Cultura

josé-gómez-fernández Por José Gómez Fernández

22 de noviembre de 2012

Fin (2012) de Jorge Torregrossa: Hablan el director y sus actores

Fin (2012) de Jorge Torregrossa: Hablan el director y sus actores

José Gómez Fernández ha estado en la rueda de prensa de la película Fin, lugar donde el director Jorge Torregrossa y los actores Maribel Verdú, Clara Lago, Daniel Grao, Andrés Velencoso, Carmen Ruiz y Blanca Romero nos hablan de la misma.

Esta semana se estrena en los cines "Fin" la ópera prima del director Jorge Torregrosa basada en una novela de David Monteagudo. Una historia coral de tintes apocalípticos que cuenta en su reparto con los actores Maribel Verdú, Daniel Grao, Clara Lago, Andrés Velencoso, Carmen Ruiz, Miquel Fernández, Blanca Romero y Antonio Garrido
"Fin" nos presenta a un grupo de ocho amigos que, tras varios años de ausencia, deciden reunirse en una casa en el campo con el fin de recuperar el tiempo perdido. Sin embargo un oscuro episodio de su pasado planea en todo momento sobre la reunión, un oscuro episodio que parece unirles tanto como separarles. Cuando un extraño acontecimiento se desencadena en la primera noche que permanecen juntos y empiezan a sospechar que podrían ser los únicos habitantes que quedan en el planeta, su amistad parece ponerse realmente a prueba.
Travelarte estuvo en la rueda de prensa con su director y sus ocho protagonistas. Nos reciben sentados en una alargada mesa en la que no pueden evitar sentirse algo encogidos. Sin embargo, la sonrisa de satisfacción que parecen mostrar todos ellos habla por sí sola. Parece que éste ha sido un rodaje del que no sólo han sacado una película.
Las primeras referencias, como no podía ser de otra manera, giran en torno a la novela en la cual se basa la película. Es el director Jorge Torregrosa el que nos habla de ella.
Jorge Torregrosa:
Cuando lees una novela como fin desde la perspectiva de un director al que te han propuesto adaptarla yo sentí varias cosas. Por un lado me apetecía mucho el reto porque me parecía que la novela tenía una clara vocación cinematográfica y daba grandes oportunidades a un director. Es un regalo poder hacer una película que tiene tantas cosas dentro, que utiliza el género, que tiene grandes secuencias de acción, que me daba la oportunidad de crear ocho grandes personajes y profundizar en ellos, en las cosas que no se dicen y sobre todo de trabajar con actores, que es una de las partes de mi trabajo favoritas. A partir de ahí tienes que pensar qué película quieres hacer tú como director. Al final las novelas y las películas son artefactos muy diferentes y en un principio no pensamos en la literalidad o en ser fieles al espíritu de la novela al hacer la adaptación. Sin embargo en el momento de buscar las respuestas que teníamos que contestar para hacer la película sí que encontramos una fidelidad a ese espíritu original. David, el escritor de la novela en la que se basa "Fin", estuvo relacionado en todo momento con la película. Fue de los primeros en leer el guión, nos vino a visitar al rodaje y luego vino a la primera proyección que hicimos para los actores. Quedó bastante satisfecho con el resultado porque le pareció que tratábamos las cosas con inteligencia y le sorprendió el trabajo de los actores, la profundidad que le habían dado a sus personajes.
Pese a que "Fin" pudiese tener una cierta vocación de película de terror, Jorge Torregrosa tenía bastante claro hacia donde quería enfocar la misma: 
Jorge Torregrosa:
Una de las posibles películas que se podía haber sacado de la novela apuntaba a otros títulos como "Sé lo que hicísteis el último verano", una película más pura de género, pero yo creo que parte del regalo de la novela era la posibilidad de hacer algo que utilizase el género como método de contar otras cosas y hacer énfasis en otras cosas bien distintas.
Daniel Grao :
El género es casi una excusa, es muy atractiva que sea apocalíptica, cinematográfica y visualmente. Es una película para disfrutar en una sala de cine, pero no deja de ser una excusa para poner a los personajes contra las cuerdas. Es una excusa tan límite como la propia vida. Puedes desaparecer dentro de cinco minutos. Ya no puedes dejar lo que sea para mañana, no puedes dejar para más tarde ese conflicto que habita en ti. Todo el trabajo previo que hicimos con Jorge Torregrosa iba enfocado en esa línea. Trabajar sobre todo la relación de los personajes, ese pasado oscuro que tienen en común. El detonante ha sido apocalíptico, pero podía haber sido cualquier otra cosa. Me parece muy sugerente que sea apocalíptico por eso mismo, porque no te deja tiempo para postergar nada. Finalmente es una película de personajes y es una película que habla de temas tan vitales como la propia existencia o el sentido de la vida.
Respecto también hace referencia a las diferentes lecturas que podría tener este guión:
Jorge Torregrosa:
Parte de lo que a mí me apetecía de este proyecto era la posibilidad de hacer un relato en el que los espectadores participasen activamente. La película está llena de cosas que nosotros hemos deliberado y hemos pensado y hemos tenido que responder muchas de esas preguntas, pero no queríamos explicitarlo, queríamos que la película estuviera abierta a la sugerencia y a la multiplicidad de lecturas.
Daniel Grao:
Es como el misterio que siempre envuelve a la muerte, ese enigma de dónde han ido aquellos que un día estuvieron con nosotros y donde vamos a ir. Yo creo que la película habla de eso.
"Fin" es una película indudablemente coral, son muchos los actores que componen ese interesante mosaico del que Daniel Torregrosa se siente tan orgulloso. Se nota a la hora de hablar de sus actores, por el cariño y la emoción con la que lo hace. Podría hablar durante horas de cada uno de ellos. Sin embargo esta vez sus elogios parecen ir dirigidos hacia Carmen Ruiz:
Jorge Torregrosa:
"Carmen y yo habíamos trabajado hace tiempo en la televisión y una de las ventajas de hacer este reparto tan rico y tan variado es que te daba la oportunidad de trabajar con gente a la que sueles estar acostumbrado a ver haciendo un tipo de cosas, como es el caso de Carmen en la comedia y que aquí se revela como una pedazo de actriz todoterreno".
Carmen Ruiz:
Yo tengo que agradecer a Eva Leira, a Yolanda Serrano y a Jorge Torregrosa que sepan ver en los actores algo más que un solo registro. Es muy importante para un actor que se valore que tiene un abanico de posibilidades, que no te encasillen, porque yo no me pongo etiquetas y no me gusta que me las pongan. Para mí ha sido un regalo y una oportunidad que me han dado y ha sido fantástico porque ha sido un viaje, el rodaje fue casi cronológico y eso es muy difícil en cine o en televisión. Fue una experiencia estupenda. A nivel actoral he aprendido muchísimo Tengo unos compañeros increíbles y amigos ya para toda la vida. A Maribel Verdú por ejemplo ya la amo hasta que me muera. Ha sido una experiencia que cualquier actor querría vivir. Yo voy al cine y veo una película como "Fin" y pienso "¡Cómo me gustaría estar en esa película!" y tengo la suerte de estar. No puedo decir nada más.
Jorge Torregrosa:
