Cultura

josé-luis-muñoz Por José Luis Muñoz

24 de marzo de 2012

¿Y ahora adónde vamos? (2011) de Nadine Labaki

¿Y ahora adónde vamos? (2011) de Nadine Labaki

Premiada por el público del Festival de San Sebastián 2011 y Toronto 2011

Ver todas las noticias de Cultura

La segunda película de Nadine Labaki, la directora libanesa de Caramel (2007), se articula como un cuento bienintencionado y, a ratos, efectivo que planea sobre la violencia endémica de su país y sus seculares guerras religiosas entre cristianos y musulmanes.

 

En un pueblo indeterminado de la geografía libanesa, al que se accede por un estrecho paso que lo preserva de las convulsiones bélicas, vive una peculiar comunidad de árabes y cristianos que se soportan sin demasiados incidentes. Cuando la situación exterior se recrudece y uno de los miembros de la comunidad, un crío, muere de una bala perdida, las mujeres del pueblo, cristianas y musulmanes, lideradas por la bella dueña de su café, deciden ocultar el suceso, aislar a los varones de las noticias del exterior (llega muy defectuosa la señal de televisión), neutralizarlos mediante la contratación de una troupe de vedettes sexys y narcotizarlos con tortas de pan impregnadas de marihuana para así destruir los depósitos de armas que las dos comunidades religiosas mantienen ocultos para futuros enfrentamientos.

 

Tiene la película de Labaki, profundamente mediterránea y coral, con fuertes brochazos de cine felliniano (con frecuencia el espectador tiene la sensación de estar asistiendo a un remake de Amarcord (1973)) pasado por el cedazo de Begnini, algunos memorables aciertos (cuando las cristianas deciden hacerse musulmanas y éstas, cristianas; la dubitativa deriva del ataúd de la víctima musulmana, llevada a hombros por cristianos y musulmanes hermanados, que finalmente no se aclaran a la hora de darle sepultura en el cementerio de su confesión o en el de la ajena), pero chirría con frecuencia en sus gags humorísticos, que no acaban de llegar o son demasiado burdos, desbarra en algunos números musicales, que no acaban de sintonizar con el conjunto, y tiene fragmentos penosos como todos los que protagoniza el cuarteto de coristas extranjeras que llega al pueblo. Le falta quizá a la realizadora libanesa, que interpreta uno de sus papeles, la acidez de humor con que abordan estos temas los realizadores de la antigua Yugoslavia (me vienen a la cabeza las películas de Emir Kusturica o En tierra de nadie (2001), por ejemplo), un dibujo más preciso de los personajes (el que interpreta la propia Labaki, por ejemplo, apunta importancia pero queda luego totalmente desdibujado) y cuadrar una historia sentimental que inicia (entre la dueña del bar y el pintor de brocha gorda que lo está remozando) pero luego olvida por completo.

 

¿Y ahora adónde vamos? (2011) se estrenó en España el pasado 2 de marzo de 2012.

Publicidad

Publicidad