Cultura

alejandro-contreras Por Alejandro Contreras

06 de marzo de 2012

Shame (2011) de Steve McQueen

Shame (2011) de Steve McQueen

La consagración como actor e intérprete de Michael Fassbender

Ver todas las noticias de Cultura

Desde su estreno mundial en el pasado Festival de Venecia, Shame (2011) sonaba como uno de los platos fuertes de la temporada. Premiada con el CinemAvvenire y el FIPRESCI a la mejor película, además de conseguir la copa Volpi para su protagonista, Michael Fassbender, se comenzaba a tejer la leyenda que envolvía esta película.

 

Después vino su paso por festivales tan prestigiosos como los de Toronto, Nueva York, Londres y Denver, sin olvidar de Festival de Cine Europeo SEFF'11 que premió tanto al director Steve McQueen como a Michael Fassbender con sendos Giraldillos. Todo hacía presagiar que sería una de las películas de los Oscars 2012, cosa que finalmente no se produjo. 

 

Shame (2011)

 

Antes de llegar a este momento hay que remontarse al 2008. En el Festival de Cannes de ese año se estrenaba el primer largometraje del londinense Steve McQueen, que coincidía con el nombre de la gran estrella de Hollywood aunque sus aspectos no pueden ser más dispares. Hunger (2008) estaba basada en hechos reales, más concretamente en lo que pasó en 1981 en una cárcel del norte de Irlanda. Consiguió el prestigioso galardón Cámera d'Or que se otorgan a operas primas en Cannes, además de dos nominaciones a los BAFTA británicos, una de ellas a mejor película que no se materializó, y la otra al mejor cineasta promesa del año que consiguió su director y guionista Steve McQueen. Protagonizada por un Michael Fassbender que puso toda la carne en el asador en su interpretación y también en la parte más física, porque ya en esos entonces no le importaba lo más mínimo mostrarse desnudo frontalmente. Steve McQueen no tenía ninguna duda de que el protagonista de su segunda película sería el mismo que dio vida al preso irlandés Bobby Sands, el que lideraba una huelga de hambre dentro de la prisión de Hunger (2008).

 

Shame (2011)

Steve McQueen se puso manos a la obra del guión junto a Abi Morgan, del que recientemente hemos podido ver otro de sus últimos guiones en pantalla. Me refiero a La dama de hierro (2011). Juntos confecciona la historia de Brandon (Michael Fassbender), un hombre que si bien no es exactamente un adicto al sexo, aunque le dedique prácticamente todo el día a este asunto. No han querido retratar a un verdadero enfermo, sino a alguien que bien podría ser cualquier de nosotros y que lleva al límite mucho de los malos hábitos que empiezan a multiplicarse en esta generación. Probablemente ese es el punto más interesante de la historia, como de alguna manera nos obliga a ver una parte de nosotros que no nos apetece mirar. 

 

Shame (2011)

 

En las primeras escenas ya aparecen desnudos sus protagonistas para que el espectador una vez comprobado el gran miembro viril que luce Michael Fassbender pueda relajarse y seguir la historia. En cambio su compañera Carey Mulligan ofrece un desnudo en la ducha tan crudo que no es ni estético. Esa honestidad y esa crudeza es una seña de identidad de la película y de los personajes que nos ofrece.

 

Carey Mulligan está irreconocible si la comparamos con su personaje de An education (2009), pero no podían haber elegido a nadie mejor para ese papel. Tres cuartos de lo mismo para un Michael Fassbender que ha encontrado un personaje a su medida y que le permite ofrecer la que es sin duda la mejor y más impresionante interpretación de su carrera. Le va a costar mucho conseguir superarlo, y aunque para el gran público siga siendo Magneto, mucho me temo que los pocos que hayan ido a verle en Shame (2011) no van a poder olvidarle.

 

Shame (2011)

 

Steve McQueen se muestra como un director brillante, con escenas tan sorprendentes como las del coqueteo en el metro, o la de los encuentros sexuales en el hotel de las grandes ventanas. El desarrollo de los personajes y lo original y auténtico queda un poco estropeado con algunos pasajes más convencionales y por un final algo decepcionante. No estoy yo en la misma línea de los que ven piensan que Shame (2011) es una gran obra maestra, pero si en aquellos que opinan que es una de las mejores películas del 2011 y de las que cualquier cinéfilo de pro debe ver. Y no sólo por el mediático miembro viril de Fassbender

 

Shame (2011)

 

Shame (2011) se estrenó en España el pasado 17 de febrero de 2012.

Publicidad

Publicidad