Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

22 de octubre de 2012

Atraco (2012), entrevista a Amaia Salamanca y Óscar Jaenada.

Atraco (2012), entrevista a Amaia Salamanca y Óscar Jaenada.

Luis Muñoz Díez habla con Amaia Salamanca y Óscar Jaenada, dos actores que no necesitan presentación, de la película Atraco (2012), de Eduard Cortés.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Se ha estrenado Atraco (2012), de Edurad Cortés, en la que intervienen Amaia Salamanca y Óscar Jaenada, dos actores que no necesitan presentación. Amaia está de plena actualidad por su participación en la serie Gran Hotel, y Óscar Jaenada es un actor sólido que cuenta en su filmografía con títulos como Noviembre (2003), de Achero Mañas y Camarón (2005), de Jaime Chavarri, dos Goyas, Fotogramas de Plata, el Premio de Círculo de Escritores Cinematográficos... son sólo datos, Óscar Jaenada es mucho más.

 

Cortés, Salamanca, Jaenada Atraco (2012) © Joaquín Fernández

  

Atraco, es una película basada en unos hechos que sucedieron en 1956, cuando una persona cercana al entorno de Perón (Daniel Fanego) viene a España para empeñar las joyas de la mítica Evita, con el fin de sufragar los gastos del exilio de Perón. Al salir de la joyería una enfermera llamada Teresa (Amaia Slamanca) ayuda al peronista (Daniel Fanego) en una crisis de asma que sufre llevándole al hospital donde trabaja. Recuperado y con el dinero de las joyas vuelve a su exilio y Teresa a su hospital. Pero Carmen Polo, famosa por su afición a las joyas, se interesa por las de Evita. Joyero y peronista deciden que la única forma de poner las joyas a salvo es fingir un atraco. Para realizar el simulacro se trasladan a Madrid Merello (Guillermo Francella) y el joven Miguel (Nicolás Cabré). Miguel trae un regalo del agradecido Daniel Fanego y se enamorara de la enfermera Teresa (Amaia Salamanca). Ramos (Óscar Jaenada) será el inspector encargado de poner luz sobre el atraco hasta donde se lo permiten sus superiores.

 

He tenido la oportunidad de entrevistar a Amaia Slamanca y a Óscar Jaenada para que nos hablen de Atraco y de sus personajes, Teresa y Ramos.

 

  

Óscar Jaenada es el inspector Ramos. rígido y muy religioso

 

Óscar Jaenada Atraco (2012) © Joaquín Fernández A Óscar Jaenada se le ve contento y tranquilo después de la acogida que ha tenido Atraco en el Festival de San Sebastián, y su estreno en Argentina con éxito de crítica y público.

 

Al ser preguntado por su personaje y película responde:

Atraco era un proyecto muy atractivo, y el primer atractivo que tenía la película era trabajar con Eduard Cortés; a mí La vida de nadie me gustó mucho a nivel de actores.

El inspector Ramos que interpretas, es el hijo de un delincuente común que persigue ser aceptado socialmente yéndose al polo opuesto: haciéndose policía y asistiendo a misa diaria.  

Yo creo que eso es lo que le marca. El padre era el típico delincuente que se dedicaba al trapicheo de armas, a lo mejor también de prostitutas. Es el típico maleante del barrio y yo creo que él creció viendo cosas que no le gustaban, de este tipo de familias es cuando sale el típico niño... porque lo ve tan de cerca y quiere luchar contra eso, y se convierten en tipos muy estrictos. Al padre se le presenta dando clases de boxeo, tullido por haber vendido una partida de pistolas malas a unos portugueses. Yo creo que saber todos esos antecedentes del padre me ayudaban a mí a crear un personaje mucho más rígido, y le daba mucha veracidad al personaje.

 

 

¿De qué has echado mano para componer a ese policía de los cincuenta?

Para componer el personaje, me fijé en los polis de las películas antiguas que miran mal, y elegí con mucho cuidado el vestuario, fue una lucha desde el primer momento, le dije a Eduard que lo quería elegir yo. Era un personaje muy concreto, y aunque las propuestas las hace el profesional de cada campo, yo quería tener la decisión final, y la chaqueta de piel la busque yo, las gafas de sol wayfarer, para darle al personaje un aire más cinematográfico. A lo mejor el poli no era tan guay, pero me dije "vamos a fotografiarle mejor y a ponerle algo más guapetón".

 

El vestuario está muy acertado, porque te sitúa en la época y es un tío joven. Es normal que quiera ir chulo y guapetón.

Claro, no era la típica pareja de la guardia civil, y tuve que partir de que no es un personaje principal, por lo que contaba con mucho menos tiempo para crear un arco. La presentación de mi personaje es brutal, describe a un tío soberbio, prepotente, recién salido de la academia con el número dos, que llega a la comisaría central de Madrid y le dan el caso más importante como jefe, y para llegar a donde yo quería llegar con el personaje, partiendo de un tipo que cree que lo sabe todo, que tiene todo tan establecido, tan claro, que va a misa a diario y hace ayuno para poder comulgar, a llegar a no saber  contestar una pregunta tan sencilla como es “¿hay mujeres en Cuba?”, ahí se da cuenta de que no lo sabe todo y de lo mucho que cambia pasar de la teoría a la práctica. Él no aparecer hasta la segunda parte hace que la película gane y sorprenda al espectador con dos tramas distintas. La parte argentina es más comedia, y al incorporarme yo y entrar la investigación, la película se vuelve más densa, más negra. Como yo no conocía más que la parte que había rodado, cuando la vi entera me dije “pero si hay otra peli”.   

