Cultura

alejandro-contreras Por Alejandro Contreras

11 de enero de 2013

Grupo 7 (2012) de Alberto Rodríguez

Grupo 7 (2012) de Alberto Rodríguez

Vuelve a la salas hoy 11 de enero, Grupo 7, que ha sido nominada a 16 premios Goya. Para recordarla, nada mejor que la acertada reseña que escribió Alejando Contreras con motivo de su estreno.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Hace poco más de una década Alberto Rodríguez apostó todo su dinero, alrededor de tres millones de las antiguas pesetas, por un proyecto donde muchos otros amigos cineastas pusieron su talento para que El efecto Pilgrim (2000) fuera una realidad. La jugada no le hizo millonario, pero si le permitió arrancar su carrera. Le siguió el largometraje El traje (2002) que él mismo considera su primer largometraje como director, ya que el anterior lo hizo junto con Santi Amodeo. Con El traje (2002) regreso a su Sevilla natal que será desde entonces su escenario predilecto para sus largometrajes.

 

El cineasta independiente y algo desconocido dejó de serlo gracias a 7 vírgenes (2005), con el que se ganó el favor del público y de buena parte de la crítica, consiguiendo 6 nominaciones a los Goya incluyendo mejor película y director. Pero ese año la Academia prefirió a Isabel Coixet y La vida secreta de las palabras (2005). Su siguiente proyecto, After (2009), no reunió tanto público pero consiguió consolidar su filmografía con un título distinto a lo anterior.

 

Grupo 7 (2012)Más de diez años después Alberto Rodríguez estrena una película cuyo presupuesto no es de 3 millones, sino de tres y medio. Y no de pesetas sino de euros. Así se muestra lo mucho que ha evolucionado en este tiempo. Grupo 7 (2012) nos lleva de nuevo a Sevilla, pero esta vez viajando en el tiempo a finales de los ochenta, cuando la ciudad se estaba convirtiendo en la sede de la Expo’92.  Un grupo de policía decide burlar los límites de lo ético y lo legal para conseguir mejorar sus resultados en la lucha contra el narcotráfico en el centro de la ciudad, y se convierten en el equipo estrella de la policía sevillana, aunque tal vez a un precio demasiado alto hasta para ellos.

 

Grupo 7 (2012)Alberto Rodríguez no sólo dirige sus películas sino que además es responsable en mayor o menor medida de los guiones, y el punto de arranque de Grupo 7 (2012) es bastante interesante. Nada hacía presagiar que terminaría en una sucesión de topicazos del cine policiaco sin olvidarse ninguno: el buen policía joven que se corrompe en el camino, el policía corrupto que aún puede salvarse, el policía casado que oculta sus deslices con travestis, la chica guapa que un policía trata de salvar… 

 

El buen olfato de Alberto Rodríguez mostrado para descubrir talentos, ya sea de no-profesionales como Jesús Carroza en 7 Vírgenes (2005) o de una actriz de carrera mediocre como Blanca Romero de la que consiguió exprimir una interpretación vibrante y de primer nivel, parece que no ha sido utilizado y se han elegido los actores más por sus atractivos frente a la taquilla que a lo que podrían dar el personaje. Aún así ha sido un acierto incluir a Joaquín Nuñez, como el policía veterano y bonachón, del que llegas a dudar si está actuando o realmente es así.

 

Grupo 7 (2012)Y no me refiero a un muy eficaz Antonio de la Torre, a un Julian Villagrán que borda los personajes de yonquis, sino a quién encarna al niño Ángel (Mario Casas). Ni el personaje le pega, ni el lo hace muy creíble ni nada. Me hubiera gustado ver a otros actores de su generación como Álvaro Cervantes o Antonio Velázquez que me encajan más con el personaje. Tres años viendo a Mario Casas en la piel del Aitor de Los hombres de Paco (TV) son un grave inconveniente para verle en la piel de otro policía como el que interpreta en Grupo 7 (2012).

 

Alberto Rodríguez sabe contar muy bien sus historias, y es muy interesante como durante la historia se ha ido aportando elementos propios de la época (hay incluso algunas camisetas que yo mismo usé en esa época y que hacía años que no veía, por no mencionar los teléfonos, televisores, platos, etc.). Lástima que esta época aparezca más como un adorno que como un elemento integrado en la trama.

 

No me entendáis mal, Grupo 7 (2012) no es una mala película. Se deja ver, tiene un punto de partida muy interesante y algunas escenas muy memorables (como la de la venganza que sufren los policías) pero en su mayoría olvidables y que te dejan con una sensación de déjà vu incluso en el final. Si no puedes mejorar Brigada Central (TV), no te metas.

 

Grupo 7 (2012)


 

Esta reseña se publico el 10 de abril de 2012, con motivo del estreno en España de Grupo 7 (2012) de Alberto Rodríguez el 4 de abril de 2012.

Publicidad

Publicidad