Cultura

nacho-cabana Por Nacho Cabana

04 de marzo de 2013

Entrevista a Antonio Méndez Esparza, director de Aquí y allá.

Entrevista a Antonio Méndez Esparza, director de Aquí y allá.

Nacho Cabana, entrevista a Antonio Méndez Esparza, director de Aquí y allá, película ganadora entre otros muchos galardones, de el Gran Premio de la “Semana de la Crítica” en el último festival de Cannes.

Ver todas las noticias de Cultura

Antonio Méndez Esparza nació en Madrid y estudió cine en la Universidad de Columbia, Nueva York. Es el director de Una y Otra Vez, ganador del premio al mejor corto narrativo en la edición del 2009 del Los Angeles Film Festival, el primer premio en el Concurso de Cortometrajes Versión Española y premio DGA al Mejor Director de Cine Latino-Costa del Este, además de otros reconocimientos.

 

Aquí y allá es su primer largometraje con el cual ganó el Gran Premio de la “Semana de la Crítica” en el último festival de Cannes, el Premio al Mejor Director en el Festival de Tesalónica, Premio a la Mejor Película y al Mejor Director en el Festival de Bombay, Mención especial en la sección de "Nuevos Autores" del AFI-FEST de Los Ángeles, Premio a la Mejor Película (Louve d'or) en el Festival de Cine de Montreal y Premio a la Mejor Película “Spirit of Freedom” en el Festival de Cine de Jerusalén.

 

 Entrevista a Antonio Méndez Esparza, director de Aquí y allá.

 

  

¿Cómo llega un español a rodar en un pueblo de México su primer largometraje?

El culpable de que yo acabara en Copanatoyac es Pedro de los Santos a quien conocía por motivos no profesionales (estaba empleado en un supermercado) Luego hice con él una serie de trabajos sobre emigrantes latinos en Nueva York, entre ellos un corto llamado Una y otra vez que se desarrollaba en Patterson, New Jersey, apenas a una hora de Manhattan. Hasta que un día me cuenta que quiere regresar a su pueblo natal, en el estado mexicano de Guerrero, para formar una banda de música.. Así que me fui con él hasta Copanatoyac unos diez meses antes de empezar el rodaje.

 

¿Ya conocías México?

De pequeño viví allí unos años y luego lo había visitado varias veces.

 

¿Cuál fue tu primera impresión de ese rincón del México profundo?

Pues me limité a observar y a aprender, todo el mundo te abre las puertas de su casa sin problemas… Te he decir que fui hasta allí a ciegas, no había hecho una investigación previa ni nada. El guión lo había escrito en Nueva York y quería comprobar si lo que ocurría y cómo ocurría podía ser cierto o no. Cuando regresé de Copanatoyac, reescribí el guión para ajustarlo a mis experiencias durante el viaje. Y luego me lo seleccionaron para el laboratorio de guiones del Sundance Institute.

 

¿Cómo fue el trabajo de guión con ellos?

Es un programa de cinco días muy intensos que incluyen reuniones y talleres. Te he de confesar que fui con mucho miedo de que no les gustara nada la historia que había escrito. Me dieron muchas ideas abstractas y con todo ello reescribí el guión de nuevo.

 

¿Hubo muchos cambios en esa nueva versión?

No, algunas de las sugerencias ya las había pensado yo con anterioridad y de hecho pensaba aplicarlas durante el rodaje. Lo que siempre respeté fue la estructura en tres partes, cada una dedicada a uno de los tres temas principales de la historia. Sabía que tenía que llegar de A a B y eso me dio la libertad de desviarme si lo consideraba necesario.  Luego, cuando ya tuve listo el primer corte, se lo mandé y me dijeron lo que creía que funcionaba y lo que no.

 

¿Cuál es tu técnica para dirigir a actores no profesionales?

La clave creo que fue hacerles entender que el rodaje era un espacio casi sagrado pero también lúdico que nosotros habíamos creado, en el que todo podía suceder y en el que cualquier cosa que ocurriera era susceptible de ser incorporada a la película. De todas formas, con actores no profesionales no puedes ser muy estricto porque acaba siendo contraproducente. Es muy importante medir con qué estado de ánimo llegan cada día. Si están tristes tienes que cambiar el plan de rodaje para rodar una secuencia triste y si están contentos para grabar una secuencia positiva. Es un infierno para los equipos de dirección y producción, aunque, en mi caso, entendieron que era imprescindible.

 

¿Y el casting? ¿Por qué no elegiste a las hijas reales de Pedro para interpretarse a sí mismas? ¿Quiénes son las niñas que aparecen?

En el casting lo más importante es adivinar lo que una persona te puede dar y lo que no. Las hijas reales de Pedro son muy tímidas, enseguida les daba todo vergüenza o se echaban a reír de repente. Así que hicimos un casting bastante amplio y elegimos a las dos chicas que aparecen en la película.

 

Que no son hermanas de verdad…

No, una es del mismo pueblo que Pedro y la otra, no.

 

¿Cuál fue la reacción de los implicados al ver Aquí y allá acabada?

Pedro vio la película en el festival de Morelia y luego hicimos una pequeña gira proyectándola en los pueblos de la zona, al aire libre… Fue muy bonito… Pedro se emocionó mucho, le gustó.

 

¿Sigue él en Copanatoyac?

Sí. Y tocando con su banda de música.

 

Y luego a Cannes…

En Cannes, antes de seleccionarla, nos dijeron que les había gustado pero que era demasiado larga y que la abreviáramos. No hicieron ninguna sugerencia concreta. Así que revisamos con lupa todo el metraje para quitar todo lo que pudiera resultar repetitivo o poco creíble. No eliminamos ninguna secuencia entera, sólo un poco de aire a algunas.

 

Tus siguientes proyectos… ¿mantendrán la mezcla entre documental y ficción de “Aquí y allá”.

Sí, estoy trabajando en una coproducción con Brasil que tendrá el mismo tono que ésta.

 

Entrevista a Antonio Méndez Esparza, director de Aquí y allá.

  

AQUÍ Y ALLÁ se exhibe actualmente en las siguientes salas: 

Renoir Princesa (Madrid)

Verdi (Barcelona)

Yelmo Icaria (Barcelona)

Truffaut (Girona)

Funatic (Lleida)

Babel (Valencia)

Albéniz (Málaga)

Casablanca (Valladolid)

Monopol (Las Palmas)

Multicines (Bilbao)

Príncipe (San Sebastián)

Cine Ciutat (Palma de Mallorca) -- 8 de marzo

 

*Nacho Cabana es guionista de cine y televisión y ha participado en las series “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard.

Publicidad

Publicidad