Cultura

alejandro-contreras Por Alejandro Contreras

10 de marzo de 2012

Three (2010) de Tom Tykwer

Three (2010) de Tom Tykwer

Tres son multitud... y también la excusa para hacer muy buen cine

Ver todas las noticias de Cultura

Tan sólo con la primera escena, la reflexión hecha en el tren, el director Tom Tykwer ya deja claro que Three (2010) es mucho más que un triángulo amoroso. El director de Corre Lola, corre (1998) es responsable de un guión poderoso, donde además de presentar la historia de los tres protagonistas, se ha permitido multitud de licencias para incluir elementos a priori externos a la película con algunas virguerías técnicas que solo enriquecen el resultado final.

 

Escenas de baile contemporáneo al más puro estilo de Pina (2011), presentaciones en PowerPoint interrumpidas por ensoñaciones del porno ramplón de Cicciolina y Jeff Koons, alucinaciones angelicales, pesadillas donde se pierden los dientes e incluso sobreimpresiones a cuenta del número 39 que harían la delicia de cualquier aficionado a la numerología. Y estos son sólo algunos ejemplos, hay muchos más en Three (2010).

 

Si a esto le sumamos un montaje realmente espectacular, que incluso utiliza varias pantallas partidas intercomunicadas entre sí, que demuestran que Tom Tykwer no sólo ha querido contar una historia distinta, sino que también la quería contar de otra manera. Aunque fácilmente la mezcla podría no haber empastado, no es el caso, y gracias a una potente trama principal se podían intercalar esos elementos secundarios tan inesperados en el relato.

 

Rodada en la ciudad de Berlín, de donde recupera para el cine lugares poco vistos en la pantalla grande, y algunos tan impresionantes como las piscinas de Winterbadeshiff de Treptow, con un gusto estético que se agradece.

Three (2010)Three (2010)Three (2010)

Sorprende la facilidad con la que está equilibrada la historia, donde los 3 protagonistas son igual de importantes, sin caer en el manido 2+1 que es lo que normalmente ocurre en estos casos. Los tres personajes principales son tres regalos para sus intérpretes por los distintos registros que exigen, cualquier actor mataría por dar vida a retratos tan complejos e interesantes como éstos. Pero también han supuesto un reto y ha exigido de los tres que se desnuden en cuerpo y alma, e incluso que sacrifiquen una magnifica cabellera e incluso un testículo si es necesario. Tres actores de raza, desconocidos para el público español, aunque a Sebastian Schipper lo hemos visto en un personaje menor en El paciente inglés (1996) con un aspecto muy distinto al que luce quince años después en Three (2010). Sophie Rois defiende muy bien el personaje más arisco a primero, mientras que Devid Striesow le toca defender el más atractivo de todos.

 

La rutina en una pareja de más de 20 años, la experimentación y el atreverse a transitar otros caminos, la muerte de un ser querido, la competitividad en el trabajo, el paso del tiempo, eutanasia, infidelidad y un sin fin de temas que van pasando en las dos horas de película. Y hasta hay espacio para que suene el clásico de David Bowie “Space Oddity” como el gran tema romántico de la película, como ocurría en la reciente Eva (2011) de Kike Maíllo.

 

Nominada a 6 premios de la Academia alemana del cine, de los que consiguió premio al director para Tom Tykwer, a la actriz protagonista Sophie Rois y al montaje, como no. Ese montaje también llamó la atención de la Academia del Cine Europeo que la obsequió con una nominación al mejor montaje europeo del 2011. Todo estos reconocimientos sirven para ver más claro que estamos ante una gran película, cine adulto valiente y potente, y del que ojalá rueden una secuela con el mismo nivel. Aunque tal vez se debería llamar Five.

 

Three (2010)Three (2010)Three (2010)

 

Three (2010) se estrenó en España el pasado 10 de febrero de 2012

Publicidad

Publicidad