Cultura

nacho-cabana Por Nacho Cabana

25 de septiembre de 2012

Entrevista a Diego Yaker, director de “PECADOS”

Entrevista a Diego Yaker, director de “PECADOS”

Nacho Cabana entrevista a Diego Yaker, que tiene en cartel su segundo largometraje “Pecados”, una pequeña y sensible película sobre un primer amor que intenta sobrevivir entre las mentiras y los tabúes del pasado.

Ver todas las noticias de Cultura

 

 

El director argentino Diego Yaker tiene en cartel su segundo largometraje “Pecados”, una pequeña y sensible película sobre un primer amor que intenta sobrevivir entre las mentiras y los tabúes del pasado. Aprovechando la premier de la película en Barcelona, le hemos hecho unas cuantas preguntas.

 

¿De dónde surge la idea para hacer esta historia?

Me interesaba contar una historia de amor que a priori pareciese imposible. Que el espectador sepa desde el minuto uno que esta pareja está condenada, pero con el correr de los minutos empiece a preguntarse: ¿Pero por qué no?. ¿Qué pasa cuando la cultura, el tabú, la ley y la moral dicen que es imposible y el amor dice lo contrario? Si la existencia de estos dos adolescentes se ha basado en una mentira, en un pecado oculto y ellos no lo conocen, no lo saben, ¿son culpables? ¿Por qué no pueden amarse?

 

¿Por qué decidiste rodarla en Salta, en el remoto norte de Argentina?

Conocía la zona y siempre había querido rodar allí. Los pueblos, las gentes, los paisajes, son únicos. Especiales, conmovedores y sobrecogedores. Eran el marco perfecto para desarrollar esta historia. No veo a mis personajes sino como resultado de esos paisajes, esos vientos, ese polvo arremolinado que lo penetra todo y los mil colores de esas montañas.

 PECADOS DIEGO YAKER

La película está estructurada a partir de una serie de paralelismos. Lo que sucedió en el pasado y lo que está pasando en el presente. ¿Crees que en comunidades rurales la historia está condenada a repetirse?

En rurales y no rurales. Cuando la mentira no se desvela, no se saca a la luz, se repite y se repite una y otra vez. Creo que una verdad puede estar construida en base a cadenas de mentiras y que sólo el tiempo y la repetición la transforman en verdad.

Mientras se imponga la fórmula del “de eso no se habla”, no importa la comunidad que sea o dónde esté, este tipo de situaciones como las que cuento en la película pueden darse y repetirse.

 

¿Por qué te decidiste por usar música de western?

La música tiene un aire a la de los westerns. Si es cierto que en lo estético, estudiamos mucho como rodaban los paisajes, cómo se trabaja en la luz y el maquillaje para conseguir esa sensación de calor, de tierra pegada a la cara, de dientes secos por el polvo. Cuando comenzamos el trabajo con Rudy Gnutti, músico de la película y que ha logrado una partitura maravillosa, por cierto. Nos dimos cuenta, que se acoplaba a la imagen, no sólo como acompañamiento, sino redimesionando lo que se ve. Los bombos que utilizamos, están hechos en esa zona. Son de piel de carnero y acompañan a los copleros del norte argentino en sus cantos. No nos imaginamos grandes orquestaciones, sino que trabajamos con la idea de que menos es más. El rasgueo de la guitarra, el bombo con su parche suelto, tembloroso y terrorífico por momentos, terminan por cerrar esta idea de soledad, de despojo, de bravura y valentía que necesita el amor de nuestros protagonista para salir adelante.

 

Háblanos un poco de cómo fue el proceso de producción de la película.

Con Miquel García de Alter Ego films, nos conocíamos y teníamos ganas de trabajar en algo juntos. Yo tenía esta historia y nos pusimos a buscar la manera de levantar el proyecto.

Siempre tuvimos la idea de rodar en Salta y de que teníamos que armar una coproducción para eso. Tuvimos la suerte de encontrar a Nicolás Tuozzo, de El Destino Films de Argentina que le gustó el proyecto y decidió apoyarnos. Lo primero que se consiguió fue la distribución en Argentina, ya que el distribuidor de allí entró con el guión. Aquí no conseguíamos que ningún distribuidor siquiera se leyese la sinopsis.

Con la salida asegurada, pudimos empezar a buscar la financiación aquí, pero fue casi imposible. En ese momento empezaba la crisis internacional y los bancos dejaron de dar créditos. Mucho menos a una productora pequeña que quería realizar una película pequeña.

 

Pecados

 

Nos tomó prácticamente un año conseguir los fondos para realizarla. Por suerte, del otro lado del atlántico, las cosas marchaban mucho más rápido. Varias veces nos planteamos que era imposible, sin el apoyo del estado, ni de los bancos, no había puertas a las que ir a golpear.  Pero una vez más el destino quiso darnos una mano y conseguimos el apoyo de TV3 Televisió de Catalunya que adquirió los derechos de antena y fuimos elegidos por el Programa Ibermedia como uno de los proyectos de co producción que se apoyarían en 2010. Con esto pudimos rodar y comenzar la edición.

