Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

04 de febrero de 2013

Mamá, de Muschietti. Una visión negativa por Alicia Robles

Mamá, de Muschietti. Una visión negativa por Alicia Robles

Luis Muñoz Díez: Sorpresa en la taquilla de Estados Unidos. Mamá es una coproducción entre Canadá y España dirigida por Andrés Muschietti, y ha sido este fin de semana la más taquillera con 28, 4 millones de dólares. En Travelarte, tendremos más opiniones. Hoy contamos con la visión poco positiva de Alicia Robles.

Ver todas las noticias de Cultura

Una de las premisas indispensables para construir una ficción es la verosimilitud. A veces la realidad resulta inverosímil porque las piezas no encajan pero eso no funciona en la ficción. En la ficción se pueden crear universos paralelos, fantasías creativas pero siempre tienen que ser verosímiles para que el lector o espectador se las crea o participe en ellas. La película “MAMÁ” incumple esa principal premisa de la verosimilitud desde el primer minuto. Por mucha crisis económica que haya o que hubiese habido resulta inverosímil que un padre familia decida acabar primero con su mujer y después largarse con sus dos pequeñas hijas para matarlas y suicidarse después en un lugar que ni él mismo sabe. Las niñas son dos tiernas criaturas rubias que el director –o más bien directores de la película- intenta conmover a los espectadores con su ingenuidad y preciosas caritas. Oh, qué horror, el padre va a matarlas! Oh, qué horror, el padre está tan trastornado que conduce su coche a alta velocidad por una carretera nevada sin saber adónde va! Oh, qué horror, la niña mayor, de tan solo tres años alarma a su propio padre de la conducción temerosa que hace! Lejos de crear un atmósfera de complicidad con el espectador lo que se crea es una situación inverosímil, como lo es el accidente de tráfico en el que todos salen más o menos ilesos, que tras salir del coche encuentren una cabaña desierta con muebles y chimenea; que el padre trastornado decida matar a sus pequeñas hijas y después suicidarse: ¿no habría sido más fácil estampando el coche contra aquel árbol? Pues no, milagrosamente sobrevivieron y milagrosamente, también, el padre desaparece y las niñas sobreviven protegidas por un ser fantasmal que las alimenta con cerezas. Cinco años después el tío de las niñas - que desde que desapareció su hermano y sus sobrinas no ha dejado de buscarlas, costeando su búsqueda- las encuentra por fin como si fuesen dos animales salvajes. Lo que llama el  interés sociológico y científico para un psicólogo o antropólogo que decide investigar con las niñas como si fueran el mito de Mowgli –aun cuando las niñas no estuviesen en ninguna selva sino en un bosque en el que increíblemente nadie dio durante cinco años a encontrar ni el coche ni la cabaña- decide indagar a través de la hipnosis con la niña mayor quién las ha cuidado durante todos esos años. La niña pequeña tiene comportamientos animales y ambas dicen que las ha cuidado un ser extraño a quien llaman Mamá. La película se ha inspirado en cortometraje de dos minutos, probablemente el corto fuese bueno pero convertirlo en un largometraje de terror no ha sido lo más acertado. Cada ficción tiene un “metraje”, es decir, unas dosis. Lo que funciona para un relato corto no funciona para un relato largo. Intentar hacer de un microrrelato una novela no suele funcionar, convertir un buen cortometraje de dos minutos en una película de 100 minutos tampoco funciona, por muy buenos que sean los actores y por muchas buenas intenciones que tengan sus productores. Lo siento por Guillermo del Toro que patrocina esta película.  Parece que terror para MAMÁ solo funciona con espectros que salen de paredes o de armarios y que solo pueden asustar a espectadores que quieren ser asustados –como la espectadora que tenía al lado de mi butaca, que cada vez que asomaba el espectro gritaba como si la hubiesen la pisado un callo del pie; hasta hubo un momento que temí por su estado salud- No sé si en realidad se lo creía, si se asustaba de verdad o si la habían pagado por asustarse. Tal inverosimilitud me ha dejado tan descompuesta que ya no sé qué pensar…¿Sería la mamá de Rajoy o la de Zapatero?

 

Mamá, de Andrés Muschietti

Publicidad

Publicidad