A la hora de la preparación y puesto que los personajes eran tan importantes en la película, se hacía necesario saber quiénes eran, qué cosas no decían, cómo se miraban y eso había que trabajarlo previamente con los actores. Trabajamos mucho los ensayos y los personajes. Es curioso cómo a veces surge una especie de extraña alquimia, funciona la magia y esa ficción termina convirtiéndose en realidad, convirtiéndose los actores en un grupo real de amigos. Gran parte de eso también está estimulado y trabajado.
Maribel Verdú:
Es que Jorge se lo trabajó mucho. Fue increíble. Todo esto que veis de la relación entre los amigos, de esos compañeros que hace mucho que no se reunen, para que fuese creíble se hizo necesario todo un trabajo de un mes en casa de Jorge. Quedábamos todas las tardes y aquellas reuniones terminaban en cenas con Blanca cantando (risas). Nos escribía escenas maravillosas. Yo recuerdo dos muy concretas: una con Mikel y otra con Dani, que le suplicábamos que las pusiese en el rodaje. Pero él nos decía que sólo las había escrito para que las estudiásemos en ese momento y viésemos de dónde veníamos, las cosas que nos habían unido. Con Dani tenía una escena de amor maravillosa y con Mikel una de amigos íntimos y confidentes, donde dejábamos claro que lo que nos contábamos el uno al otro no lo compartíamos con ninguna otra persona. Eso se lo montó todo Jorge, pero claro, hubiese salido una película de cinco horas con todas las escenas maravillosas que escribía".
Jorge Torregrosa:
La posibilidad de hacer un retrato de ocho, algo tan coral, te da la oportunidad de trabajar con actores de muy diferente trayectoria, grandes estrellas como Maribel o actrices muy sólidas como Clara, que lleva trabajando desde los 10 años... o trabajar con Andrés que para nosotros fue una apuesta absoluta de Eva Leira y Yolanda Serrano, responsables de películas como Siete Vírgenes, Grupo 7 o After donde le dieron su primer papel en el cine a Blanca Romero. Ellas creen que se puede encontrar actores que no tienen formación, pero con su personalidad y su sensibilidad son capaces de ser una revelación. Ellas hicieron unas improvisaciones con Andrés y cuando yo las vi vi que ahí había un filón por explotar. El trabajo de equipo que hemos hecho toma relevancia cuando Andrés viene a la primera lectura de guión en mi casa y se encuentra que Maribel Verdú lo primero que dice es "Dios mío, yo leo fatal. Me vas a querer despedir y contratar a otra. Que sepas que en el rodaje lo haré mejor pero es que esto se me da fatal". Así empezó a funcionar la magia entre ellos y el ayudarse y colaborar en sacar el proyecto adelante.
Maribel
Yo en un momento de la película le tenía que decir a Carmen Ruiz: "Déjame en paz. No me toques." y me costaba muchísimo hacerlo. Yo pensaba: ¿pero cómo puedo ser tan borde? Si ella es un amor, si ella solo quiere ayudar.
Blanca Romero:
Había muy buen ambiente, estábamos todo el día de risas, encantados, super amigos, nos íbamos a pasear en bici, comíamos juntos, todo juntos y mi personaje era muy difícil porque cuando oía acción tenía que hacer como que no los conocía de nada. Tenía que sentirme super incómoda al lado de ellos y me costaba un montón meterme en situación. Pero bueno, ahí tengo la pinta de amargada que tengo que tener.
Precisamente otro de los grandes reclamos de este película supone el debut en el cine del modelo Andrés Velencoso. Él parece ser consciente de que muchos ojos están puestos en él, que se le está observando quizá con un mayor nivel de exigencia que al resto de sus compañeros.
Andrés Velencoso:
No me gusta para nada esa presión, pero sabía que al ser mi primera película me iban a mirar con lupa, sin embargo he decidido ser valiente y tirar hacia adelante. La experiencia ha sido buenísima. Todo un sueño hecho realidad. Todo empezó con el casting, con una pequeña improvisación de la que salí convencido de que no me habían cogido, pero Antonio me llamó y me dijo que querían volver a verme. Fui a otro casting y a otro y bueno, aquí estoy, en la rueda de prensa. 
Un personaje fundamental en la trama es Eva, interpretada por la actriz Clara Lago, la benjamina del grupo, la "acoplada" al mismo, pues llega como pareja de uno de los integrantantes sin conocer al resto. Clara Lago destaca algunos aspectos de su personaje. 
Clara Lago:
Yo de Eva me quedo con ese espíritu de superviviente, con su filosofía de que lo único tenemos es el ahora. Ella no está ni en el futuro ni en el pasado porque piensa que nunca se sabe qué va a haber y tampoco qué es lo que fue. Como se dice en un momento de la película el pasado cada uno lo recuerda de una manera. Me gusta su teoría de "Nacemos, vivimos, un día te mueres y lo único que importa es qué haces en ese rato."
Con respecto al rodaje, Daniel Grao nos habla de la dureza del mismo en algunos momentos. Un rodaje que se desarrolló casi en su totalidad en exteriores.
Daniel Grao:
El rodaje fue duro a nivel físico porque es una película muy física, sobre todo a partir de la primera mitad. Jorge Torregrosa aparentaba siempre que todo iba bien, aunque posteriormente nos confesaría que no todos los días fueron así. La tranquilidad que nos transmitía nos hizo trabajar muy cómodos. A nivel físico hemos tenido temperaturas extremas, insectos, picaduras, heridas, sol, frío, una poza helada que nunca la olvidaré, pero creo que todos esos inconvenientes jugaban a favor a la hora de trabajar porque enfrentarse a ellos te ponía en situación. 
Jorge Torregrosa:
Rodamos una gran parte de la película en la Sierra Madrileña y en zonas más o menos próximas a Madrid. Yo que he vivido toda mi vida en Madrid he de reconocer que he descubierto sitios increíbles que están ahí al lado, en la Pedriza, en Navacerrada... sitios realmente espectaculares. Es curioso cómo había algo en la película que hacía que las localizaciones se presentaban por sí mismas. Hay una localización en particular en la película, que es el desfiladero donde ocurre la secuencia de las cabras, que cuando a mí me enseñaron un dosier con fotos de cuarenta y pico sitios para elegir dónde rodarla yo vi uno y dije que tenía que ser aquel. Los actores no llegaron a rodar ahí porque era muy peligroso, pero sí lo hicieron los extras. Pues bien, ese desfiladero está en Lleida, en un lugar que se llama Mont Revei. Cuando David Monteagudo nos vino a visitar al rodaje me preguntó por curiosidad donde habíamos rodado aquello y cuando le dije dónde se sorprendió muchísimo, pues ése era el sitio en el que él se había inspirado para escribir ese episodio de la novela. O sea, que al final ahí hay una especie de sincronía mistica. Luego también rodamos en el norte de Castellón, en la sierra del Maestrazgo, en Peñíscola y en un pueblo de montaña que se llama Vallestar y luego en Alicante tanto en Ciudad de la luz como en Altea, en Aspe... La verdad es que nos movimos bastante. Hubo muchas dificultades, sobre todo técnicas en las secuencias con animales. Los animales por amaestrados que estén son imprevisibles.
Maribel Verdú:
¿Pero sabess cuál es el animal que mejor se portó de todos? Curiosamente el buitre. El buitre es una estrella. Iba a su marca. Era increíble. (risas).
Jorge Torregrosa:
