Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

07 de marzo de 2012

Entrevista a Gianfrancesco Lazotti

Entrevista a Gianfrancesco Lazotti

El director italiano presenta en España su película De cintura para arriba (2010)

Ver todas las noticias de Cultura

 

Fotografías: Joaquín Fernández.


Gianfrancesco Lazotti © Joaquín FernándezDe cintura para arriba (2010) plantea un encuentro propiciado por una mujer con una fortaleza de hierro que padece una enfermedad degenerativa que la impide andar, a la que solo le quedan siete años de vida. Se enamora de un preso que cumple una condena de treinta años y se enamora de él porque le escribe cartas a petición de una amiga. La película está basada en un hecho real, y tan real que la verdadera Katia sigue sentada en su silla de ruedas y Danilo, continua en la cárcel siendo uno de los presos de Italia que lleva más tiempo internado y le queda más condena por cumplir.

 

De esa tozudez nace una historia de amor de futuro incierto, porque en el mejor de los casos cuando el cumpla su condena ella estará muerta, lo curioso es que la película destila vida.

 

De cintura para arriba (2010) está dirigida por Gianfrancesco Lazotti, y dan vida a los dos protagonistas  dos actores muy populares en Italia,  la bella actriz romana  Cristiana Capotondi y el actor de cine y televisión Filippo Nigro. Forman una pareja atractiva que aleja la idea de la compasión que podría inspirar una minusválida o la marginalidad de un condenado por homicidio.

 

Ha venido a Madrid  Gianfrancesco Lazotti a presentar su película. Es un hombre cortés, con un fino sentido del humor, que mira con unos ojos inteligentes de un azul muy limpio que ríen enmarcados en unas gafas de pasta negra. Este romano nacido el 2 de marzo de 1957 ha sido ayudante de dirección de dos mitos del cine Ettore Scola y Dino Risi, y sólo por ese motivo merece la pena hablar con él. De cintura para arriba (2010), de la que también es guionista es su película número diecisiete. Nos ha presentado Ivan Barredo a la puerta de los cines Verdi, donde posa para los fotógrafos,  y yo le he observado con la profesionalidad que lo hace, después  y llegado mi turno, nos  sentamos para hablar en la misma mesa que ha servido para dar la rueda de prensa.

 

Es tarde y lleva toda la mañana atendiendo a la prensa, le pregunto que si está cansado y amablemente me responde que en absoluto y con una sonrisa me invita a que le pregunte.    

 

¿Gianfrancesco que te interesó de esta historia?

Hace diez años estaba rodando una película para la televisión en Roma en la calle, cuando esto ocurre y estas rodando con actores famosos la gente se para a mirar y mientras rodaba había una chica sentada en una moto, que durante todo el día me llamaba, cansado de sus gritos le dije que me dejara trabajar y si quería decirme algo viniese y me lo dijera cuando acabase la jornada de trabajo. Ella me dijo que no podía andar, porque no se podía poner en pie sufría una enfermedad degenerativa que no la permitía sujetarse de pie. Ahí surgió una amistad, me contó su historia y cada vez que la contaba la versión era diferente. Lo que me intereso de esta historia es que dos personajes que no tienen futuro se empeñan en tenerlo. Él, Danilo, cumplía una condena por homicidio y ella, Katia, le quedaban siete años de vida.

 

La película tiene algo de Western, por la situación límite que viven los personajes, cercados por los representantes de la ley. Ella le lía para que se case con ella y le dejen salir y ella solita planea la fuga de Danilo. ¿En Italia dejan a los presos volver al domicilio conyugal para concebir un hijo?

El encuentro que tiene Katia con Danilo con el permiso que le dan es un hecho real y es una excepción que va dentro de la ley. No se le permite a un asesino la posibilidad de salir de a la calle para concebir un hijo con su pareja en su casa, pero a quien se ha casado por el ritual católico esto acaba siendo un derecho y no es legal, pero ocurre, y se concede este tipo de permiso, por lo que esta parte de la película es un hecho totalmente real.

