Cultura

justosotelo Por Las tertulias de Justo Sotelo

01 de diciembre de 2012

Esta semana nos visita la escritora Mónica L. Esgueva.

Esta semana nos visita la escritora Mónica L. Esgueva.

Mónica L. Esgueva: "La negatividad se retroalimenta en su propia sombra, y desde ahí nunca puedes ver la luz"

Ver todas las noticias de Cultura

 

Viajera infatigable, ha recorrido más de 70 países diferentes. Vivió diez años fuera de España (un tiempo en Londres, y el resto en París), y ahora tiene fijada su residencia en España, aunque pasa  temporadas en Asia cada año, donde principalmente se dedica a estudiar el desarrollo de la mente con lamas tibetanos (en la India, Nepal y el Tíbet). Asimismo recibe enseñanzas regularmente de SS el Dalai Lama en el Himalaya.


Es autora del libro “Cuando Sea Feliz”, publicado por Ediciones Urano (en España y en Sudamérica) y de la novela “Donde pueda rozar tu corazón” de ed. Luciérnaga.


Está licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, es Máster en Comercio Exterior, en PNL (Programación Neurolinguística) y Máster en Coaching con PNL.

Además de dedicarse al Coaching ejecutivo (ayudando a directivos a desarrollar su potencial) y al Coaching personal (asistiendo  a las personas a vivir con más plenitud), colabora con empresas para potenciar su Talento Humano a través del Coaching de equipo y talleres especializados. Es colaboradora de TVE La 2 y de diversas revistas, además de profesora. 

 

Cuando Sea Feliz Mónica L. EsguevaEstudiaste economía, y trabajaste como economista durante un tiempo hasta que decidiste dejarlo todo y marcharte a la India. ¿Quieres explicar a los lectores qué te decidió a tomar esa decisión?

Fue algo que llevaba madurando a lo largo de años, mi estancia en la India solo fue un catalizador que me mostró que estaba preparada para hacerlo, o al menos junté el suficiente coraje para dar el salto al vacío y cambiar totalmente vida para alinearla con mis valores y con el sentido que para mí tenía, y a la postre ser coherente entre lo que para mí era importante: inspirar y ayudar a otras personas.

 

¿Por qué escribes, y cómo calificarías tu obra?

En mi caso, como para muchos escritores, viene de un impulso interior que te impele a sacar fuera en forma de palabras, conceptos e historias lo que llevas dentro.

Nunca he pensado que tuviera que calificarla… Supongo que es un canto a la felicidad y a la necesidad humana de vivir vidas más plenas y profundas que trasciendan la empolvada rutina del día a día.

 

¿En quién te inspiras para crear?

En el impulso de traer un pedacito de Cielo a la Tierra.

 

Háblanos de estas frases que has escrito en tu blog:

Hundirse en la miseria, añadir lamentación y desesperación no sólo no ayuda en nada, sino que lleva a hundirte más y a ahogarte indeleblemente: Y una vez dentro del pozo, resulta muy difícil salir”.

La negatividad se retroalimenta en su propia sombra, y desde ahí nunca puedes ver la luz.

 

“Una sola emoción de culpabilidad o enfado puede desbaratar todos tus esfuerzos previos de paz mental durante largo tiempo”.

Cuando cedes a las emociones dañinas pierdes el frágil equilibrio que tanto cuesta lograr. Mejor gestionarlas antes de que te superen.

 

Donde pueda rozar tu corazón Mónica L. Esgueva

“Siempre me ha resultado curioso el papel tan insignificante que tiene el silencio en la sociedad occidental. Nuestras vidas están tan llenas de acción y ruido, que “no tenemos tiempo” para nada más”.

Vivimos enfrascados en la acción sin dirección y rodeados de parloteo incesante y banal. Para lograr serenidad es necesario rodearse de nubes de silencio de manera regular. Sin ello no hay consciencia ni progreso ninguno.

 

Has escrito también sobre las características de una “persona evolucionada”. ¿En qué se podría notar una persona evolucionada de la que no lo está?

Básicamente las personas que no están obsesionadas consigo mismas, con su vanidad, con lo que tienen o lo que han logrado; las que sonríen cuando las circunstancias no son favorables, las que siempre están dispuestas a ayudar a otros, las que piensan de manera independiente y escuchan a su corazón, las que buscan la cooperación por encima de la competición, las agradecidas, las optimistas, las que tienen la intuición que nuestro paso por la Tierra es solo una etapa de algo más grande…

 

 

¿Qué te hace tener tanta confianza en la bondad de los seres humanos?

En mi opinión los seres humanos tienen el potencial para convertirse en verdaderos demonios y también en ángeles. Todo depende de la parte que en conciencia queramos alimentar.

 

 

 

 

.

Publicidad

Publicidad