Cultura

josé-luis-muñoz Por José Luis Muñoz

18 de diciembre de 2012

Damiselas en apuros (2011), de Whit Stillman

Damiselas en apuros (2011), de Whit Stillman

José Luis Muñoz: El cuarto film de Stillman se convierte, de este modo, en un compendio de cómo no hacer una película o de cómo irritar al público en 99 minutos.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Lo peor que le puede pasar a una película paródica es que la supuesta parodia se vuelva en su contra. Algo parecido a que una película de terror provoque risa, una comedía nos haga llorar o un film de acción sea lento. Eso es lo que le ha pasado al director independiente Whit Stillman, autor de  Metropolitan, Barcelona y The last days of disco, en esta película de título tan paródico como Damiselas en apuros, que remite a un film interpretado por Fred Astaire y estrena tras trece años de inactividad. Un film que gira en torno a la cursilería femenina y resulta insoportablemente cursi.

 

Un grupo de cuatro chicas, absolutamente vacuas, decide crear una especie de consultorio para prevenir suicidios en su campus universitario con una terapia de claqué. Las anécdotas de los que pasan por ese consultorio y explican sus problemas deberían ser el núcleo gracioso de la película, pero no.

 

Damiselas en apuros

 

Damiselas en apuros resulta larga, está plagada de personajes tópicos y de nulo interés que no hacen más que decir sandeces ante la cámara, sus diálogos son farragosos e interminables, los chistes no tienen gracia y los guiños al público caen en saco roto.

 

El cuarto film de Stillman se convierte, de este modo, en un compendio de cómo no hacer una película o de cómo irritar al público en 99 minutos. Queriendo hacer una antítesis de Porkys y compañía, en lo que ya es un subgénero cinematográfico made in USA (los filmes sobre los campus universitarios con alumnos gamberros, escatológicos y sexoadictos), Stillman nos ofrece un muestrario de chicas absolutamente idiotas y de encefalograma plano difícilmente creíbles y claramente insultantes para la condición femenina. Que se ríe de ellas, dirá en su defensa. Bien. Pero que lo haga con gracia, porque vista así Damiselas en apuros responde exactamente, en su esencia, a su cursi título.

 

Lo mejor, sin duda, los números musicales del final, quizá porque anuncian eso, el final de la película.

                                                                                            

Damiselas en apuros (2011), de Whit Stillman se estrenó en España el 7 de diciembre de 2012

 

 

*José Luis Muñoz es escritor. Sus últimos libros publicados son Marea de sangre (Erein 2011) de La Frontera Sur (Almuzara, 2010), Llueve sobre La Habana (La Página Ediciones, 2011), Muerte por muerte (Bicho Ediciones 2011) Patpong Road (La Página Ediciones, 2012) y Bellabestia (Sigueleyendo.com 2012) 

 

Publicidad

Publicidad