 

En la película hay una idealización de los dos personajes, son guapos y no hay ningún detalle sórdido, ni se cuenta la vida de él en la cárcel, ni se habla de las consecuencias de la enfermedad que sufre ella. De Katia solo vemos  que es una mujer fuerte que no se le pone nada por delante.

No hay idealización, es un cuento explícito y no me valgo de una historia para contar otra, y si que hay dos temas que evito, uno es la vida de preso de Danilo al que no se ve en la celda, ni tampoco vemos como vive Katia su discapacidad. No lo cuento directamente, no sabemos en realidad como viven, en otras películas se hubieran dado más detalles, pero no era lo que me interesaba contar.

 

Gianfranceso Lazotti y Luis Muñoz Díez © Joaquín Fernández


¿Qué es lo que te interesaba contar?

Me interesaba contar la fuerza de estos personajes, me interesaba partir de la situación de un preso con treinta años de condena y de una mujer con discapacidad que le quedan siete años de vida, pero lo importante era como esos personajes sorprendentemente consiguen recuperar un futuro que no tienen. Me interesaba también contar la situación de  Katia en la vida real, le han quitado la pensión. Es una paradoja, pero es algo que ocurre en Italia y es la lucha de las personas con la burocracia en donde  todo puede ocurrir, de todo se puede hacer una película, todo depende y sale adelante según el empeño que pongas en las cosas.

 

Quien es más fuerte Katia o Danilo.

Katia -responde sin dudar-. Danilo al principio de la película no tiene protagonismo y solo le conocemos a través de los ojos de Katia, por medio de las cartas que ella le escribe y al final lo acabamos de conocer por la carta que la escribe.

 

La película parte de una historia real, pero la cierras sin ser fiel a la realidad. Al final se ha apoderado la ficción de la realidad.

Sí, me he alejado de la realidad porque en la película hay dos hipérboles, dos cosas que no son fieles a la realidad. Una es que Katia se ponga de pie, que es algo imposible, y la otra es que Danilo decida entrar en la cárcel. Son dos cosas que no han ocurrido, pero que hubieran podido ocurrir y  estos elementos de ficción, son los que he utilizado para demostrar como su vida ha cambiado por el empeño que han puesto y por la relación que mantienen.

 

Como han acogido la película en Italia.

Ha tenido buena acogida, aunque el cine nacional no permanece mucho en las salas, ni las películas que van a los festivales. Se estrenan en una sala en Roma, pero el propietario de la sala de cine donde se ha exhibido De cintura para arriba (2010) me ha dicho que hay dos momentos en que el público aplaudía.

 

¿Sabes cuales eran?

Cuando Danilo besa por primera vez a Katia en el locutorio de la cárcel y cuando la amiga de Katia baja envuelta en una manta, a pedir a los policías si tienen las llaves de las esposas, para liberar a su jefe al que ha practicado sexo para entretenerlo y que Danilo pudiera escapar.

 

Pero esa situación es cómica por qué aplauden.

El aplauso es por la alegría que producía el que se la habían jugado al policía e iba a ir a la cárcel cómo cómplice involuntario de la fuga.

 

Quieres añadir algo más.

Esperar que la película sea apreciada aquí también. La historia de esta película el público la ha entendido y esto demuestra que tiene algo de universal y estoy muy contento de que la película se presente en España y estoy seguro que el público español también la entenderá.

 

Luis Muñoz Díez © Joaquín Fernández


De cintura para arriba (2010) y las amables palabras de Gianfrancesco me dejan algo muy claro, las circunstancias nos pueden venir dadas, pero como las afrontamos depende únicamente del coraje que le echemos.

 

De cintura para arriba (2010)  se estreno en España el 2 de marzo de 2012.

Publicidad

Publicidad