Los fans de la novela preguntan por los galgos, porque la secuencia de los perros en la novela son galgos. Yo quería hacerlo con galgos porque me parecía que el aspecto gráfica de los galgos era muy bello, pero la gente que traía a los animales me dijeron que estaba loco, que no iba a conseguir nada, que no lo iba a poder rodar con galgos porque eran muy asustadizos y muy difíciles de amaestrar. Intentamos varias combinaciones de razas de perros diferentes.  Al final bueno la secuencia se hizo con un grupo de pastores alemanes, pastores belgas y mestizos de esas razas porque era lo que mejor funcionaba, pero sufrimos muchísimo. Hubo accidentes de los dobles. Y luego teníamos el problema de las cabras. Hay que ser realistas. Las cabras no son los animales más veloces ni fieros del mundo. Vale, tienen cuernos y corren, pero luego cuando llegaron allí estaban aterrorizadas y no querían hacer nada.
Los efectos digitales sin duda salvaron todos estos inconvenientes, sin embargo dificultaron en cierto modo el trabajo de los actores. Clara Lago y Maribel Verdú dejaban constancia de ello.
Clara Lago:
Esto de rodar con animales en una película apocalíptica con muchos efectos especiales para un actor es difícil, llega el momento croma y tienes que imaginártelo todo. A mí personalmente me sorprendió Carmen Ruiz porque tenía una secuencia con los perros que se tuvo que montar ella sola y nos dejó a todo el equipo a cuadros. Pensábamos "Dios mío, lo que está haciendo esta mujer"
Maribel Verdú:
Esa fue una de las cosas más espectaculares. Estábamos todos en las bicis y Dani decide tomar La decisión de tirar la comida para que los perros se vayan Nos decía que no nos moviésemos, que intentásemos subir poco a poco a las bicis y es en ese momento cuando al personaje de Carmen le entra el ataque de pánico. Esa escena en la que los perros están atacando es todo mentira. Ella lo estaba haciendo sin que nadie la tocase. Eso es una de las cosas más difíciles del mundo para un actor.
Carmen Ruiz:
Me sentía muy arropada por mis compañeros en esa escena, que me decían lo que tenía que hacer, que intentaban tranquilizarme. Creo que si no hubiese estado tan bien arropada esto hubiese sido dificilísimo. 
Maribel Verdú y Clara Lago se erigen como dos de las grandes protagonistas de esta historia.  Comparten muchas escenas juntas y algunas con bastante grado de intensidad. Las actrices hablan de la relación que se creó entre ellas. 
Maribel Verdú:
Me preguntan si he dado algún consejo a Clara, dado que yo también empecé siendo muy joven, pero realmente considero que en todo caso es ella las que me los tendría que dar a mí que empezó antes. No he mantenido ningún tipo de relación materno filial con ella. Eso que parta de mí es muy difícil. Creo que Clara es tan madura como lo podemos ser cualquiera de nosotros o tan inmadura como lo podemos ser cualquiera. Es más, ella sabe que soy una admiradora y una seguidora suya desde hace muchos años, que me la encuentro por los sitios, por los festivales, y siempre se lo he dicho, me parece que es una bestia parda. Yo soy cero de "Ay, te voy a aconsejar". Me parece patético. Yo eso no lo hago.
Clara Lago:
Maribel es maravillosa y yo amo a Maribel, como ha dicho Carmen. La primera película que yo vi de Maribel fue Belle Epoque, cuando era pequeña y me enamoré de ella ya entonces. La primera vez que nos conocimos fue en la fiesta de nominados de los Goya. Todavía no nos conocíamos, pero cuando me vio se acercó a mí con su sonrisa y yo, al ver que se acercaba Maribel Verdú me puse nerviosa. Me dijo: Me ha encantado tu trabajo en "El juego del ahorcado" Soy super fan. Yo no me lo podía creer. Pensaba: ¿Maribel Verdú me está diciendo esto a mí? Yo siempre la he tenido mucha admiración porque me parece otra bestia parda del cine y porque es un amor y ya trabajando con ella lo he corroborado.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Esta semana se estrena en los cines "Fin" la ópera prima del director Jorge Torregrosa basada en una novela de David Monteagudo. Una historia coral de tintes apocalípticos que cuenta en su reparto con los actores Maribel Verdú, Daniel Grao, Clara Lago, Andrés Velencoso, Carmen Ruiz, Miquel Fernández, Blanca Romero y Antonio Garrido.
"Fin" nos presenta a un grupo de ocho amigos que, tras varios años de ausencia, deciden reunirse en una casa en el campo con el fin de recuperar el tiempo perdido. Sin embargo un oscuro episodio de su pasado planea en todo momento sobre la reunión, un oscuro episodio que parece unirles tanto como separarles. Cuando un extraño acontecimiento se desencadena en la primera noche que permanecen juntos y empiezan a sospechar que podrían ser los únicos habitantes que quedan en el planeta, su amistad parece ponerse realmente a prueba.
Travelarte estuvo en la rueda de prensa con su director y sus ocho protagonistas. Nos reciben sentados en una alargada mesa en la que no pueden evitar sentirse algo encogidos. Sin embargo, la sonrisa de satisfacción que parecen mostrar todos ellos habla por sí sola. Parece que éste ha sido un rodaje del que no sólo han sacado una película.
Las primeras referencias, como no podía ser de otra manera, giran en torno a la novela en la cual se basa la película. Es el director Jorge Torregrosa el que nos habla de ella.
Jorge Torregrosa:
Cuando lees una novela como fin desde la perspectiva de un director al que te han propuesto adaptarla yo sentí varias cosas. Por un lado me apetecía mucho el reto porque me parecía que la novela tenía una clara vocación cinematográfica y daba grandes oportunidades a un director. Es un regalo poder hacer una película que tiene tantas cosas dentro, que utiliza el género, que tiene grandes secuencias de acción, que me daba la oportunidad de crear ocho grandes personajes y profundizar en ellos, en las cosas que no se dicen y sobre todo de trabajar con actores, que es una de las partes de mi trabajo favoritas. A partir de ahí tienes que pensar qué película quieres hacer tú como director. Al final las novelas y las películas son artefactos muy diferentes y en un principio no pensamos en la literalidad o en ser fieles al espíritu de la novela al hacer la adaptación. Sin embargo en el momento de buscar las respuestas que teníamos que contestar para hacer la película sí que encontramos una fidelidad a ese espíritu original. David, el escritor de la novela en la que se basa "Fin", estuvo relacionado en todo momento con la película. Fue de los primeros en leer el guión, nos vino a visitar al rodaje y luego vino a la primera proyección que hicimos para los actores. Quedó bastante satisfecho con el resultado porque le pareció que tratábamos las cosas con inteligencia y le sorprendió el trabajo de los actores, la profundidad que le habían dado a sus personajes.
Pese a que "Fin" pudiese tener una cierta vocación de película de terror, Jorge Torregrosa tenía bastante claro hacia donde quería enfocar la misma: 
Jorge Torregrosa:
Una de las posibles películas que se podía haber sacado de la novela apuntaba a otros títulos como "Sé lo que hicísteis el último verano", una película más pura de género, pero yo creo que parte del regalo de la novela era la posibilidad de hacer algo que utilizase el género como método de contar otras cosas y hacer énfasis en otras cosas bien distintas.
