Cultura

josé-gómez-fernández Por José Gómez Fernández

02 de enero de 2013

Lo mejor del cine 2012, para José Gómez Fernández

Lo mejor del cine 2012, para José Gómez Fernández

José Gómez Fernández: Aunque cuatro son las categorías premiadas, valga mi principal apuesta para una sola de ellas.

Ver todas las noticias de Cultura

Premios Travelarte 2012

 

Aunque cuatro son las categorías premiadas, valga mi mayor apuesta para una de ellas:
MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA: La vida de Pi
Como ya hiciese en  producciones anteriores, Ang Lee nos demuestra en La Vida de Pi que su sensibilidad a la hora de construir historias se encuentra un peldaño por encima de la del resto de sus coetaneos realizadores. Si a ello sumamos la grandísima fuerza visual, la enorme belleza que atesoran cada uno de los fotogramas de esta exquisita película nos encontramos sin duda con la justa merecedora del reconocimiento a la mejor película extranjera del año que recién termina. 
MEJOR ACTRIZ: Macarena García por Blancanieves
El talento de esta jovencísima intérprete, que diese sus primeros pinitos en populares series de televisión, consigue estar a la altura (cuando no superar) el trabajo de actrices mucho más consagradas que ella. Porque mi apuesta por Macarena García ya comenzó en su etapa televisiva y en su debut en el cine no ha hecho más que confirmar que su nombre será de los que escuchemos durante muchos muchos años, mi reconocimiento para ella como la mejor actriz del año 2012.
MEJOR ACTOR: José Coronado por El Cuerpo
Aunque ya venía de interpretar a otro policía en la multipremiada No habrá paz para los malvados, José Coronado cambia radicalmente de registro y nos presenta a un atormentado personaje tan extraño como convincente. De look imposible y alma atormentada el trabajo de José Coronado en este interesantísimo thriller lo alzan a la categoría de mejor actor español de todo el año que ahora termina.
MI GRAN APUESTA:
MEJOR PELÍCULA ESPAÑOLA: El Cuerpo
Son tan contadas las ocasiones en las que al finalizar una película se vislumbra en el espectador un cierto halo de sorpresa, que cuando un director de cine (más aún si se trata de un director novel) consigue eso mismo es de justicia reconocérselo de alguna manera. Y es que en el género del thriller, qué decir del thriller policiaco, han sido tantos los intentos fallidos de impactar al espectador, que en el momento presente no es arriesgado si afirmamos que éste ya no se sorprende por nada. El cuerpo, mi justa merecedora del reconocimiento a la mejor película española del año 2012, puede presumir justamente de lo contrario. Y es que tras su primer visionado no resulta extraño remontarse a aquella añorada década de los 90, cuando el cine, y más especialmente el cine policiaco, aún poseía cierta capacidad de sorpresa y nuevas y originales historias podían verse proyectadas en un patio de butacas.
Oriol Paulo, el joven realizador que se puso al frente de este proyecto ya era conocido por su trabajo de guionista, especialmente por haber escrito el libreto de Los ojos de Julia, sin embargo con El cuerpo se embarcaba en su primera experiencia como director (aquí también responsable de la historia) y, aunque ésta contaba con todos los ingredientes que un buen thriller policiaco siempre había de tener: un par de policías, un sospechoso, una extraña desaparición, un cadáver... el modo en el que se encontraban aquí mezclados ya nos indicaba que esta vez algo resultaba diferente. Y es que en El Cuerpo, por muy versado que el público esté en películas de este género, al espectador se le terminará arrebatando las riendas de la historia. Aquí no es otro que Oriol Paulo el que las lleva en todo momento. Es él el que magistralmente nos va conduciendo por los más oscuros rincones de toda esta interesante trama. Son tantos los giros argumentales a los que Paulo somete a sus espectadores que cualquier intento por adelantar los acontecimientos venideros se convertirá simplemente en un esfuerzo valdío. Y esto nos gusta... y nos gusta mucho.
El reconocimiento a tan valiente propuesta no tenía que hacerse esperar. Resulta tan sencillo para un director acabar perdiéndose entre las subidas y bajadas, giros inesperados y sorpresas constantes, de guiones como éste, que cuando un director novel consigue embarcarse en esta montaña rusa, salir totalmente ileso y mostrar una buena dosis de genialidad y talento en cada uno de sus planos, sin duda merece un premio. Lo mismo podríamos decir de su arranque, un comienzo de cinta en pleno climax que no desmerece en absoluto el desarrollo posterior de una narración que se mantiene ahí arriba durante sus casi dos horas de duración.
Como buena opera prima, El Cuerpo utiliza algunos clichés quizá demasiado usados en películas de este género, sirva de ejemplo la lluvia incesante que nos acompañará la mayor parte del metraje. También puede que una vez revisada la historia al completo algunas piezas encajen sólo si las apretamos con fuerza, pero no por ello se desvirtuará un ápice el asfixiante clima logrado en la cinta (ayudado por esa excelente banda sonora), ni hará perder un solo gramo de fuerza a una historia que consigue atraparnos en nuestras butacas cada minuto con más intensidad.
El cuerpo es suspense en estado puro, rezuma intriga en cada uno de sus fotogramas. Esta opera prima no necesita tirar de efectos de sonido ni de sustos enlatados para mantener la atención del espectador. Sus elaborados personajes de numerosas aristas, interpretados por unos actores a la altura de toda la producción (atención a Hugo Silva) o ese soberbio e impactante giro final ya son suficientes motivos para galardonar a esta película como la mejor producción española del año 2012.
¡Enhorabuena a El Cuerpo! Películas como éstas son las que sin duda necesitamos.

