Cultura

justosotelo Por Las tertulias de Justo Sotelo

02 de febrero de 2013

Antonio Zaballos Suárez, lo que hay entre las pinceladas

Antonio Zaballos Suárez, lo que hay entre las pinceladas

Esta semana nos visita en la tertulia el pintor Antonio Zaballos Suárez. Vive en Béjar, y allí desarrolla su trabajo como artista; sin embargo, siempre que puede se escapa a Madrid y participa en nuestras tertulias.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Antonio Zaballos Suárez. Esta semana nos visita en la tertulia el pintor Antonio Zaballos Suárez. Vive en Béjar, y allí desarrolla su trabajo como artista; sin embargo, siempre que puede se escapa a Madrid y participa en nuestras tertulias. Nuestra amistad se remonta a más de 25 años, y siempre he querido que hiciera las portadas de mis novelas.

 

¿Por qué te has dedicado a la pintura y no a otro tipo de arte?

Curiosa e interesante pregunta. Para contestarla se me vienen a la cabeza dos momentos importantísimos en mi vida: uno, la primera vez que tomé consciencia de esa frase que se suele utilizar amenudo: ¿qué quieres ser de mayor? A riesgo de ser pesado contaré una pequeña historia, cuando tenía 15 años, sentado en un banco en medio de un pequeño parque en el pueblo cercano al mío llamado Barco de Ávila, escribí en una agenda la frase:decisión total por el arte,sin especificar ningún lenguaje artístico.

Desde siempre he pintado, escrito poesía,modelado barro y disfrutado con cualquier cosa que, siendo más o menos artística, pasaba por mis manos, lo cual no quiere decir que estuviera bien hecha, simplemente a mi manera, sin ningún profesor ni nadie que me corrigiera. En medio de esta osadía subía a otro pueblo precioso, Candelario, a partir de los 13 años, con dos láminas de papel de acuarela en un soporte, y pintaba del natural sus rincones. Así llamaba la atención de los turistas,  y les vendía mis obras.

El otro momento fue en clase, en una charla con mi amigo Magar , un pintor con el cual compartí el primer taller en una finca de su familia. Me preguntó si prefería la pintura o la escritura (estábamos en 5º de bachiller). Ante tal tesitura puse en una balanza que era más importante para mí, y comprendí que en momentos de positivismo siempre pintaba,y si no estaba tan optimista escribía. También me di cuenta de que era muy importante ser profesional en una cosa y después realizar las demás. De la pintura sacaba algo de dinero y de la literatura nada, así que aposté como medio de vida por la primera.

Cuando hice COU me marché a Madrid, momento en el que conocí a mi primer maestro, Benjamín Palacios, y comenzó mi auténtica andadura artística, no pudiendo estar demasiado tiempo a su lado, pero llevando siempre grabada una frase inolvidablea pintar se aprende pintando.A partir de entonces, otros talleres, escuelas facultades etc. Y algo que creo ha sido como un faro en la niebla para mí, París, no por ser una ciudad preciosa, sino por encontrarme con otros artistas y darme cuenta de que la pintura no eran los simples paisajes que ven los ojos. Esto abrió la puerta a la investigación, a pesar de que tuve que sobrevivir, en principio, gracias a los retratos. Eso sí, desde entonces sigo la premisa de que EL ARTE NO SON LAS PINCELADAS EXTERNAS, SINO LO QUE HAY TRAS ELLAS.

 

Antonio Zaballos Suárez.¿Cómo calificarías tu obra?

Creo que no es fácil de calificar. Se basa en una investigación permanente tanto de fondo como de forma, diferentes maneras de ver los fenómenos naturales, como los volcanes, el universo, y más recientementelos colores de la luz, el amores una red de amores y las mariposas del amor(el cuerpo es una escultura y las alas de acuarela), tratando siempre de resaltar el ángulo más positivo y colorista.

Para ver detalles mi página personal www.arte-bejar.com

 

¿En quién te inspiras para crear?

La base de inspiración ha ido cambiando a lo largo de los tiempos según el lugar donde viviese. Como mi vida ha estado ligada casi permanentemente a un dualismo entre la gran ciudad y la naturaleza, aprovechaba el enriquecimiento por ambos: los coloquios, tertulias, exposiciones, variedad de personas, pensamientos y enfoques de vida de la gran ciudad. En cualquier lugar ves un detalle que te sugiere un tema, lo analizas, haces bocetos y estudias la mejor manera de interpretarlo para comunicarte con los demás.