Daniel Grao :
El género es casi una excusa, es muy atractiva que sea apocalíptica, cinematográfica y visualmente. Es una película para disfrutar en una sala de cine, pero no deja de ser una excusa para poner a los personajes contra las cuerdas. Es una excusa tan límite como la propia vida. Puedes desaparecer dentro de cinco minutos. Ya no puedes dejar lo que sea para mañana, no puedes dejar para más tarde ese conflicto que habita en ti. Todo el trabajo previo que hicimos con Jorge Torregrosa iba enfocado en esa línea. Trabajar sobre todo la relación de los personajes, ese pasado oscuro que tienen en común. El detonante ha sido apocalíptico, pero podía haber sido cualquier otra cosa. Me parece muy sugerente que sea apocalíptico por eso mismo, porque no te deja tiempo para postergar nada. Finalmente es una película de personajes y es una película que habla de temas tan vitales como la propia existencia o el sentido de la vida.
Respecto también hace referencia a las diferentes lecturas que podría tener este guión:
Jorge Torregrosa:
Parte de lo que a mí me apetecía de este proyecto era la posibilidad de hacer un relato en el que los espectadores participasen activamente. La película está llena de cosas que nosotros hemos deliberado y hemos pensado y hemos tenido que responder muchas de esas preguntas, pero no queríamos explicitarlo, queríamos que la película estuviera abierta a la sugerencia y a la multiplicidad de lecturas.
Daniel Grao:
Es como el misterio que siempre envuelve a la muerte, ese enigma de dónde han ido aquellos que un día estuvieron con nosotros y donde vamos a ir. Yo creo que la película habla de eso.
"Fin" es una película indudablemente coral, son muchos los actores que componen ese interesante mosaico del que Daniel Torregrosa se siente tan orgulloso. Se nota a la hora de hablar de sus actores, por el cariño y la emoción con la que lo hace. Podría hablar durante horas de cada uno de ellos. Sin embargo esta vez sus elogios parecen ir dirigidos hacia Carmen Ruiz:
Jorge Torregrosa:
"Carmen y yo habíamos trabajado hace tiempo en la televisión y una de las ventajas de hacer este reparto tan rico y tan variado es que te daba la oportunidad de trabajar con gente a la que sueles estar acostumbrado a ver haciendo un tipo de cosas, como es el caso de Carmen en la comedia y que aquí se revela como una pedazo de actriz todoterreno".
Carmen Ruiz:
Yo tengo que agradecer a Eva Leira, a Yolanda Serrano y a Jorge Torregrosa que sepan ver en los actores algo más que un solo registro. Es muy importante para un actor que se valore que tiene un abanico de posibilidades, que no te encasillen, porque yo no me pongo etiquetas y no me gusta que me las pongan. Para mí ha sido un regalo y una oportunidad que me han dado y ha sido fantástico porque ha sido un viaje, el rodaje fue casi cronológico y eso es muy difícil en cine o en televisión. Fue una experiencia estupenda. A nivel actoral he aprendido muchísimo Tengo unos compañeros increíbles y amigos ya para toda la vida. A Maribel Verdú por ejemplo ya la amo hasta que me muera. Ha sido una experiencia que cualquier actor querría vivir. Yo voy al cine y veo una película como "Fin" y pienso "¡Cómo me gustaría estar en esa película!" y tengo la suerte de estar. No puedo decir nada más.
Jorge Torregrosa:
A la hora de la preparación y puesto que los personajes eran tan importantes en la película, se hacía necesario saber quiénes eran, qué cosas no decían, cómo se miraban y eso había que trabajarlo previamente con los actores. Trabajamos mucho los ensayos y los personajes. Es curioso cómo a veces surge una especie de extraña alquimia, funciona la magia y esa ficción termina convirtiéndose en realidad, convirtiéndose los actores en un grupo real de amigos. Gran parte de eso también está estimulado y trabajado.
Maribel Verdú:
Es que Jorge se lo trabajó mucho. Fue increíble. Todo esto que veis de la relación entre los amigos, de esos compañeros que hace mucho que no se reunen, para que fuese creíble se hizo necesario todo un trabajo de un mes en casa de Jorge. Quedábamos todas las tardes y aquellas reuniones terminaban en cenas con Blanca cantando (risas). Nos escribía escenas maravillosas. Yo recuerdo dos muy concretas: una con Mikel y otra con Dani, que le suplicábamos que las pusiese en el rodaje. Pero él nos decía que sólo las había escrito para que las estudiásemos en ese momento y viésemos de dónde veníamos, las cosas que nos habían unido. Con Dani tenía una escena de amor maravillosa y con Mikel una de amigos íntimos y confidentes, donde dejábamos claro que lo que nos contábamos el uno al otro no lo compartíamos con ninguna otra persona. Eso se lo montó todo Jorge, pero claro, hubiese salido una película de cinco horas con todas las escenas maravillosas que escribía".
Jorge Torregrosa:
La posibilidad de hacer un retrato de ocho, algo tan coral, te da la oportunidad de trabajar con actores de muy diferente trayectoria, grandes estrellas como Maribel o actrices muy sólidas como Clara, que lleva trabajando desde los 10 años... o trabajar con Andrés que para nosotros fue una apuesta absoluta de Eva Leira y Yolanda Serrano, responsables de películas como Siete Vírgenes, Grupo 7 o After donde le dieron su primer papel en el cine a Blanca Romero. Ellas creen que se puede encontrar actores que no tienen formación, pero con su personalidad y su sensibilidad son capaces de ser una revelación. Ellas hicieron unas improvisaciones con Andrés y cuando yo las vi vi que ahí había un filón por explotar. El trabajo de equipo que hemos hecho toma relevancia cuando Andrés viene a la primera lectura de guión en mi casa y se encuentra que Maribel Verdú lo primero que dice es "Dios mío, yo leo fatal. Me vas a querer despedir y contratar a otra. Que sepas que en el rodaje lo haré mejor pero es que esto se me da fatal". Así empezó a funcionar la magia entre ellos y el ayudarse y colaborar en sacar el proyecto adelante.
Maribel
Yo en un momento de la película le tenía que decir a Carmen Ruiz: "Déjame en paz. No me toques." y me costaba muchísimo hacerlo. Yo pensaba: ¿pero cómo puedo ser tan borde? Si ella es un amor, si ella solo quiere ayudar.
Blanca Romero:
Había muy buen ambiente, estábamos todo el día de risas, encantados, super amigos, nos íbamos a pasear en bici, comíamos juntos, todo juntos y mi personaje era muy difícil porque cuando oía acción tenía que hacer como que no los conocía de nada. Tenía que sentirme super incómoda al lado de ellos y me costaba un montón meterme en situación. Pero bueno, ahí tengo la pinta de amargada que tengo que tener.
Precisamente otro de los grandes reclamos de este película supone el debut en el cine del modelo Andrés Velencoso. Él parece ser consciente de que muchos ojos están puestos en él, que se le está observando quizá con un mayor nivel de exigencia que al resto de sus compañeros.
Andrés Velencoso:
No me gusta para nada esa presión, pero sabía que al ser mi primera película me iban a mirar con lupa, sin embargo he decidido ser valiente y tirar hacia adelante. La experiencia ha sido buenísima. Todo un sueño hecho realidad. Todo empezó con el casting, con una pequeña improvisación de la que salí convencido de que no me habían cogido, pero Antonio me llamó y me dijo que querían volver a verme. Fui a otro casting y a otro y bueno, aquí estoy, en la rueda de prensa. 
