Cultura

benito-garrido-gonzález Por Benito Garrido González

18 de mayo de 2012

Entrevista a Kristin Gore por "La dulce Jiminy"

Entrevista a Kristin Gore por "La dulce Jiminy"

La dulce Jiminy es una novela de profundos tintes sociales, una investigación sobre unos crímenes olvidados, un combate contra la resignación y la impunidad de la barbarie racista.

Ver todas las noticias de Cultura

Con motivo del lanzamiento de su última novela titulada La dulce Jiminy (Editorial Suma de Letras, 2012), hemos entrevistado a la escritora norteamericana Kristin Gore. La segunda hija del ex vicepresidente Al Gore, estuvo visitando nuestro país para presentar su libro.

 

PortadaLa dulce Jiminy es una novela de profundos tintes sociales, una investigación sobre unos crímenes olvidados, un combate contra la resignación y la impunidad de la barbarie racista en el estado sureño de Misisipi.

Sumida en la crisis de los veinticinco, Jiminy Davis abandona repentinamente la facultad de Derecho de Chicago y se refugia en la granja de su abuela Willa, en el Misisipi rural. Busca sosiego y tranquilidad, pero acaba topándose con más complicaciones y problemas de los que podría haber imaginado. Conmocionada, descubre que allí ha vivido otra Jiminy: la hija de Lyn, el ama de llaves que siempre ha trabajado en casa de su abuela. Cuatro décadas antes, en la época de la lucha por los derechos civiles, esa otra Jiminy es víctima de un asesinato por odio racial, y muere junto al marido de Lyn. Con la ayuda de Bo, el sobrino del ama de llaves, Jiminy decide investigar ese caso sin resolver, para gran disgusto de todos aquellos que prefieren no remover el pasado.

Con una prosa radiante y un certero reflejo de las costumbres sociales de los pueblos del sur de Estados Unidos, La dulce Jiminy atrapará a los lectores. Este nuevo rumbo de la obra de Kristin Gore sorprenderá y cautivará a los admiradores de sus anteriores novelas.

 

¿Qué va a encontrar en La dulce Jiminy el nuevo lector de Kristin Gore?

El lector que abra este libro se encontrará una historia que acontece en la época actual en el sur de EEUU, pero que está relacionada con unos crímenes que sucedieron hace décadas. La novela entonces trata de cerrar esos crímenes no resueltos, curar heridas antiguas. Jiminy, la protagonista de esta historia, lo que hace es remover todo un pasado que a mucha gente no le gusta recordar. Espero transmitir ideas como la redención ante temas controvertidos, la relación entre personas, el poder que tienen los secretos. Porque en el sur no se dice que las familias tengan secretos, sino que hay cosas de las que simplemente no se habla.

 

¿Cuál fue la idea principal que sirvió de detonante a la novela?

El origen de esta novela está en una serie de artículos que se empezaron a publicar entre 2006-07 sobre casos de crímenes y delitos reales que no se habían cerrado, de abusos contra los derechos civiles que habían cometido antiguos miembros del Ku Klux Klan. Fue en esas fechas cuando en EEUU se empezaron a reabrir esos casos, con la idea clara de resarcir a las víctimas y castigar a los verdugos antes de que éstos fallecieran. Todos esos artículos me hicieron plantearme la posibilidad de ir al sur para entrevistarme con personas que hubiesen vivido realmente esas circunstancias pasadas. Escuchar todas esas desgarradoras historias, me hicieron plantearme una historia de ficción que pudiese acercarse a esa realidad.

 

Novela centrada en el odio racial. ¿Te basaste en alguna historia real concreta?

Todo lo que aparece en la novela es invención, pura ficción. Lo que pasa es que las historias reales que me contaron o sobre las que leí, son crónicas verdaderamente muy parecidas. Algunas incluso pueden ser más crudas y crueles que la que yo cuento en el libro, y otras llegan a tener un buen final, pero mi base para la ficción son esas memorias reales.

 

¿Crees que todavía se respira la intolerancia racista en algunos de esos lugares?

Desafortunadamente, sí. Todavía muchas de estas pequeñas ciudades del sur de EEUU siguen llevando esa carga tan pesada que supone el odio racista.

 

¿Sigue siendo doloroso rebuscar en el pasado?