Todo en su conjunto va cargando unas pilas que descargas al llegar al campo, en forma de obras con un mensaje subliminal que llega a cada espectador según su propia personalidad, o momento puntual y anímico. Al observar el natural desarrollo de las cosas, los cambios de ritmo en el tiempo, la multiplicación de los matices, el ruido del silencio, se consigue un aprendizaje permanente con el movimiento de la luz o la profundidad de la sombra. Y se apoderada de ti una soledad compartida en la que nunca te sientes solo, y que te ayuda a despegar los pliegues de las cajas que acartonan las ideas. El más mínimo detalle que puede parecer insignificante te marca un camino y abre las puertas de la investigación.

 

 

¿Tu obra está mediatizada por tu entorno (la sierra de Béjar) o consideras que es universal?

Por supuesto, si no hubiera vivido en este lugar no podría haber llegado jamás a estos resultados, aunque los temas y cualquier tipo de composición como fin último es totalmente universal.

Aquí te das cuenta de que cuanto más aplicas la intuición más la desarrollas. Mi obra se caracteriza por la utilización de materiales naturales, desde pigmentos sacados de plantas, setas, etc., como aceites para diversas texturas y terminaciones. Todo esto te obliga a poner a punto la imaginación y creatividad, así como una predisposición al aprendizaje que otorga un conocimiento profundo del análisis y la asociación de ideas.

Los colores de la luz es una investigación de la luz del sol al pasar por los huecos de las hojas de diferentes plantas. Siempre se proyecta en círculos, y estos pierden intensidad según pasen por dos, tres o más huecos, directamente proporcional a la distancia entre ellos (esto forma parte de la observación) y después está cambiada la intensidad de luz por temperatura de color. Todo surgió cuando estaba pintando debajo de la parra, y empezaron a proyectarse círculos de luz en el cuadro; puse la mano para ver de dónde venían, y, como estaban relativamente bajos con una escalera medir las distancias, al día siguiente comencé a observar en los alrededores, y me di cuenta de miles de círculos debajo de todos los árboles. Para analizar los cambios de luz puse unos espejos dentro del estudio, uno biselado y otro roto(con un martillazo en el centro)para tener una refracción de luz todas las tardes y poder analizar sus cambios. Durante dos años hice fotografías todos los días tanto a la luz como a la proyección de sombras, viendo los muchísimos cambios que sufren según sea la atmósfera envolvente.

Comencé a pintar en acuarela y acrílico por el rápido secado. El dibujo está realizado directamente, puesto el papel o el lienzo en el suelo buscando la composición más apropiada; despuésse trata de sacar el tono que corresponde a cada círculo y seguir las líneas marcadas por la luz y la sombra, con diferentes técnicas pictóricas, acuarela sobre todo, según me pareciese oportuno colorear perdiendo temperatura a medida que perdía intensidad, siempre teniendo en cuenta la paleta particular.

El amor es una red de amores se trata de una serie de obras en las cuales cada cuadro representa a un tipo de amor, realizados en acrílico y acuarela.Y algo parecido sucede con las demás investigaciones; a partir de un punto surgen las representaciones imaginarias, las ocurrencias e intuiciones.

 

Antonio Zaballos Suárez

Háblanos de tus exposiciones.

Mi primera exposición propiamente dicha tuvo lugar en Salamanca en 1976; despuéslas hice en casi todas las ciudades de España, en Portugal, Francia, Italia, Canadá, EE.UU, México, etc. hasta un total de 180.

La obra, además de en manos de particulares,está en entidades bancarias y culturales, y algunos museos como El Museo Español de Grabado Contemporáneo.

Son interesantes también las decoraciones que hice en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, para los Carnavales entre 1987 y 1995.

 

¿Cuáles son tus proyectos?

En los momentos por los que pasamos mi mente sigue con un dualismo entre las obras pequeñas (grabado y acuarela) y las obras grandes en acrílico 30m. En fin, ya veremos que sale de todo esto. La vida de un pintor es así.

Publicidad

Publicidad