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA

La vida de Pi de Ang Lee

 

La vida de Pi

 

Como ya hiciese en  producciones anteriores, Ang Lee nos demuestra en La Vida de Pi que su sensibilidad a la hora de construir historias se encuentra un peldaño por encima de la del resto de sus coetaneos realizadores. Si a ello sumamos la grandísima fuerza visual, la enorme belleza que atesoran cada uno de los fotogramas de esta exquisita película nos encontramos sin duda con la justa merecedora del reconocimiento a la mejor película extranjera del año que recién termina. 

 

MEJOR ACTOR ESPAÑOL

José Coronado por El Cuerpo

 

José Coronado en El Cuerpo

 

Aunque ya venía de interpretar a otro policía en la multipremiada No habrá paz para los malvados, José Coronado cambia radicalmente de registro y nos presenta a un atormentado personaje tan extraño como convincente. De look imposible y alma atormentada el trabajo de José Coronado en este interesantísimo thriller lo alzan a la categoría de mejor actor español de todo el año que ahora termina.

 

MEJOR ACTRIZ ESPAÑOLA

Macarena García por Blancanieves

 

Macarena García en Blancanieves

 

El talento de esta jovencísima intérprete, que diese sus primeros pasos en populares series de televisión, consigue estar a la altura (cuando no superar) el trabajo de actrices mucho más consagradas que ella. Porque mi apuesta por Macarena García ya comenzó en su etapa televisiva y en su debut en el cine no ha hecho más que confirmar que su nombre será de los que escuchemos durante muchos muchos años, mi reconocimiento para ella como la mejor actriz del año 2012.

 

MEJOR PELÍCULA ESPAÑOLA

El Cuerpo de Oriol Paulo

 

El Cuerpo, de Oriol Paulo

 

Son tan contadas las ocasiones en las que al finalizar una película se vislumbra en el espectador un cierto halo de sorpresa, que cuando un director de cine (más aún si se trata de un director novel) consigue eso mismo es de justicia reconocérselo de alguna manera. Y es que en el género del thriller, qué decir del thriller policiaco, han sido tantos los intentos fallidos de impactar al espectador, que en el momento presente no es arriesgado si afirmamos que éste ya no se sorprende por nada. El cuerpo, mi justa merecedora del reconocimiento a la mejor película española del año 2012, puede presumir justamente de lo contrario. Y es que tras su primer visionado no resulta extraño remontarse a aquella añorada década de los 90, cuando el cine, y más especialmente el cine policiaco, aún poseía cierta capacidad de sorpresa y nuevas y originales historias podían verse proyectadas en un patio de butacas.

 

Oriol Paulo, el joven realizador que se puso al frente de este proyecto ya era conocido por su trabajo de guionista, especialmente por haber escrito el libreto de Los ojos de Julia, sin embargo con El cuerpo se embarcaba en su primera experiencia como director (aquí también responsable de la historia) y, aunque ésta contaba con todos los ingredientes que un buen thriller policiaco siempre había de tener: un par de policías, un sospechoso, una extraña desaparición, un cadáver... el modo en el que se encontraban aquí mezclados ya nos indicaba que esta vez algo resultaba diferente. Y es que en El Cuerpo, por muy versado que el público esté en películas de este género, al espectador se le terminará arrebatando las riendas de la historia. Aquí no es otro que Oriol Paulo el que las lleva en todo momento. Es él el que magistralmente nos va conduciendo por los más oscuros rincones de toda esta interesante trama. Son tantos los giros argumentales a los que Paulo somete a sus espectadores que cualquier intento por adelantar los acontecimientos venideros se convertirá simplemente en un esfuerzo valdío. Y esto nos gusta... y nos gusta mucho.

 

El reconocimiento a tan valiente propuesta no tenía que hacerse esperar. Resulta tan sencillo para un director acabar perdiéndose entre las subidas y bajadas, giros inesperados y sorpresas constantes, de guiones como éste, que cuando un director novel consigue embarcarse en esta montaña rusa, salir totalmente ileso y mostrar una buena dosis de genialidad y talento en cada uno de sus planos, sin duda merece un premio. Lo mismo podríamos decir de su arranque, un comienzo de cinta en pleno climax que no desmerece en absoluto el desarrollo posterior de una narración que se mantiene ahí arriba durante sus casi dos horas de duración.

 

Como buena opera prima, El Cuerpo utiliza algunos clichés quizá demasiado usados en películas de este género, sirva de ejemplo la lluvia incesante que nos acompañará la mayor parte del metraje. También puede que una vez revisada la historia al completo algunas piezas encajen sólo si las apretamos con fuerza, pero no por ello se desvirtuará un ápice el asfixiante clima logrado en la cinta (ayudado por esa excelente banda sonora), ni hará perder un solo gramo de fuerza a una historia que consigue atraparnos en nuestras butacas cada minuto con más intensidad.

 

El cuerpo es suspense en estado puro, rezuma intriga en cada uno de sus fotogramas. Esta opera prima no necesita tirar de efectos de sonido ni de sustos enlatados para mantener la atención del espectador. Sus elaborados personajes de numerosas aristas, interpretados por unos actores a la altura de toda la producción (atención a Hugo Silva) o ese soberbio e impactante giro final ya son suficientes motivos para galardonar a esta película como la mejor producción española del año 2012.

 

¡Enhorabuena a El Cuerpo! Películas como éstas son las que sin duda necesitamos.

 

 

*José Gómez Fernández es licenciado en Comunicación Audiovisual. Ha sido guionista y director de diversos cortometrajes amateur y presentador de diferentes programas para radio y televisión local. Trabajó en el departamento de dirección en series de TVE y Antena 3, así como escribió varios años para la guía de ocio y cultura lanetro, donde dedicaba un espacio a hablar de cine.

Publicidad

Publicidad