Sí, efectivamente, y todavía sigue habiendo muchísimos silencios, muchos secretos. El problema es que esos secretos siguen siendo en la actualidad una carga para la juventud, pues se trata de un pasado que ellos aún tienen que arrastrar. Por eso creo que es bueno cerrar ese tipo de casos, esas heridas abiertas, para de esta manera pasar página y seguir hacia delante. La única manera viable creo que es hablar del tema y sacar a la luz todos esos delitos pasados.

 

AutoraTu libro es un gran retrato de esa sociedad americana de los pueblos a veces tan cerrada e intransigente.

Son características que se suelen dar en todo el país. Quizás el sur tiene un legado muy especial por la guerra civil y la tradición de la esclavitud, pero en el norte, tanto en ciudades grandes (Boston, Nueva York, Detroit...) como pequeñas, se siguen dando casos de odio racial. Y lo que puede cambiar es que en estos casos ya no es tanto el odio blancos-negros, sino contra los inmigrantes en general. Pero estos odios no son exclusivos de EEUU, los podemos encontrar en cualquier parte del mundo.

 

Personajes llenos de contradicciones ¿Está ahí realmente el atractivo de los mismos?

Jiminy como todo ser humano, tiene sus capas, sus claroscuros, sus contradicciones, y como todos en la vida, tiene cambios en su personalidad pues evoluciona. Lo que hace más real y cercano a un personaje es ver su evolución, como va cambiando, pues en el fondo, es algo que a todos nos pasa.

Desarrollar personajes interesantes con diferentes puntos de vista era algo que buscaba desde el primer momento. Considero que es el mejor camino para atraer y enganchar a lectores de todo tipo que estuviesen interesados en este tipo de historias.

 

Pasado y presente se entrelazan perfectamente en la novela. Me parece una estructura narrativa muy estudiada.

Sí, he tenido que trabajar mucho a la hora de ordenar y estructurar la novela. Me alegra ver que te has percatado de esa labor, y espero que el resto de los lectores también pueda apreciarlo, aunque a mí lo que me gustaría realmente es que disfrutaran de la lectura del libro.

 

¿Esperas tener tanto éxito aquí como en tu país con este libro?

Nunca espero nada, nunca. Simplemente ya, el hecho de que se me publique en España es algo genial, y estoy realmente agradecida por ello. Lo único que puedo esperar es que los lectores españoles disfruten de esta novela.

 

¿Cuándo y como se planteó Kristin Gore comenzar a escribir?¿Le resultó algo difícil?

Nunca he querido ser otra cosa que escritor. Desde pequeña siempre quise dedicarme a escribir. Recuerdo que de muy pequeñita, mis padres venían a contarme cuentos, que a mí me fascinaban. Y cuando empecé a leer, y me di cuenta que había gente que firmaba esas historias, entonces me reafirmé mucho más en mi idea de ser escritora. Transportarte a un mundo distinto es algo que siempre me atrajo, y la literatura era el camino más directo. Esto se convirtió en mi sueño y estoy muy contenta de haberlo podido cumplir. Seguiré escribiendo, y espero que haya muchos lectores que me lean.

 

¿Cuáles han sido tus influencia literarias más importantes?

Muchas. Y además muy variadas: O’Connor, Faulkner, Hemingway, Foster Wallace, Woody Allen, Alice Munro. Y muchos más autores, tantos que quizás no podría parar de enumerar.

 

¿Podrías hablarnos de tus nuevos proyectos a corto plazo?

Ahora mismo estoy trabajando en otra novela que todavía está en la cocina. Tengo los ingredientes pero me falta guisarlos, estructurarlos bien. Así que me cuesta un poco hablar de ella.

También estoy trabajando en una nueva película.

 

Muchas gracias Kristin por tu tiempo y tus respuestas. Suerte con el libro.

 

La dulce Jiminy.  Kristin Gore.  Editorial Suma de Letras, 2012.  350 páginas.  17,50 €

 

Kristin Gore es licenciada en Harvard, universidad en la que desempeñó el puesto de directora de la revista humorística The Harvard Lampoon. Ha escrito las novelas La colina de Sammy (2004), incluida en la lista de los más vendidos de The New York Times, Sammy y la Casa Blanca (2007) y La dulce Jiminy (2011). Como guionista, ha participado en documentales y largometrajes cinematográficos tanto en Europa como en Estados Unidos. También ha colaborado como guionista en varios programas de televisión, entre los que se cuentan Futurama y Saturday Night Live, gracias a los cuales ha sido nominada a un Emmy y ha ganado un premio del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos. En la actualidad escribe otra novela y desarrolla varios guiones cinematográficos.

 

Publicidad

Publicidad