Cultura

nacho-cabana Por Nacho Cabana

13 de diciembre de 2012

EL BOSC (2012), de Óscar Aibar. Entrevista con el director.

EL BOSC (2012), de Óscar Aibar. Entrevista con el director.

Nacho Cabana, entrevista a Óscar Aibar que estrena su última película EL BOSC basado en un relato de Alberto Sánchez Piñol  y protagonizada por Alex Brendemühl, María Molins, Pere Ponce y Tom Sizemore

Ver todas las noticias de Cultura

 

Óscar Aibar (Barcelona, 1967) ha dirigido los largometrajes El Gran Vázquez (2010), La máquina de bailar (2006), Platillos Volantes (2004) y Atolladero (1995). Ha escrito las novelas Making Of (2008) y Los comedores de tiza (2005) y el libro de relatos Tu mente extiende cheques que tu cuerpo no puede pagar (2002). También ha publicado más de 500 páginas como guionista de cómics en diferentes revistas y álbumes, y ha realizado numerosos videoclips para diferentes artistas (el último de ellos Contento, para Loquillo)

 

EL BOSC (2012), de Óscar Aibar

Óscar Aibar, en un momento del rodaje de EL BOSC

 

Este viernes estrena su última película EL BOSC basado en un relato de Alberto Sánchez Piñol y protagonizada por Alex Brendemühl, María Molins, Pere Ponce y Tom Sizemore. 

 

Tu carrera nace en el comic y ha bebido puntualmente del comic. No en vano, tu anterior largometraje. El gran Vazquez (2010)  se centraba en la figura real de un dibujante de tebeos. ¿Qué elementos del comic crees que se te han colado en El bosc?

Bueno, realmente pocos.  Lo que sí que hay es el elemento fantástico, he querido reconciliarme con el tiempo que trabajé escribiendo historietas fantásticas para publicaciones como Creepy o Zona 84. El gran Vázquez es una peli que hice homenajeando a la parte más bonita de mi vida que es cuando hacía cuatro o cinco guiones al mes para varias revistas y era un poco devolverle al comic lo que me había dado, homenajear a los grandes autores de comics que hay en España. Pero El bosc tiene poco de comic.

 

El bosc enlaza con una cierta tendencia que se puede encontrar en el reciente cine español de unir la guerra civil con un elemento fantástico, me estoy refiriendo  a  El laberinto del fauno (2006) de Guillermo del Toro o a Insensibles (2012) de Juan Carlos Medina con quien por cierto tu largometraje comparte protagonista Àlex Brendemühl. No sé si ves una cierta vocación de mezclar géneros para sacar a la guerra civil de su leyenda negra cinematográfica.

No he visto Insensibles. Tampoco me ha servido El laberinto del fauno como ejemplo. El bosc se basa en un relato publicado mucho antes que la peli de Guillermo del Toro. No es de extrañar que haya películas que utilicen como género la guerra civil Yo siempre digo que si los americanos hubieran tenido una guerra civil en el siglo XX no harían películas de otra cosa. Es normal que todos los autores españoles al menos una vez en la vida toquemos el tema de nuestra contienda porque fue un conflicto al través del cual se entiende muchas cosas que pasan hoy en día.

 

¿Qué personajes y elementos has desarrollado a partir del cuento de Sánchez Piñol que, recordemos, tiene sólo ocho páginas?

Todos los personajes de mi película ya estaban en el cuento original. Ramón (Alex Brendenmühl) hace el mismo viaje que hace en la película, Dora (María Molins) comienza la peli como parte del mobiliario de la casa y se convierte en mujer al final, un poco dominante y líder. El personaje que más hemos desarrollado es el del anarquista que interpreta Pere Ponce. El antagonista es el que hace que evolucione el relato poniendo trabas a la heroína, es un poco el Coyote que siempre está con un plan “Acme” de maldades para hacerle al Correcaminos, siempre con su maletín lleno de putadas para Dora.

 

Una de las cosas que con más acierto haces en la película es evitar caer en el maniqueísmo de presentar republicanos buenos buenísimos y nacionales malos malísimos precisamente porque haces de un anarquista el antagonista y de una persona a priori alienada con el bando nacional, la víctima y en cierta forma el héroe. Me parece que eso la hace muy distinta a otras visiones del conflicto.

Hay una forma de ver la historia que no me gusta nada y es revisitar hechos históricos desde un punto de vista actual. Yo creo que la guerra civil fue realmente más como en mi película que como la queremos ver ahora. No había una ideología tan marcada, eran circunstancias que pasaban, la gente no tenía los bandos tan claros, mi película favorita sobre la guerra civil sin duda es La vaquilla (1985) de Luis García Berlanga, una película en la que los personajes se están intentando cambiar de bando todo el rato por las novias, la vaca etc. Para mí, el momento favorito de mi largo es cuando se aparecen los moros, se tiene una leyenda cruel de ellos y ves de repente que eran una pobre gente que les habían engañado, les habían dado una formación supuestamente de élite pero eran unos campesinos del Magreb que vivían en la edad de piedra. Y de repente se ven en una contienda que no entienden y es como un encuentro en la tercera fase. Payeses mezclados con moros. Como si llegasen los extraterrestres.

 

¿Crees que estar la película rodada en Matarrañino o aragonés oriental puede obstaculizar su comercialización?

Yo voy siempre a la contra, por eso soy el único director de mi generación sin piso propio. Ahora que el cine español parece que se tenga que hacer en inglés me he decidido a hacer una película en una lengua que hablan en seis pueblos. Creo que es un dialecto muy bonito, que se entiende muy bien, que mezcla aragonés, valenciano, catalán… Es muy fronteriza y da mucha personalidad a la película. No todo el mundo habla un castellano central ni un catalán central. Hay películas estadounidenses que están habladas en inglés de zonas muy concretas, como Único Testigo (1985) de Peter Weir pero que aquí no nos damos cuenta, por el doblaje, principalmente.

 

Las criaturas fantásticas que se mencionan en la película… ¿pertenecen a alguna leyenda o tradición local o son pura invención?

Pues me gustaría contestarte que son algo típico del Alto Aragón porque así lo promocionaría de cara al turismo… pero no. Es una idea de Sánchez Piñol.

 

¿Qué opinas del momento de crisis por el que pasa la profesión en general y los guionistas en particular?

Creo que es el momento de pensar en “high concepts” muy baratos que se puedan rodar con una cámara sencilla y poco más…

 

EL BOSC (2012), de Óscar Aibar 

Alex Brendemühl, María Molins y Óscar Aibar en la presentación de EL BOSC

 

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard. 

 

Publicidad

Publicidad