Cultura

joseluismunoz Por Luis Muñoz Diez

22 de febrero de 2013

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow

Luis Muñoz Díez: Con películas como Si fuera fácil, queda claro que en cine si se cuenta con talento aún está todo por hacer y Judd Apatow, sin duda lo tiene.

Ver todas las noticias de Cultura

Si fuera fácil es la cuarta película del productor, escritor y director Judd Apatow. Una comedia que retoma a Pete y a Debbie, dos personajes de su película Lío embarazoso (2007), pero ahora nos los presenta en la cuarentena. Inicia la película en la mañana del día que Debbie cumple cuarenta años, esa cifra redonda que a todos, en su momento, nos dio algo de vértigo traspasar. La pareja lo está celebrando en la ducha de una manera  apasionada, que acaba con una discusión tan cómicamente real que traspasa y consigue que sintamos empatía por los  personajes. A lo largo de la película parecerá como si los conociéramos de toda la vida.   

 

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow

Pete (Paul Rudd) y Debbie (Leslie Mann) y sus hijas

 

Pete (Paul Rudd) y Debbie (Leslie Mann), viven con sus dos hijas, y el cuarteto está en constante evolución, sin diferenciarse mucho la edad, con sus dudas quiebros y flaquezas.  El Judd Apatow guionista acierta de pleno al plantear un guión circular, como un tiovivo, en el que cada vuelta nos va dando más información de los personajes y añadiendo parientes. Así sabremos que Debbie tiene un padre con el que no se trata (John Lithgow), y que el de Pete es un desahogado que pasada la sesenta vive a costa de su hijo (Albert Brooks), y no sólo él, sino una mujer más joven y unos trillizos fruto de una inseminación artificial.

 

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow

Albert Brooks padre de Pete y John Lithgow el padre de Debbie

 

Pete es productor musical y Debbie la propietaria de una tienda de ropa. La pareja padres e hijas como en la vida misma, a ratos se comportan como adultos y a ratos como niños. Hay una secuencia memorable que da pie a dos más, in crescendo, en la que Debbie, por defender a su hija de una cuita de adolescentes, avasalla y arremete contra un chaval y le amenaza como si perteneciera a la camorra. Este despropósito da pie a otra secuencia en la que la madre del chaval, (Melissa McCarth que está genial)  pide explicaciones a Pete, pero este en vez demostrar más cordura, y por defender el honor de su mujer y a su hija supera en el despropósito a la propia Debbie. Pero la cumbre llegará cuando los padres son llamados al despacho de la jefa de estudios, y la secuencia da para tanto que Judd Apatow la monta  ampliada y con ella cierra los 139 minutos de proyección después de los títulos de crédito.

 

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow

Leslie Mann, Paul Rudd y Melissa McCarthy, en una secuencia cumbre

 

Para mí están bien todos, Paul Rudd compone un Pete travieso, sensible y simpático, Leslie Manm es la mujer del director, que está guapa, divertida y brillante, las hijas de Pete y Debbie en la ficción son las hijas en la vida real del director y la actriz. Los secundarios están a la altura en esta película que tiene mucho de coral. En Si fuera facil, queda claro que mientras se está vivo se crece, se evoluciona, se mete la pata, y en eso pesa poco o nada la edad cronológica.

Con películas como Si fuera fácil, queda claro que en cine si se cuenta con talento aún está todo por hacer.

 

Si fuera fácil, (2012), de Judd Apatow, se estrena en España el 22 de febrero de 2013.

 

Publicidad

Publicidad