Un personaje fundamental en la trama es Eva, interpretada por la actriz Clara Lago, la benjamina del grupo, la "acoplada" al mismo, pues llega como pareja de uno de los integrantantes sin conocer al resto. Clara Lago destaca algunos aspectos de su personaje. 
Clara Lago:
Yo de Eva me quedo con ese espíritu de superviviente, con su filosofía de que lo único tenemos es el ahora. Ella no está ni en el futuro ni en el pasado porque piensa que nunca se sabe qué va a haber y tampoco qué es lo que fue. Como se dice en un momento de la película el pasado cada uno lo recuerda de una manera. Me gusta su teoría de "Nacemos, vivimos, un día te mueres y lo único que importa es qué haces en ese rato."
Con respecto al rodaje, Daniel Grao nos habla de la dureza del mismo en algunos momentos. Un rodaje que se desarrolló casi en su totalidad en exteriores.
Daniel Grao:
El rodaje fue duro a nivel físico porque es una película muy física, sobre todo a partir de la primera mitad. Jorge Torregrosa aparentaba siempre que todo iba bien, aunque posteriormente nos confesaría que no todos los días fueron así. La tranquilidad que nos transmitía nos hizo trabajar muy cómodos. A nivel físico hemos tenido temperaturas extremas, insectos, picaduras, heridas, sol, frío, una poza helada que nunca la olvidaré, pero creo que todos esos inconvenientes jugaban a favor a la hora de trabajar porque enfrentarse a ellos te ponía en situación. 
Jorge Torregrosa:
Rodamos una gran parte de la película en la Sierra Madrileña y en zonas más o menos próximas a Madrid. Yo que he vivido toda mi vida en Madrid he de reconocer que he descubierto sitios increíbles que están ahí al lado, en la Pedriza, en Navacerrada... sitios realmente espectaculares. Es curioso cómo había algo en la película que hacía que las localizaciones se presentaban por sí mismas. Hay una localización en particular en la película, que es el desfiladero donde ocurre la secuencia de las cabras, que cuando a mí me enseñaron un dosier con fotos de cuarenta y pico sitios para elegir dónde rodarla yo vi uno y dije que tenía que ser aquel. Los actores no llegaron a rodar ahí porque era muy peligroso, pero sí lo hicieron los extras. Pues bien, ese desfiladero está en Lleida, en un lugar que se llama Mont Revei. Cuando David Monteagudo nos vino a visitar al rodaje me preguntó por curiosidad donde habíamos rodado aquello y cuando le dije dónde se sorprendió muchísimo, pues ése era el sitio en el que él se había inspirado para escribir ese episodio de la novela. O sea, que al final ahí hay una especie de sincronía mistica. Luego también rodamos en el norte de Castellón, en la sierra del Maestrazgo, en Peñíscola y en un pueblo de montaña que se llama Vallestar y luego en Alicante tanto en Ciudad de la luz como en Altea, en Aspe... La verdad es que nos movimos bastante. Hubo muchas dificultades, sobre todo técnicas en las secuencias con animales. Los animales por amaestrados que estén son imprevisibles.
Maribel Verdú:
¿Pero sabess cuál es el animal que mejor se portó de todos? Curiosamente el buitre. El buitre es una estrella. Iba a su marca. Era increíble. (risas).
Jorge Torregrosa:
Los fans de la novela preguntan por los galgos, porque la secuencia de los perros en la novela son galgos. Yo quería hacerlo con galgos porque me parecía que el aspecto gráfica de los galgos era muy bello, pero la gente que traía a los animales me dijeron que estaba loco, que no iba a conseguir nada, que no lo iba a poder rodar con galgos porque eran muy asustadizos y muy difíciles de amaestrar. Intentamos varias combinaciones de razas de perros diferentes.  Al final bueno la secuencia se hizo con un grupo de pastores alemanes, pastores belgas y mestizos de esas razas porque era lo que mejor funcionaba, pero sufrimos muchísimo. Hubo accidentes de los dobles. Y luego teníamos el problema de las cabras. Hay que ser realistas. Las cabras no son los animales más veloces ni fieros del mundo. Vale, tienen cuernos y corren, pero luego cuando llegaron allí estaban aterrorizadas y no querían hacer nada.
Los efectos digitales sin duda salvaron todos estos inconvenientes, sin embargo dificultaron en cierto modo el trabajo de los actores. Clara Lago y Maribel Verdú dejaban constancia de ello.
Clara Lago:
Esto de rodar con animales en una película apocalíptica con muchos efectos especiales para un actor es difícil, llega el momento croma y tienes que imaginártelo todo. A mí personalmente me sorprendió Carmen Ruiz porque tenía una secuencia con los perros que se tuvo que montar ella sola y nos dejó a todo el equipo a cuadros. Pensábamos "Dios mío, lo que está haciendo esta mujer"
Maribel Verdú:
Esa fue una de las cosas más espectaculares. Estábamos todos en las bicis y Dani decide tomar La decisión de tirar la comida para que los perros se vayan Nos decía que no nos moviésemos, que intentásemos subir poco a poco a las bicis y es en ese momento cuando al personaje de Carmen le entra el ataque de pánico. Esa escena en la que los perros están atacando es todo mentira. Ella lo estaba haciendo sin que nadie la tocase. Eso es una de las cosas más difíciles del mundo para un actor.
Carmen Ruiz:
Me sentía muy arropada por mis compañeros en esa escena, que me decían lo que tenía que hacer, que intentaban tranquilizarme. Creo que si no hubiese estado tan bien arropada esto hubiese sido dificilísimo. 
Maribel Verdú y Clara Lago se erigen como dos de las grandes protagonistas de esta historia.  Comparten muchas escenas juntas y algunas con bastante grado de intensidad. Las actrices hablan de la relación que se creó entre ellas. 
Maribel Verdú:
Me preguntan si he dado algún consejo a Clara, dado que yo también empecé siendo muy joven, pero realmente considero que en todo caso es ella las que me los tendría que dar a mí que empezó antes. No he mantenido ningún tipo de relación materno filial con ella. Eso que parta de mí es muy difícil. Creo que Clara es tan madura como lo podemos ser cualquiera de nosotros o tan inmadura como lo podemos ser cualquiera. Es más, ella sabe que soy una admiradora y una seguidora suya desde hace muchos años, que me la encuentro por los sitios, por los festivales, y siempre se lo he dicho, me parece que es una bestia parda. Yo soy cero de "Ay, te voy a aconsejar". Me parece patético. Yo eso no lo hago.
Clara Lago:
Maribel es maravillosa y yo amo a Maribel, como ha dicho Carmen. La primera película que yo vi de Maribel fue Belle Epoque, cuando era pequeña y me enamoré de ella ya entonces. La primera vez que nos conocimos fue en la fiesta de nominados de los Goya. Todavía no nos conocíamos, pero cuando me vio se acercó a mí con su sonrisa y yo, al ver que se acercaba Maribel Verdú me puse nerviosa. Me dijo: Me ha encantado tu trabajo en "El juego del ahorcado" Soy super fan. Yo no me lo podía creer. Pensaba: ¿Maribel Verdú me está diciendo esto a mí? Yo siempre la he tenido mucha admiración porque me parece otra bestia parda del cine y porque es un amor y ya trabajando con ella lo he corroborado.

