Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

21 de junio de 2012

Tengo ganas de ti (2012)

Tengo ganas de ti (2012)

Luis Muñoz Díez: "Estoy seguro de que va a funcionar, con todos sus tópicos, pero algo tiene esa adolescencia, esa falta de miedo a vivir y esa entrega, y eso está reflejado en la película y no dudo que habrá lágrimas y emoción"

Ver todas las noticias de Cultura

Tengo ganas de ti (2012) es la segunda parte de A tres metros sobre el cielo (2010), dirigidas ambas por Fernando González Molina. Las dos películas están basadas en la novela del italiano Federico Moccia, y es un caso inusual en Europa, ya que habiendo una versión de la novela rodada en Italia los productores españoles, con muy buen olfato, decidieron hacer una versión española rodada en Barcelona, y no se equivocaron, A tres metros sobre el cielo (2010) se estrenó un 3 de diciembre de 2010  y se convirtió  en la película más taquillera del año.

 

Si en la primera parte se quiso contar el amor adolescente, en esta segunda película se aborda la vuelta a casa de H y la posibilidad de volver a enamorarse.

 

A tres metros sobre el cielo Mario Casas y María Valverde

 

Con A Tres metros sobre el cielo (2010) no sólo consiguieron un producto cinematográfico rentable, sino que han creado a una estrella, que es Mario Casas, un malote incomprendido con un corazón de oro, como corresponde a este tipo de personajes, que con una voz monocorde pone carne a H, y la cámara se recrea en sus sonrisa, en sus hoyuelos o en sus ojos oscuros sin expresión, que parecen profundos e inescrutables en el dolor callado de este urbanita rebelde sin causa, pero lo que digo no es una merma a su valía, a las estrellas se las adora tal y como son, con sus excesos y sus limitaciones, y a día de hoy, Mario Casas es una estrella.

 

Esta historia debía contar la historia de un regreso con un punto de madurez, pero no es cierto, se sigue jugando con los mismos valores de la primera juventud y con todos los tópicos de cuando la vida se está estrenando y se vive con un sentimiento único en la creencia que nadie ha vivido algo ni parecido, se vive la amistad como un acto de entrega y la solidaridad sin matiz, donde todo es blanco o negro, se quiere o se odia, y ese extremismo te lleva al compromiso de no fallar nunca, llevado cualquier situación al límite, y en esta versión, H, abandona un trabajo en un programa de televisión el día del debut porque una amiga necesita ayuda, y continúa con el culto al amigo muerto al que creyó fallar, con inquebrantable sentido a su  menoría y a su espectro.

 

Tengo ganas de ti Mario Casas

 

Tengo ganas de ti (2012) es una película que seguro no va a defraudar a un público que la espera impaciente, y cuentan con que H no sólo ha enganchado a un público adolescente heterosexual, han abierto el abanico y si en A tres metros sobre el cielo (2010) el contrapunto lo ponía Bibi, encarnada por María Valverde, frágil y pija, en esta ocasión Ginebra es la horma del zapato de H. Ginebra es un personaje compacto y maravilloso al que le pone cara y cuerpo una Clara Lago guapa, cautivadora y buena actriz, que para mí a veces pone en entredicho la credibilidad del propio Casas.

 

Estoy seguro de que va a funcionar, con todos sus tópicos, pero algo tiene esa adolescencia, esa falta de miedo a vivir y esa entrega, y eso está reflejado en la película y no dudo que habrá lágrimas y emoción, se venderán muchas coca-colas y muchas palomitas, y esto siempre es bueno para el Cine.  

 

Tengo ganas de ti Mario Casas y Clara Lago

Publicidad

Publicidad