Cultura

alberto-quintanilla Por Alberto Quintanilla

24 de diciembre de 2012

Rompe Ralph (2012) de Rich Moore

Rompe Ralph (2012) de Rich Moore

Alberto Quintanilla: Disney siempre deja moralejas implícitas en sus recreaciones, siendo la de Rompe Ralph, a pesar de su lado infantil, un positivo y bello mensaje: "Quiérete a ti mismo tal y como eres para poder ser feliz".

Ver todas las noticias de Cultura

 

Hubo un tiempo en que los niños se divertían (nos divertíamos) en un lugar llamado salones recreativos. Allí, las máquinas de arcade, con mandos y botones, hacían que miles y miles de horas fueran disfrutadas entre gráficos de 16 o 32 bits, muy rudimentarios y a años luz de las nuevas tecnologías y formas de diversión que se conocen hoy en día. Títulos como Street of Fighter, Final Fight, Shinobi o el archiconocido Pac Man quizá sean recordados por muchos, seguramente.

 

Antes de disfrutar de la proyección de Rompe Ralph, se incluye una sorprendente y bella historia sobre el destino del amor llamada Paperman, cortometraje dirigido por John Kahrs. Una historia breve que sigue la buena línea a la que nos tiene acostumbrados lo mejor de la factoría Disney/Pixar.

 

Rompe Ralph (2012) de Rich Moore

 

Ahora, centrándonos únicamente en Rompe Ralph, se podrían destacar sus virtudes en la búsqueda de imaginación y en la perspectiva de agradar tanto a público infantil como a ciertos adultos que disfrutaban de los videojuegos en su infancia. Hay multitud de homenajes a personajes del mundo del videojuego: Por allí aparecen de pasada figuras como Zangief, Ryu, Ken o Mr Bison de Street Fighter, el fantasma del comecocos o incluso Sonic, el erizo que recolectaba anillos y luchaba contra el malvado doctor Robotnik, que también es retratado.

 

Disney siempre deja moralejas implícitas en sus recreaciones, siendo la de Rompe Ralph, a pesar de su lado infantil, un positivo y bello mensaje: "Quiérete a ti mismo tal y como eres para poder ser feliz". Es inútil, por mucho que quiera el personaje protagonista (voz de John C. Reilly en la versión original) dejar su lado malvado para intentar transformarse en "bueno". En la vida de los videojuegos hay unos personajes que siempre han sido preparados para comportarse como villanos. Y ahí Ralph tendrá que aceptar que su destino es aceptar que es como es y todo lo demás solo sirve para meter en problemas al resto de personas que le rodean.

 

Imperan la fidelidad, la lealtad y la amistad entre Ralph y su nueva amiga Vanellope, que sueña con vencer en un circuito en el juego de Sugar Rush, donde Ralph y ella viven todo tipo de aventuras. Los personajes de Félix Jr. y su compañera circunstancial, la sargento Calhoun de Hero's Duty también aportan buenos momentos.

 

Rompe Ralph ofrece animación de calidad con momentos divertidos, adecuado ritmo y personajes bien trabajados. Se acerca a las cumbres de Pixar aunque no llega a ser Toy Story ni Monstruos ni Wall-E ni Buscando a Nemo ni Ratatouille. Pero a ratos lo intenta...

 

Rompe Ralph (2012) de Rich Moore

 

Alberto Quintanilla es periodista, especializado en cine y cultura. Un redactor “todoterreno”. Ha escrito en multitud de medios, tanto impresos como digitales sobre todo tipo de temas: ELPAIS.com, CADENASER.com, IBLNEWS.com, INFOXXI.es, SPORTEC.com

 

Publicidad

Publicidad