Esta semana se estrena en los cines Fin, la ópera prima del director Jorge Torregrossa basada en una novela de David Monteagudo. Una historia coral de tintes apocalípticos que cuenta en su reparto con los actores Maribel Verdú, Daniel Grao, Clara Lago, Andrés Velencoso, Carmen Ruiz, Miquel Fernández, Blanca Romero y Antonio Garrido.

 

Fin nos presenta a un grupo de amigos que, tras varios años de ausencia, deciden reunirse en una casa en el campo con el fin de recuperar el tiempo perdido. Sin embargo un oscuro episodio de su pasado planea en todo momento sobre la reunión, un oscuro episodio que parece unirles tanto como separarles. Cuando un extraño acontecimiento se desencadena en la primera noche que permanecen juntos y el resto de los humanos parecen haber desaparecido, su amistad se pone realmente a prueba.

 

Travelarte estuvo en la rueda de prensa con su director y sus ocho protagonistas. Nos reciben sentados en una alargada mesa en la que no pueden evitar sentirse algo encogidos. Sin embargo, la sonrisa de satisfacción que parecen mostrar todos ellos habla por sí sola. Parece que éste ha sido un rodaje del que no sólo han sacado una película.

 

Las primeras referencias, como no podía ser de otra manera, giran en torno a la novela en la cual se basa la película. Es el director Jorge Torregrossa el que nos habla de ella.

 

Jorge Torregrossa:

Cuando lees una novela como Fin desde la perspectiva de un director al que te han propuesto adaptarla yo sentí varias cosas. Por un lado me apetecía mucho el reto porque me parecía que la novela tenía una clara vocación cinematográfica y daba grandes oportunidades a un director. Es un regalo poder hacer una película que tiene tantas cosas dentro, que utiliza el género, que tiene grandes secuencias de acción, que me daba la oportunidad de crear ocho grandes personajes y profundizar en ellos, en las cosas que no se dicen y sobre todo de trabajar con actores, que es una de las partes de mi trabajo favoritas. David Monteagudo, el escritor de la novela en la que se basa Fin, estuvo relacionado en todo momento con la película. Fue de los primeros en leer el guión, nos vino a visitar al rodaje y luego vino a la primera proyección que hicimos para los actores. Quedó bastante satisfecho con el resultado porque le pareció que tratábamos las cosas con inteligencia y le sorprendió el trabajo de los actores, la profundidad que le habían dado a sus personajes.

 

Pese a que Fin podía tener una cierta vocación de película de terror, Jorge Torregrossa tenía bastante claro hacia donde quería enfocar la misma. 

 

Jorge Torregrosa:

Una de las posibles películas que se podía haber sacado de la novela apuntaba a otros títulos como Sé lo que hicísteis el último verano, una película más pura de género, pero yo creo que parte del regalo de la novela era la posibilidad de hacer algo que utilizase el género como método de contar otras cosas y hacer énfasis en otras cosas bien distintas.

 

Daniel Grao :

El género es casi una excusa, es muy atractiva que sea apocalíptica, cinematográfica y visualmente. Es una película para disfrutar en una sala de cine, pero no deja de ser una excusa para poner a los personajes contra las cuerdas. Es una excusa tan límite como la propia vida. Puedes desaparecer dentro de cinco minutos. Ya no puedes dejar lo que sea para mañana, no puedes dejar para más tarde ese conflicto que habita en ti. Todo el trabajo previo que hicimos con Jorge Torregrossa iba enfocado en esa línea. Trabajar sobre todo la relación de los personajes, ese pasado oscuro que tienen en común. El detonante ha sido apocalíptico, pero podía haber sido cualquier otra cosa. Me parece muy sugerente que sea apocalíptico por eso mismo, porque no te deja tiempo para postergar nada. Finalmente es una película de personajes y es una película que habla de temas tan vitales como la propia existencia o el sentido de la vida.

 

Maribel Verdú en la premiere de Fin

 

El director también hace referencia a las diferentes lecturas que podría tener el guión.

 

Jorge Torregrossa:

Parte de lo que a mí me apetecía de este proyecto era la posibilidad de hacer un relato en el que los espectadores participasen activamente. La película está llena de cosas que nosotros hemos tenido que deliberar para responder a muchas de las preguntas, pero no queríamos explicitarlo, queríamos que la película estuviera abierta a la sugerencia y a la multiplicidad de lecturas.

 

Daniel Grao:

Es como el misterio que siempre envuelve a la muerte, ese enigma de dónde han ido aquellos que un día estuvieron con nosotros y donde vamos a ir. Yo creo que la película habla de eso.

