Cultura

josé-gómez-fernández Por José Gómez Fernández

14 de febrero de 2013

La trama (2013) de Allen Hughes

La trama (2013) de Allen Hughes

José Gómez Fernández: En tiempos de convulsión política y no poca corrupción nos llega La trama, la primera película en solitario de Allen Hugues, una insustancial cinta que, a modo de thriller político, intenta llevar a la gran pantalla lo que hace ya tiempo dejó de ser ficción.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Allen Hughes, en su primera experiencia en solitario como director (anteriormente conocido por ser la mitad de ese binomio que compuso junto a su hermano gemelo Albert y que nos había dado títulos como El libro de Eli o Desde el infierno), nos presenta La trama, un thriller político protagonizado por tres estrellas americanas que, si bien es cierto ya no poseen el relumbrón que años atrás poseyeran, aún siguen atrayendo un buen número de espectadores a cualquier sala de cine.

 

En La trama Mark Wahlberg da vida a Billy Taggart, un detective privado de turbio pasado que es contratado por Nicholas Hostetler (alcalde de Nueva York interpretado por el muy de moda Russell Crowe, gracias tanto a Los Miserables como a su próxima aparición en la esperadísima El hombre de acero) para que investigue las supuestas infidelidades de la primera dama (una Catherine Zeta-Jones varios enteros por encima de su último y lamentable trabajo de nombre Un buen partido). Una investigación que le llevará a descubrir que detrás de ese encargo se esconde una intención mucho más oscura: el poner a salvo toda una trama de corrupción que pondría en jaque mate la carrera y la vida de cualquier político.

 

Catherine Zeta-Jones y Russell Crowe en La trama

 

Lo que está claro es que el guión de La trama no sorprende por lo arriesgado de su planteamiento (de hecho, viviendo en el país que lo hacemos, cosas mucho más perversas en cuanto a corrupción vemos diariamente en las páginas de cualquier periódico). Su realización no pasa de correcta, muy ajustada a aquello que nos está contando sin adoptar riesgo alguno. Y es que La trama es una película ante todo funcional. Busca claramente un objetivo previamente marcado y se limita a cumplirlo sin mostrar ningún tipo de generosidad añadida. Durante sus poco más de cien minutos de duración, Allen Hughes se limita a contarnos una historia de corrupción política, no exenta de algunos patinazos narrativos, del modo más práctico posible, sin hacer ningún tipo de alarde, sin crear un clima o una atmósfera en cierto modo reseñables, haciendo uso de un ritmo óptimo pero en nada brillante, así como desaprovechando a tres pesos pesados de la industria de Hollywood (Mark Wahlberg, Russell Crowe y Catherine Zeta-Jones) y obteniendo de ellos unas interpretaciones tan justas que parece fueron concebidas únicamente para cubrir el expediente.

 

Russell Crowe, Jeffrey Wright y Mark Wahlberg en La trama

 

Es posible que también sobren muchos de sus estereotipos, como aquel que termina vinculando el carácter de víctima o verdugo al estrato social de procedencia del personaje. Y es que las víctimas de esta historia son representadas, cómo no, por la comunidad latina de la ciudad de Nueva York, aquella sociedad desfavorecida que, hacinada en barrios marginales, sufre las ansias de poder de un elegante “hombre blanco”, el cual, superado por su ambición, termina convirtiéndose en el más corrupto de todos los políticos.

 

Es de justicia reconocerle que una vez puestos en escena los diferentes elementos que componen esta trama, Allen Hughes consigue enlazar los cabos de la historia para dar un resultado en cierto modo armonioso. No se pierde en divagaciones innecesarias tan características de este género, ni confunde al espectador con un sinfín de vueltas de tuerca. Los giros que experimenta La trama son los puramente necesarios. Un aspecto positivo complementado correctamente con un interesante desenlace, que rompe en cierto modo la previsibilidad que a priori podría tener toda la cinta.

 

Catherine Zeta-Jones en La trama

 

Puede que todos estos reconocimientos añadan un cierto plus de valía al conjunto de toda la película, pero nada de ello parece ser suficiente para valorar a la misma más allá de un aprobado ciertamente mediocre. Y es que La trama entretiene igual que una hamburguesa consigue saciar el hambre. Quien acuda a las salas con intención de pasar un buen rato es posible que encuentre en esta película aquello que está buscando. Para el resto, casi seguro terminará sabiendo a poco.

 

 

La trama (2013), de Allen Hughes, se estrena en España el 15 de febrero de 2013

 

 

*José Gómez Fernández es licenciado en Comunicación Audiovisual. Ha sido guionista y director de diversos cortometrajes amateur y presentador de diferentes programas para radio y televisión local. Trabajó en el departamento de dirección en series de TVE y Antena 3, así como escribió varios años para la guía de ocio y cultura lanetro, donde dedicaba un espacio a hablar de cine.

Publicidad

Publicidad