Cultura

josé-luis-muñoz Por José Luis Muñoz

15 de octubre de 2012

LO IMPOSIBLE (2012) de Juan Antonio Bayona

LO IMPOSIBLE (2012) de Juan Antonio Bayona

Lo imposible de Juan Antonio Bayona, consigue la mayor recaudación de la historia. Solo en los pases del viernes día 12 de octubre, en España recauda 3.000.000 de euros, asistiendo más de 405.000 espectadores y según Rentrak, está en el séptimo puesto de la taquilla mundial, con una recaudación de 13.400.000 dólares.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Con una sola película en su haber, la exitosa, y para mí fallida (hágase la comparación con Los otros de Amenábar), El orfanato, Bayona, un jovencísimo estudiante del ESCAC, pilota, en su segunda experiencia como director de largometrajes, esta superproducción cien por cien española sobre las consecuencias que tuvo para una familia española el terrorífico tsunami que arrasó las costas de Tailandia e Indonesia las navidades del 2006 y dejó un balance de más de doscientos mil muertos.

 

LO IMPOSIBLE (2012) de Bayona

 

Lo imposible tiene una factura técnica impecable (abundancia de planos aéreos; fidedigna reconstrucción del escenario de la catástrofe), está a la altura de cualquier otra superproducción sobre catástrofes al que es tan adicto el cine comercial norteamericano, pero, en cuanto sucede el hecho en sí, esa ola asesina que barre a una familia feliz que celebra el día de Navidad en la piscina de su hotel de Khao Lak, la película se desinfla porque hay muy poca historia que contar y lo que se cuenta, excesivamente subrayado por la música de Fernando Velázquez, imperdonablemente enfático para hacer saltar las emociones y alguna que otra lágrima, tiene muy poco interés, resulta muy artificioso, aunque los hechos ocurrieran tal como lo cuenta Bayona.

 

Ewan McGregor en LO IMPOSIBLE (2012) de Bayona

 

Es el director de El orfanato un discreto discípulo de Steven Spielberg, en su intento de aunar cine espectáculo y emociones, mueve extraordinariamente bien la cámara por ese océano de destrucción, pero falla en el retrato humano de toda esa gente, destrozada por la furia de la naturaleza, que mantiene, en todo momento, una calma inaudita y son un compendio de buenos sentimientos (salvo el turista que no presta el móvil a Thomas, el padre que busca a su familia entre los escombros, porque anda bajo de batería).

 

No está generando el tsunami de 2004 buen cine.  Si Más allá de la vida resultó ser una de las películas más mediocres e insufribles de Clint Eastwood (escena de la ola aparte, cortesía del productor Spielberg) algo parecido ocurre con el film de Bayona que es eso, la ola, extraordinariamente filmada, terrorífica, impecable, prodigio de efectos especiales en el que el espectador no consigue ver la trampa, pero nada más.

 

Naomi Watts y Tom Holland en Lo imposible

 

Reseñar que Naomi Watts, como siempre, está excelente, porque lo lleva en su ADN de actriz, lo mismo que el adolescente Tom Holland, y que Ewan McGregor anda por el film tan perdido como el personaje que interpreta, y que Geraldine Chaplin hace una aparición fantasmal.

 

Un film, ojo, que tiene todos los ingredientes para ser seleccionado para los óscar a la mejor película de habla inglesa.

 

 

*José Luis Muñoz es escritor. Sus últimos libros publicados son Marea de sangre (Erein 2011) de La Frontera Sur (Almuzara, 2010), Llueve sobre La Habana (La Página Ediciones, 2011), Muerte por muerte (Bicho Ediciones 2011) Patpong Road (La Página Ediciones, 2012) y Bellabestia (Sigueleyendo.com 2012)

 

Publicidad

Publicidad