 

Fin es una película indudablemente coral, son muchos los actores que componen ese interesante mosaico del que Daniel Torregrossa se siente tan orgulloso. Se nota a la hora de hablar de sus actores, por el cariño y la emoción con la que lo hace. Podría hablar durante horas de cada uno de ellos. Sin embargo esta vez sus elogios parecen ir dirigidos hacia Carmen Ruiz.

 

Jorge Torregrossa:

Carmen y yo habíamos trabajado hace tiempo en la televisión y una de las ventajas de hacer este reparto tan rico y tan variado es que te daba la oportunidad de trabajar con gente a la que estás acostumbrado a ver haciendo otras cosas, como es el caso de Carmen en la comedia, y que aquí se revela como una pedazo de actriz todoterreno.

 

Carmen Ruiz:

Yo tengo que agradecer a Eva Leira, a Yolanda Serrano y a Jorge Torregrossa que sepan ver en los actores algo más que un solo registro. Es muy importante para un actor que se valore que tiene un abanico de posibilidades, que no te encasillen, porque yo no pongo etiquetas y no me gusta que me las pongan. Para mí ha sido un regalo y una oportunidad que me han dado y ha sido fantástico porque ha sido un viaje. El rodaje fue casi cronológico y eso es muy difícil en cine o en televisión. Fue una experiencia estupenda. A nivel actoral he aprendido muchísimo Tengo unos compañeros increíbles y amigos ya para toda la vida. A Maribel Verdú por ejemplo ya la amo hasta que me muera. Ha sido una experiencia que cualquier actor querría vivir. Yo voy al cine y veo una película como Fin y pienso "¡Cómo me gustaría estar en esa película!" y tengo la suerte de estar. No puedo decir nada más.

 

Jorge Torregrossa:

A la hora de la preparación y puesto que los personajes eran tan importantes en la película, se hacía necesario saber quiénes eran, qué cosas no decían, cómo se miraban y eso había que trabajarlo previamente con los actores. Trabajamos mucho los ensayos y los personajes. Es curioso cómo a veces surge una especie de extraña alquimia, funciona la magia y esa ficción termina convirtiéndose en realidad, convirtiéndose los actores en un grupo de amigos real. Gran parte de eso también está estimulado y trabajado.

 

Maribel Verdú:

Es que Jorge se lo trabajó mucho. Fue increíble. Todo esto que veis de la relación entre los amigos, de esos compañeros que hace mucho que no se reunen, para que fuese creíble se hizo necesario todo un trabajo de un mes en casa de Jorge. Quedábamos todas las tardes y aquellas reuniones terminaban en cenas con Blanca cantando (risas). Nos escribía escenas maravillosas. Yo recuerdo dos muy concretas: una con Miquel y otra con Dani, que le suplicábamos que las pusiese en el rodaje. Pero él nos decía que sólo las había escrito para que las estudiásemos en ese momento y viésemos de dónde veníamos, las cosas que nos habían unido. Con Dani tenía una escena de amor maravillosa y con Miquel una de amigos íntimos y confidentes, donde dejábamos claro que lo que nos contábamos el uno al otro no lo compartíamos con ninguna otra persona. Eso se lo montó todo Jorge, pero claro, hubiese salido una película de cinco horas con todas las escenas maravillosas que escribía.

 

Jorge Torregrossa:

La posibilidad de hacer un retrato de ocho, algo tan coral, te da la oportunidad de trabajar con actores de muy diferente trayectoria, grandes estrellas como Maribel o actrices muy sólidas como Clara, que lleva trabajando desde los 10 años... o trabajar con Andrés que para nosotros fue una apuesta absoluta de Eva Leira y Yolanda Serrano, responsables de películas como Siete Vírgenes, Grupo 7 o After donde le dieron su primer papel en el cine a Blanca Romero. Ellas creen que se puede encontrar actores que no tienen formación, pero con su personalidad y su sensibilidad son capaces de ser una revelación. Ellas hicieron unas improvisaciones con Andrés y cuando yo las vi vi que ahí había un filón por explotar. El trabajo de equipo que hemos hecho toma relevancia cuando Andrés viene a la primera lectura de guión en mi casa y se encuentra que Maribel Verdú lo primero que dice es "Dios mío, yo leo fatal. Me vas a querer despedir y contratar a otra. Que sepas que en el rodaje lo haré mejor pero es que esto se me da fatal". Así empezó a funcionar la magia entre ellos y el ayudarse y colaborar en sacar el proyecto adelante.

 

Maribel Verdú:

Yo en un momento de la película le tenía que decir a Carmen Ruiz: "Déjame en paz. No me toques." y me costaba muchísimo hacerlo. Yo pensaba: ¿pero cómo puedo ser tan borde? Si ella es un amor, si ella solo quiere ayudar.

 

Blanca Romero:

Había muy buen ambiente, estábamos todo el día de risas, encantados, super amigos, nos íbamos a pasear en bici, comíamos juntos, todo juntos y mi personaje era muy difícil porque cuando oía acción tenía que hacer como que no los conocía de nada. Tenía que sentirme super incómoda al lado de ellos y me costaba un montón meterme en situación. Pero bueno, ahí tengo la pinta de amargada que tengo que tener.

 

Andrés Velencoso en la rueda de prensa de Fin

 

Precisamente otro de los grandes reclamos de este película es el debut en el cine del modelo Andrés Velencoso, el cual parece ser consciente de que muchos ojos están ahora puestos en él, que se le está observando quizá con un mayor nivel de exigencia que al resto de sus compañeros.

 

Andrés Velencoso:

No me gusta para nada esa presión, pero sabía que al ser mi primera película me iban a mirar con lupa, sin embargo he decidido ser valiente y tirar hacia adelante. La experiencia ha sido buenísima. Es todo un sueño hecho realidad. Todo empezó con el casting, con una pequeña improvisación de la que salí convencido de que no me habían cogido, pero Antonio me llamó y me dijo que me querían volver a ver. Fui a otro casting y a otro y bueno, aquí estoy, en la rueda de prensa. 

 

Un personaje fundamental en la trama es Eva, interpretada por la actriz Clara Lago, la benjamina del grupo, la "acoplada" al mismo, pues llega como pareja de uno de los integrantantes sin conocer al resto. Clara Lago destaca algunos aspectos de su personaje. 

 

Clara Lago:

Yo de Eva me quedo con ese espíritu de superviviente, con su filosofía de que lo único que tenemos es el ahora. Ella no está ni en el futuro ni en el pasado porque piensa que nunca sabemos qué va a haber y tampoco qué es lo que fue. Como se dice en un momento de la película el pasado cada uno lo recuerda de una manera. Me gusta su teoría de "Nacemos, vivimos, un día te mueres y lo único que importa es qué haces en ese rato."

 

Con respecto al rodaje, Daniel Grao nos habla de la dureza del mismo en algunos momentos. Un rodaje que se desarrolló casi en su totalidad en exteriores, tal y como nos apunta Jorge Torregrosa.

