Cultura

miguel-angel-ruiz-rodriguez Por Miguel Angel Ruiz Rodriguez

20 de octubre de 2012

MERCENARIOS 2 (2012) de Simón West

MERCENARIOS 2 (2012) de Simón West

Atrevida, fresca, descarada, desafiante, frenética, familiar, dinámica, ilógica, un despropósito, y, lo mejor de todo, sencilla.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Debo reconocerlo, tenía demasiadas ganas de ir a jugarme, casi diez euros de entrada al cine, en una empresa tan arriesgada. Y gané. No obstante, aviso, cinéfilos nostálgicos y amantes del cine tipo Alfred Hitchcock, aléjense de un largometraje como Mercenarios 2, de Simon West, debido a su súbito desarrollo y previsibilidad constante. No da para pensar, para culparse de los males mundanos, o para llorar de emoción, tan solo consigue un resultado realmente plausible, y a fin de cuentas, curiosamente el necesario, entretiene.

 

MERCENARIOS 2 (2012) de Simón West

 

No me hago de rogar, expongo la trama. Un grupo de rudos mercenarios, cada uno con sus males personales e historietas de recurrente aparición, secuela de la primera película, Mercenarios, entonces dirigida por el indestructible Sylvester Stallone; se aventuran de nuevo, esta vez con el objetivo de acabar, con los malvados planes de un villano prototipo, encarnado por Jean Claude Van Damme, un traficante de Plutonio que pasa sus días entrando y saliendo de unas minas post soviéticas, en las cuales trabajan, para él, en la extracción de Plutonio, cientos de hombres bajo condiciones inhumanas.

 

jean-clause-van-damme en Mercenarios 2 (2012) de Simon West.

 

La tarea principal, encargada por Iglesia (Bruce Willis), parecía trabajo ordinario, para los chicos del grupo, famosos algunos de ellos por sus coreografías de acción y escenas de explosiones en el cine de los 90, que tanto arrasaron taquilla en su momento. Tras lograr su objetivo, hacerse con cierta pieza de alto valor para la CIA, en concreto, unos minutos más tarde, aterriza (literalmente), el bueno (en este caso, el malo) de Vilain (Jean Claude Van Damme), para arrebatar el susodicho componente y ya de paso, asesinar a sangre fría al miembro más novato del grupo, Billy the Kid (Liam Hemsworth), con la violenta colaboración, de un rostro conocido para los amantes del cine de artes marciales, Scott Adkins (archifamoso por su papel de Boyka en Invicto 2, de Isaac Florentine).

 

Mercenarios 2 (2012) de Simon West.

 

A partir de ese momento, si es que no habíamos tenido suficiente acción hasta entonces, con una escena bélica a los primeros minutos de comenzar la película, que debió costar una fortuna; nos espera una hora de intensa metralla, efectos especiales para adultos y niños, un necesario drama acerca de la soledad en el que nos involucra Barney Ross (Sylvester Stallone), humor y parodia del cine de acción de antaño, y, que no se me olvide, pieza fundamental del entramado, la aparición en escena tras un intenso fuego de artillería, de origen desconocido; del solitario Chuck Norris, nuestro Ranger de Tejas preferido.  Se unirá a la trama Arnold Schwarzenegger, lo que aportará a la película frescura y, lo que tanto estábamos echando de menos, aquellas escenas de acción grotesca de películas que él protagonizó, como Terminator (de James Cameron) o Commando (de Mark L. Lester).

 

Los giros humorísticos están asegurados, y estoy seguro de que disfrutaremos esta película, tanto aquellos que hemos devorado el cine de acción de las dos últimas décadas, como los recién iniciados.

Publicidad

Publicidad