfectamente compenetrados y llegan al público. Vi la función con la sala llena con un público cómplice y entregado, que hace que los dos actores se vengan arriba y puedan lucirse en unos personajes difíciles, sin duda por el constante cambio de registro dado el abanico de tiempos y estados de ánimo que representan si abandonar nunca el escenario, en los que cabe el deseo, la rabia, la emoción, la ternura, el amor y el desamor.

Cuando fuimos dos, es una buena oferta de la cartelera madrileña. Si tienes la oportunidad acude a ver esta función. El texto es bueno, la dirección y la escenografía están a la altura, y tanto Felipe Andrés como David Tortosa realizan un trabajo actoral muy fino en matices y están realmente brillantes.

 

 Felipe Andrés y David Tortosa en Cuando fuimos dos, de Fernando J. López

 Felipe Andrés y David Tortosa en Cuando fuimos dos, de Fernando J. López

 

Título: Cuando fuimos dos

Autor: Fernando J. López

Dirección: Quino Falero

Reparto: Felipe Andrés y David Tortosa

Una producción de CRÍACUERVOS

Teatro EL SOL DE YORK

C/Arapiles 16. Metro: Quevedo

Desde el 8 de febrero

De jueves a sábado a las 22:30 h. Precio: 12 euros

Teléfono de reservas: 91 445 85 96 - Venta online: www.atrapalo.com

 

Publicidad

Publicidad