 

Daniel Grao:

El rodaje fue duro a nivel físico porque es una película muy física, sobre todo a partir de la primera mitad. Jorge Torregrossa aparentaba siempre que todo iba bien, aunque posteriormente nos confesaría que no todos los días fueron así. La tranquilidad que nos transmitía nos hizo trabajar muy cómodos. A nivel físico hemos tenido temperaturas extremas, insectos, picaduras, heridas, sol, frío, una poza helada que nunca la olvidaré, pero creo que todos esos inconvenientes jugaban a favor a la hora de trabajar porque enfrentarse a ellos te ponía en situación. 

 

Jorge Torregrossa:

Rodamos una gran parte de la película en la Sierra Madrileña y en zonas más o menos próximas a Madrid. Yo que he vivido toda mi vida en Madrid he de reconocer que he descubierto sitios increíbles que están ahí al lado, en la Pedriza, en Navacerrada... sitios realmente espectaculares. Es curioso cómo había algo en la película que hacía que las localizaciones se presentasen por sí mismas. Hay una localización en particular en la película, que es el desfiladero donde ocurre la secuencia de las cabras, que cuando a mí me enseñaron un dosier con fotos de cuarenta y pico sitios para elegir dónde rodarla yo vi uno y dije que tenía que ser aquel. Los actores no llegaron a rodar ahí porque era muy peligroso, pero sí lo hicieron los extras. Pues bien, ese desfiladero está en Lleida, en un lugar que se llama Mont Rebei. Cuando David Monteagudo nos vino a visitar al rodaje me preguntó por curiosidad donde habíamos rodado aquello y cuando le dije dónde se sorprendió muchísimo, pues ése era el sitio en el que él se había inspirado para escribir ese episodio de la novela. O sea, que al final ahí hay una especie de sincronía mistica. Luego también rodamos en el norte de Castellón, en la sierra del Maestrazgo, en Peñíscola y en un pueblo de montaña que se llama Ballestar y también en Alicante tanto en Ciudad de la luz como en Altea, en Aspe... La verdad es que nos movimos bastante. Por otra parte hubo muchas dificultades, sobre todo técnicas, en las secuencias con animales. Los animales por amaestrados que estén son imprevisibles.

 

Maribel Verdú:

¿Pero sabes cuál es el animal que mejor se portó de todos? Curiosamente el buitre. El buitre es una estrella. Iba a su marca. Era increíble. (risas).

 

Jorge Torregrossa:

Los fans de la novela preguntan por los galgos, porque la secuencia de los perros en la novela son galgos. Yo quería hacerlo con galgos porque me parecía que el aspecto gráfico de los galgos era muy bello, pero la gente que traía a los animales me dijeron que estaba loco, que no iba a conseguir nada, que no lo iba a poder rodar con galgos porque eran muy asustadizos y muy difíciles de amaestrar. Intentamos varias combinaciones de razas de perros diferentes. Al final bueno la secuencia se hizo con un grupo de pastores alemanes, pastores belgas y mestizos de esas razas porque era lo que mejor funcionaba, pero sufrimos muchísimo. Hubo accidentes de los dobles. Y luego teníamos el problema de las cabras. Hay que ser realistas. Las cabras no son los animales más veloces ni fieros del mundo. Vale, tienen cuernos y corren, pero luego cuando llegaron allí estaban aterrorizadas y no querían hacer nada.

 

Clara Lago en la premiere de Fin

 

Los efectos digitales sin duda salvaron todos estos inconvenientes, sin embargo dificultaron en cierto modo el trabajo de los actores. Clara Lago y Maribel Verdú dejaban constancia de ello.

 

Clara Lago:

Esto de rodar con animales en una película apocalíptica con muchos efectos especiales para un actor es difícil, llega el momento croma y tienes que imaginártelo todo. A mí personalmente me sorprendió Carmen Ruiz porque tenía una secuencia con los perros que se tuvo que montar ella sola y nos dejó a todo el equipo a cuadros. Pensábamos "¡Dios mío, lo que está haciendo esta mujer!".

 

Maribel Verdú:

Ésa fue una de las cosas más espectaculares. Estábamos todos en las bicis y Dani decide tomar la decisión de tirar la comida para que los perros se vayan. Nos decía que no nos moviésemos, que intentásemos subir poco a poco a las bicis y es en ese momento cuando al personaje de Carmen le entra el ataque de pánico. Esa escena en la que los perros están atacando es todo mentira. Ella lo estaba haciendo sin que nadie la tocase. Eso es una de las cosas más difíciles del mundo para un actor.

 

Carmen Ruiz:

Es que sentía muy arropada por mis compañeros en esa escena, que me decían lo que tenía que hacer, que intentaban tranquilizarme. Creo que si no hubiese estado tan bien arropada esto hubiese sido dificilísimo. 

 

Maribel Verdú y Clara Lago se erigen como dos de las grandes protagonistas de esta historia. Comparten muchas escenas juntas y algunas con bastante grado de intensidad. Las actrices nos hablan de la relación que se creó entre ellas. 

 

Maribel Verdú:

Me preguntan si he dado algún consejo a Clara, dado que yo también empecé siendo muy joven, pero realmente considero que en todo caso es ella la que me los tendría que dar a mí que empezó antes. No he mantenido ningún tipo de relación materno-filial con ella. Eso que parta de mí es muy difícil. Creo que Clara es tan madura como lo podemos ser cualquiera de nosotros o tan inmadura como lo podemos ser cualquiera. Es más, ella sabe que soy una admiradora y una seguidora suya desde hace muchos años, que me la encuentro por los sitios, por los festivales, y siempre se lo he dicho. Me parece que es una bestia parda. Yo soy cero de "Ay, te voy a aconsejar". Me parece patético. Yo eso no lo hago.

 

Clara Lago:

Maribel es maravillosa y yo amo a Maribel, como ha dicho Carmen. La primera película que yo vi de Maribel fue Belle Epoque, cuando era pequeña y me enamoré de ella ya entonces. La primera vez que nos conocimos fue en una fiesta de nominados de los Goya. Todavía no nos conocíamos, pero cuando me vio se acercó a mí con su sonrisa y yo, al ver que se acercaba Maribel Verdú, me puse nerviosa. Me dijo: "Me ha encantado tu trabajo en El juego del ahorcado. Soy super fan". Yo no me lo podía creer. Pensaba: ¿Maribel Verdú me está diciendo esto a mí? Yo siempre la he tenido mucha admiración porque me parece otra bestia parda del cine y porque es un amor y ya trabajando con ella lo he corroborado.

 

 

Fin (2012), de Jorge Torregrossa, se estrena en España el 23 de noviembre de 2012

 

 

*José Gómez Fernández es licenciado en Comunicación Audiovisual. Ha sido guionista y director de diversos cortometrajes amateur y presentador de diferentes programas para radio y televisión local. Trabajó en el departamento de dirección en series de TVE y Antena 3, así como escribió varios años para la guía de ocio y cultura lanetro, donde dedicaba un espacio a hablar de cine.

Publicidad

Publicidad