Fue entonces, cuando el banco al que el productor había pedido el crédito, decidió no darnos el monto acordado sino un 40% menos. Para que tengas una idea, es como navegar en una cascara de nuez y que te bombardeen desde el pentágono con todo lo que tienen. Eso se tradujo en casi un año más de la producción detenida hasta poder solucionar cómo acabarla.

Volvimos a echar mano de la imaginación y se nos ocurrió presentar el proyecto para una campaña de crowfundig en Verkami.com. lo aceptaron y entonces teníamos 40 días para lograr juntar el dinero que pedíamos. Fueron los 40 días mas estresantes y que más hemos currado de nuestras vidas. Porque si bien el proyecto gustaba a amigos y conocidos y no conocido, todo el mundo decía: “Está muy bueno, voy a apoyarlos” pero lo concreto es que lo dejaban para después u otro día. Y justamente lo que se nos consumía eran los días. Abarrotamos las redes sociales concientizando a todo Dios, de la importancia de que si te gustaba el proyecto, aportes ya no mañana y tuvimos un gran éxito. Conseguimos el dinero y pudimos hacer realidad el estreno de la película.

El proceso de gestación lo explico bastante bien en mi blog: www.elblogdebepo.blogspot.com

 

         PECADOS DIEGO YANKER

 

¿Cómo crees que vivir en España puede haberte influido en la visión que das del mundo rural argentino?

Es una buena pregunta que no se cómo responderte. Creo que estoy más maduro, veo diferente. Si bien no soy un inmigrante por trabajo, todo mundo sabe que emigre por amor. El vivir en una cultura diferente es muy duro. Hablamos el mismo idioma pero no siempre nos entendemos. A veces pienso que el vivir lejos, me dio la capacidad de observar diferente. Más crudo, más descarnado pero a la vez más involucrado.

Conocía muy bien el lugar del que hablo en la película. Sus ritmos, sus tiempos, sus olores, sus valores. Nunca me pongo a escribir una historia sobre algo que no conozco o no me es familiar. Aunque sea en el espacio y con naves de combate intergaláctico. Tiene que haber algo que lo haga cercano.

Vivir en España, me ayudó a caracterizar mejor a mis personajes españoles. que tengan una idiosincracia propia.

 

Hasta ahora las coproducciones España- Argentina han sido muy frecuentes. La situación económica y las políticas anticinematográficas españolas… ¿Van a incrementar o van a reducir las coproducciones no ya con Argentina sino también con otros países latinos?

Supongo que las incrementarán. Hasta la TV está saliendo a coproducir con Venezuela, México, etc. Las reglas del juego de la producción audiovisual han cambiado y no hay más remedio que espabilarnos para seguir, no ya produciendo, sino trabajando.

Años atrás, era América latina que necesitaba de España para poder realizar sus películas, ahora será al revés.

 

La película ha tenido un estreno limitado en España. Háblanos de las políticas argentinas de protección a la exhibición de largos nacionales.

En Argentina, en estos momentos y gracias a Dios, hay una muy buena producción audiovisual. De hecho, es el cuarto producto más exportado del país. Pero para eso se han tomado una serie de medidas que han funcionado en parte. Digo en parte porque han fortalecido la producción pero la exhibición sigue siendo el gran problema a resolver.

En un momento, se creó a través del INCAA un circuito de estreno alternativo para que las películas argentinas consiguieran salas. Copadas por los estrenos americanos.

También cuando uno va al cine paga un impuesto que sólo sirve para el fondo de fomento del cine y que distribuye el INCAA como ente autárquico.

Las últimas medidas tienen que ver con lo que paga una película según la cantidad de copias con las que salga. A más copias, más pagas de impuesto y ese dinero va al cine nacional.

 

           PECADOS Diego Yaker

 

Argentina a anunciado hace unos días que elevaba a la industria audiovisual a la categoría de industria nacional. Esto te permite, acceder a créditos mejores, beneficios industriales y ayudas de igual manera que una petrolera o una automotriz. Se han creado polos audiovisuales, con beneficios fiscales para que se asienten productoras en determinadas zonas de las ciudades. Esto genera interés inmobiliario y una cadena de trabajo: Restaurantes, constructoras, vida social, transportes, etc.

También se dictó una ley de medios, bastante controvertida, pero que lo que intenta conseguir es la desmonopolización del sector. Ojalá lo consiga.

Quizás lo que entendió el gobernante en Argentina, es que si invierte en la industria del cine, esta misma genera una cadena de empleo y beneficios muy grande. Ya que mueve otras industrias: la construcción, la inmobiliaria, los transportes, la hostelería, etc.

 

 

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard.

Publicidad

Publicidad