Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

11 de julio de 2012

Holmes & Watson: Madrid Days (2012) José Luis Garci

Holmes & Watson: Madrid Days (2012)  José Luis Garci

José Luis Garci es un director siempre polémico, divide a público y crítica, tildado de académico, frío, clásico, apasionante o aburrido, pero lo que nadie le discute es su erudición y sus infinitos conocimientos sobre cine.

Ver todas las noticias de Cultura

José Luis Garci, vuelve en septiembre a las salas de cine con un Sherlock Holmes cañí, que con su inseparable Watson vienen a España, comen churros, porras y entresijos. José Luis García Muñoz, nació en Madrid un 20 de enero de 1944,  y a Madrid dedica esta aventura que es su película número 19 como director.

 

El director, productor, crítico, conductor de programas de televisión, tiene el honor de haber aprobado la asignatura pendiente del cine español de ganar el prime Óscar, a la mejor película de habla no inglesa en 1982, con Volver a empezar (1981), ha sido nominado hasta tres veces más, record que no tiene ningún otro director de cine español, por Sesión continua (1984)  Asignatura aprobada (1987) y El Abuelo (1998).

 

José Luis Garci es un director que despierta polémica, divide al público y crítica, tildado de perfeccionista, académico, frío, clásico, sin imaginación, apasionante o aburrido, pero lo que nadie le discute es su erudición y sus infinitos conocimientos sobre cine.

 

Os aseguro que yo no me pierdo esta película, Sherlock Holmes es un personaje por el que tengo debilidad y me despierta auténtica curiosidad lo que ha hecho con Jose Luis Garci con él. Este Holmes & Watson: Madrid Days (2012) tiene la polémica asegurada con un reparto sin estrellas compuesto por Gary Piquer, José Luis García Pérez,  Belén López, Víctor Clavijo, Enrique Villén, Manuela Velasco, Macarena Gómez,  Manuela Tejada, Leticia Dolera, Jorge Roelas y la colaboración de Carlos Hipólito. Y dos apariciones que tampoco van a dejar a nadie ni frío, ni desorientado, son las de Inocencio Arias y el mismísimo Alberto Ruiz Gallardón.

 

Holmes & Watson: Madrid Days (2012)  José Luis Garci

  

Para hablar de la película, nadie mejor que recoger las palabras del propio José Luis Garci, sin quitar ni añadir coma alguna:

 

"¿Qué es Holmes & Watson. Madrid Days? Pues no sé decirlo. La verdad es que cada vez sé menos qué rayos es exactamente una película. Según voy cumpliéndolas, como espectador y como guionista y director, me desconcierta cómo se te escapan para transformarse en una cosa distinta a la que tú pensabas que iban a ser. Después de filmadas, las escenas, los planos, el más pequeño gesto de un actor o el suave e inocente movimiento de una actriz, boom, de pronto se vuelven furtivos, extraños.

 

¿Qué es Holmes & Watson. Madrid Days? Repito: nunca voy a saberlo. Puedo certificar que la rodé con alegría, buscando esa sencillez con que escribe Sommerset Maugham, la claridad de Hawks en Tierra de faraones y la humildad de Zurbarán en cualquiera de sus pinceladas, pero, claro, ignoro si el placer que yo sentí se transmitirá al proyectarse un fotograma tras otro. Sí sé ahora, cuando se cumplen ¡treinta y cinco años! de mi debut como director, que para enfrentarte con garantías a una película necesitas, sobre todo, voz (propia, firme), buen oído y sentimiento. Como hace más de una década que no he pasado revisión médica, no sé, de verdad, si oigo igual de bien o hablo ya farfullando al modo de los intérpretes del Actor's Studio.

 

En cambio, puedo secretearles a lo que a mí me parece que huele Holmes & Watson. Madrid Days: a café, a Cafés, a Cafés cantantes, a los granos de café cuando los triturabas en el molinillo; a Music-Hall y a Fin de siglo; a sifón y a pan de Viena; a Hoteles muy alfombrados y de muebles macizos, con las habitaciones abarrotadas de vitrinas, grabados y damascos; a aquellas porras de las verbenas que el churrero iba cortando de una rosca casi tan grande como la rueda de un carro; a misterio de folletín; a vida inglesa y a la calle Toledo de Madrid, tan llena de luz; a banquetes de homenajes y al tabaco de esos cabarets con niebla de madrugada; a camerinos y a estaciones de ferrocarril; a libros de lance y chimeneas; también, espero, a algo de amor y amistad.

 

Es irresponsable pedir que esta aventura llamada Holmes & Watson. Madrid Days, con un metraje de dos horas y pico, sea joven, ágil, jubilosamente nostálgica y un poco descuidada; sin embargo, anoche vi una estrella fugaz, cerré los ojos y le pedí el milagro. Así están las cosas. Por último, añadir que he pillado a Holmes cansado y como distraído, nada frecuente en él, y a Watson, aún casado en segundas nupcias, igual de enamoradizo. Es evidente que los dos tienen un secreto allá al fondo, al final de esa especie de timidez en la que ambos se escudan. En fin. Dos tipos irreemplazables. De esos que te hacen un gran bien físico y moral estar a tu lado."

Publicidad

Publicidad