Cultura

nacho-cabana Por Nacho Cabana

10 de octubre de 2012

SITGES 2012. Crónica 2.

SITGES 2012. Crónica 2.

Una película memorable al día... God Bless America de Bobcat Goldthwait, The cabin in the woods de Drew Goddard y otras que no están nada mal como Aftershock, For love's shake y Piranha 3DD

Ver todas las noticias de Cultura

 

Apenas 24 horas después de la inauguración del festival, ya habíamos visto la primera película memorable y difícil de encontrar en cualquier otra ventana legal. Se trata de God bless America (2012) de Bobcat Goldthwait. Cuenta la historia de Frank, un estadounidense medio y prototipo de persona que lleva tiempo moviéndose en las lindes de lo que un día fue su vida. Un trabajo precario (que pierde al inicio del film) una ex esposa que ha rehecho su vida junto a un policía, una hija que no le quiere ni ver y, para colmo, un tumor cerebral recién detectado. A punto de suicidarse, se le ocurre una brillante idea: utilizar sus balas para hacer justicia social y llevarse por delante a concursantes de reality shows, espectadores parlanchines de salas de cine, integrantes del tea party… y ¿por qué no? a Diablo Cody, los fans de crepúsculo, las mujeres maduras que llaman a sus pechos “mis niñas” y así un largo etcétera de estúpidos que hacen más estúpida a América y por ende al mundo occidental, provocando en quien esto escribe y buena parte de los asistentes al pase de madrugada en que se proyectó la película una catarsis colectiva y el deseo de pagarle un viaje a este personaje para que venga a nuestro país y soltarlo en los platós y oficinas de Telecinco.

 

God bless America (2012) de Bobcat Goldthwait

 

Planteada como un cruce entre The Newsroom (2012) de Aaron Sorkin y Asesinos natos (1994) de Oliver Stone, como si a Will McAvoy (Jeff Daniels) le diera por agarrar un AK 47 en lugar de seguir presentando las noticias, God Bless America consigue con mucho menos presupuesto y pretensiones arty que Mátalos suavemente (2012) de Andrew Dominik retratar la América profunda en la era Obama. Cuenta para ello con un actor superlativo, Joel Murray que cuenta en su curriculums con apariciones como secundario en numerosas series de televisión y que es como si Brendan Gleeson hubiera nacido en Arizona. A su lado, Tara Lynne se revela como una versión crecida y realista de la Chloe Grace Moretz de Kick Ass (2010) de Matthew Vaughn. God Bless America sabe ser tan sutil en la relación entre los dos personajes centrales como violenta en su escenificación de la violencia. De Goldhwalt sólo conocíamos Los perros dormidos mienten (2006), una muy interesante variación de comedia romántica que se quedaba a mitad de camino desarrollando su concepto inicial. Algo que les aseguro no le ocurre en su nueva realización.

 

Richard-Jenkins-Amy-Acker-and-Bradley-Whitford-en-The-Cabin-in-the-Woods

 

No han tardado mucho tampoco en llegar otras dos películas superlativas, imprescindibles: The cabin in the Woods y Maniac, especialmente la primera. Dirigida por Drew Goddard guionista de Lost y producida por Joss Whedon responsable de la sobrevalorada Los vengadores, The cabin in the woods está planteada como la típica historia de un grupo de estereotipos juveniles que van a pasar un fin de semana a la orilla de un lago aislado en cuyas inmediaciones se esconde algo terrorífico con ganas de matarlos. Pero esa es sólo la primera capa de las muchas con las que hábilmente juega la película hasta convertirse en una orgía de sensaciones para los aficionados al fantástico, la película referencial definitiva, un cruce entre… No, no lo puedo decir sin convertirme en un indeseable. Tiene distribución en España, así que no se la pierdan. Además salen tres de mis actores favoritos: Bradley Whitford, Richard Jenkins y… que no, que puedo decirlo.

