Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

05 de febrero de 2013

Àlex Monner, un soplo de aire fresco, finalista al Goya

Àlex Monner, un soplo de aire fresco, finalista al Goya

Àlex Monner, Marina Comas, Albert Baró, Los niños salvajes de Patricia Ferreira, un soplo de aire fresco.

Ver todas las noticias de Cultura

Àlex Monner es finalista para el Goya como mejor actor revelación por su trabajo en Los niños Salvajes, por el que ya tiene el prestigioso premio Gaudí a la mejor interpretación masculina, desde Travelarte celebramos esta merecida nominación al Goya y su premio Gaudí, pero hoy también quiero recordar a los otros dos "niños salvajes": Marina Comas y Albert Baró, con unos renglones escritos y las imágenes que capté de ellos cuando se estrenó la película, que con mi grano de arena apoyé en su difusión, sencillamente porque me emocionó. Hoy quiero compartir estas imágenes, no por su calidad fotográfica, sino porque me parecen un documento que transmite llaneza y verdad. Y al verlas recuerdo algo que me dijo Patricia Ferreira cuando la entrevisté hablando de sus "tres niños": "Ahora que has visto la película tantas veces te olvidas de que tú eres la directora, empiezas a verla como algo externo, empiezas a descubrir esas magníficas interpretaciones de esos chavales y de esa verdad que irradian".

 

Àlex Monner, Marina Comas y Albert Baró  ©Luis Muñoz Díez

  Juego de manos

 

Los tres chicos lo valen, pero hay que reconocer el gran mérito de la directora Patricia Ferreira. Los niños Salvajes es una película de las que salen pocas, porque es difícil, tremendamente difícil, hablar de ese paso entre la niñez y la madurez, cuando ya no se es ni niño ni adolescente, cuando ese temblor ya no pertenece a tu presente. Hay cineastas que lo han logrado y cintas magníficas como Deprisa, deprisa, de Carlos Saura, una verdadera historia de amor entre basura, pero ese retrato pertenece al mundo marginal. Otro caso no tan logrado es la lectura que hizo Motxo Armendariz de la novela de José Ángel Mañas de la muy cruel Historias del Kronen, que toca una época de dinero fácil, mucha libertad, que hace de los adolescentes un ego con patas, sin ética alguna, y los personajes son algo mayores. El empeño de Patricia Ferreira se queda en la mitad: ni tan marginales como los chicos de Saura ni tan amorales como los del Kronen, su historial se mantiene más a ras de suelo. Sus personajes son reconocibles, aunque el desenlace sea el más inesperado y esté más cercano a Barrio de León de Aranoa.

Patricia Ferreira pone bajo el foco a tres niños, a los que con tan poca edad se les ha marcado con un suave goteo de ausencias y desamor. Reaccionan de una forma imprevista, van por libre, y la unión de los tres chicos sólo se basa en su propia soledad y en el desconocimiento que se tiene a una edad de los códigos con los que se manejan los adultos.   

 

Àlex Monner ©Luis Muñoz Díez

 

Sin duda, Àlex Monner vive un dulce momento con esas Pulseras rojas. En aquel momento Alex hablaba así de su personaje, un grafitero que piensa que nada se le ha perdido en la escuela y que le ha valido el el prestigioso premio Gaudí y ser finalista en los premios Goya: "Mi personaje es un chavalín de quince años muy extremista...Hace las cosas por impulso, primero la caga y después piensa en lo que ha hecho. No le gusta estudiar, falta a clase y se va a trabajar, y con eso se gana dinero"

 

Àlex Monner, Marina Comas y Albert Baró  ©Luis Muñoz Díez

 

Albert Baró dijo de Gabi, su personaje: "Gabi vive un poco asustado, su padre tiene un carácter muy duro y le obliga a hacer horas de entrenamiento en kickboxing para que sea un campeón, cuando a él no le gusta demasiado ese deporte, pero lo hace sólo para darle gusto y que sea feliz".

 

Àlex Monner, Marina Comas y Albert Baró  ©Luis Muñoz Díez

 

Le comenté a Marina "A Gabi y a Alex los entiendo, en cambio a Oki, tu personaje, me cuesta entenderla, ¿cómo es Oki?". Marina me dijo: "Oki es una chica de quince años, hija única, muy tímida, pero que a la vez tiene un carácter muy fuerte, y eso le hace tener mucha energía negativa dentro porque no expresa lo que siente y se lo queda todo para ella. Saca malas notas, tiene problemas con los profesores y sobre todo un problema grave de incomunicación con sus padres, no la entienden y ella no los entiende a ellos ni entiende sus reacciones".

 

Àlex Monner ©Luis Muñoz Díez

 

Me gustan estas fotos, están despeinados, sus poses y su indumentaria son las que les corresponden. Les deseo a los tres lo mejor, aunque seguro que ya lo tienen, y a Àlex, si te dan el Goya que lo recibas con mucha alegría y si no es así que te disgustes lo justo, porque no hay que olvidar nunca que lo mejor está por venir.   

 

 

Publicidad

Publicidad