 

La película y tu inspector están enmarcados en la dictadura y en los años 50, ¿crees que  hubiera cambiado mucho el guión si la historia pasara ahora, con el policía al que se le impone que calle para no perjudicar a altas esferas?

Las altas esferas siempre están dañadas, no son puras, y eso está ahí. La policía tiene que investigar, pero hoy el tema no ha cambiado nada, y a las pruebas me remito. Policías con banderas rojas en las manifestaciones dando palos a compañeros... Y eso, claro, no interesará investigar, digo yo, o a esas personas que han puesto en las manos de los banqueros 20.000.000 de pavos... eso no interesa investigarlo. Pasa hoy igual que pasaba antes, y te enteras porque a nivel de España informativamente todo está muy tocado, pero en la prensa de fuera sí salen estas cosas que pasan aquí. Si quieres saber lo que pasa aquí, sal de España; eso es lo que hago yo.

 

 

Amaia Salamanca es Teresa, una enfermera enamorada y la unión de la trama

 

Amaia Salamanca Atraco (2012)  © Joaquín Fernández Amaia Salamanca atraviesa un momento dulce como actriz. La serie que interpreta, Gran Hotel, es líder de audiencia, y por su interpretación en Atraco las críticas, tanto en los medios argentinos, país donde ya está estrenada la película, como a su paso por el festival donostiarra, no pueden ser más favorables.

Has compaginado el trabajo de Gran Hotel con el rodaje de Atraco, ¿qué te sedujo del proyecto para hacer este esfuerzo?

Para mí, la película era de entrada muy atractiva, primero, por trabajar con Eduard Cortés, y después, el que fuera una coproducción y la película pudiera contar con un público internacional.

¿Teresa hasta que punto sabe dónde está metida? No tiene prácticamente información de lo que ocurre.

No, no sabe en ningún momento que es lo que está sucediendo. Ella, por circunstancias, coincide con Miguel (Nicolas Cabré), tiene una cita y se enamora, está descubriendo a su príncipe azul. Todo es felicidad, pero ella no tiene ni idea de que es lo que hacen esos  argentinos ni que pretenden hacer en España, y cuando ella se encuentra de sopetón con lo que ha pasado, con ese collar que la ha regalado… Todo eso hace que la personalidad de ella cambie totalmente. Hace que se quede más lacia, más oscura y muy triste por todo lo sucedido. Incluso a ella la llevan a la cárcel, pero ella no tiene nada que ver y al final la absuelven.

 

El desconocimiento de por qué han cometido el robo, le quita toda la grandeza al personaje de Miguel, él lo hace por un ideal pero a los ojos de Teresa es tremendo, se ha enamorado de un delincuente común.

Claro, no tenía nada que ver con lo que ella pensaba ni de quien se había enamorado, y su relación y lo que le regala era secundario. Ellos venían a robar.

 

Es difícil interpretar a una joven de los años cincuenta, y para más dificultad normal y muy buena chica.

Para mí eso era un reto, porque interpretar a alguien que vive en otra época necesitas un trabajo mayor, no te puedes fijar en lo cotidiano. Teresa, vive en los años cincuenta, con otro punto de vista en lo social, y está muy enmarcada en esa época porque es muy inocente, muy cándida, la gente hoy no es tan inocente como era antes.

 

¿Cómo se lleva el viaje por el tiempo, de pasar en horas de 1906 a 1956? 

Teresa es un reto. He trabajado al mismo tiempo dos papeles, el de Gran Hotel y el de esta película. El cine y la televisión tienen dos ritmos, la serie la rodaba en Madrid, la película en Valencia. He tenido que depositar una fe ciega en Eduard para que me dijera hasta aquí puedes llegar o por ahí no, para evitar el cacao que pudiera tener yo interpretando a dos personajes al tiempo, uno que vive en 1906 y otro en 1956. Y ahí Euduard Cortés fue determinante, y las pautas que me dio es que tomara como referente para Teresa a los hermanos Cohen, yo no había visto Fargo, quería introducir ingredientes de comedia dentro de la tragedia.

 

En gran Gran Hotel estás guapísima, pero el atractivo y la ternura que aportas al papel de Teresa es más para enamorar a cualquiera.

No tiene nada que ver, en Gran hotel interpreto a un personaje que sufre muchísimo por amor, que sufre por todo lo que le sucede a su alrededor, está todo el tiempo sufriendo, y no esboza ni media sonrisa, y el personaje de Teresa es todo lo contrario, es un personaje que es luz, es la sonrisa pura, todo el rato agradable.

 

Eres la coprotagonista con Eva Perón, que no sale pero está

-Amaia duda antes de contestar- Bueno, todo se intuye, está Eva Perón, las joyas, Carmen Polo, pero el punto de conexión entre la policía y los argentinos es Teresa Carvajal.

 

Sí, estás más en la película que el tiempo que sales.

Me encanta eso que dices.

 

Es totalmente cierto, tanto Teresa Carvajal como el inspector que interpreta Óscar, estáis más tiempo en la película que el tiempo que aparecéis en la pantalla.   

 

 

Amaia Salamanca y Luis Muñoz Díez Atraco (2012)  © Joaquín Fernández

 

  

Atraco (2012), de Eduard Cortés se estrenó en España el 19 de octubre de 2012

Publicidad

Publicidad