 

Maniac (2012) de Frack Khalfoun

 

Maniac, por su parte, es un remake de un slasher ochentero. Pero como lo produce Alexandre Aja, especialista en hacer relecturas de clásicos de terror de la época, resulta ser un ejercicio de estilo devenido en terrorífico estudio psicológico del personaje central (interpretado por ese cada vez más extraño actor llamado Elijah Wood) El segundo largometraje de Frack Khalfoun (recordemos su estupenda Parking 21, con la que debutó en 2007 y coescrita como la que nos ocupa con Aja y Gregory Levasseur) está rodado con una cámara subjetiva (cuando en las escuelas de cine se enseñaba cine clásico siempre se hablaba de un largo de los años cuarenta llamado La dama del lago -1947- de Robert Montgomery, en donde sólo veíamos al protagonista en una ocasión, reflejado en un espejo) que el director abandona en los momentos claves (lo que otorga a estos un subrayado y significado especial) y cuenta con una partitura de Rob que pone al día acordes y acompañamientos de las soundtracks de la época. Maniac resulta deslumbrante como realización, inquietante como retrato psicológico y sangrienta como todo buen gore. Con todo, es inferior a los otros dos títulos reseñados en esta crónica.

 

Tres títulos que son todo un ejemplo del excelente nivel que está teniendo esta edición del festival.

 

Aftershock  (2012) de Nicolás López

 

No tan redonda pero inevitablemente simpática, Aftershock es una película chilena que, en palabras de Nicolás López, su director, resulta ser la versión cutre de Lo imposible (2012) de J.A Bayona. Tras una media hora de tedio en la que los protagonistas (entre los que se encuentra Eli Roth, por ende también productor y coguionista junto a Guillermo Amodeo) se dedican a ir de fiesta en fiesta en Santiago de Chile y Valparaíso, llega el terremoto que asoló el país hace más de dos años. Y, aunque las deficiencias actorales seguirán ahí hasta el final, lo que hasta entonces había sido el trabajo de un cortometrajista con los amigos adecuados deviene en una  aventura de supervivencia en la que López y su guionistas diversifican los núcleos de acción, desarrollándolos con habilidad por separado y sabiendo juntarlos cuando se hace necesario. Introduce sobre la marcha elementos quizás algo discutibles pero eficaces a la hora de crear tensión y revelar que en momentos de crisis y supervivencia no sólo afloran sentimientos positivos de solidaridad sino también lo peor del ser humano. Técnicamente está bien resuelta, sabe sacarle partido a los limitados medios con que cuenta y hay secuencias ciertamente angustiosas (como la que se desarrolla en los históricos elevadores que conectan los cerros de Valparaíso con el puerto) Recuerda, y eso la hace simpática, a esas producciones que en los ochenta aprovechaban el éxito de un blockbuster para hacerse un hueco en los cines de barrio y los VHS.

 

For love´s shake de Takashi Miike

 

Alguna empresa de distribución de video debería poner a la venta un disco duro de cuantos gigas sean necesarios para compilar en orden la vasta filmografía de Takashi Miike, un cineasta que presenta desde hace por lo menos una década una media de dos largos anuales en este festival. Este año, Ace Attorney y For love´s shake. La primera es una película de abogados que aún no he tenido ocasión de ver. La segunda se trata de un musical con el mundo de las bandas de instituto como telón de fondo. A ratos brillante en sus coreografías, a ratos insoportable en su descripción de personajes, casi siempre desconcertante, con For love´s shake Takashi Miike se aleja de sus (bastante) aburridas películas de samuráis para cruzar con resultados muy desiguales tres de sus títulos anteriores Crows Zero (2009) Crows 2 (2009) y La felicidad de los Katakuri (2001). Demasiado larga, en todo caso.

 

Piranha 3DD de John Gulager

 

Finalmente, Piranha 3DD de John Gulager es la secuela del remake del clásico de Joe Dante que el propio Aja estrenó aquí hace dos años. Nada tiene que ver con la secuela del original con la que debutó Cameron en 1981 . Simplemente se trata de una cinta que da exactamente lo que ofrece: sangre, chicas en bikini y las apariciones estelares de David Hasselhof (es posible darle una segunda vida a tu carrera riéndote de ti mismo) y Cristopher Lloyd amén de visualizar (en 3D) el viejo miedo masculino de que te la coma una piraña (o se meta por determinados orificios de tu cuerpo) La película de madrugada perfecta.

 

Piranha 3DD de John Gulager

 

 

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard.

Publicidad

Publicidad