Cultura

justosotelo Por Las tertulias de Justo Sotelo

09 de febrero de 2013

TRÍPTICO, por Santiago Martínez

TRÍPTICO, por Santiago Martínez

En la última tertulia nuestro arquitecto y pintor, Santiago Martínez, nos expuso el proceso de creación de sus últimos trabajos. Resultó una tertulia apasionante.

Ver todas las noticias de Cultura

 

Soy arquitecto titulado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM). Profesor de Análisis de Formas y Dibujo Arquitectónico durante treinta y siete años en la ETSAM y el CEU (Centro de estudios Universitarios), donde impartí docencia de Proyectos II en los doce últimos.

 

Hoy soy un jubilado volcado en el arte plástico, además de un estudioso de la relación entre la Imagen y la Palabra, razón por la que estoy en la tertulia de Justo Sotelo desde hace ya casi cinco años.

 

Santiago Martínez

 

En la crítica posterior a la lectura de Especies de Espacios, de George Perec, surgió el tema complejo de las investigaciones lingüísticas en torno a la noción de Transformación asociada a los procesos artísticos (estructuralismo, giro lingüístico, grado cero, etc ). Desde esta angulación analítica pensé en mostrar en la tertulia una vertiente de mis propios mecanismos productivos en el desarrollo de una serie de collages de los que ahora me ocupo, centrándome, como punto de partida, en un tríptico que he transformado exhaustivamente.

 

El collage de partida, mejor aún, las tres unidades que lo componen las creé en una sesión sin pensar que podrían pasar a constituir el tríptico desencadenante.  Son el resultado de una acción plástica ejecutada sin el concurso de una planificación previa, ni el uso de la reflexión en la composición de las obras. Momento de alta concentración, expresión libre de mi imaginación y visión espacial y formal, a partir de imágenes de gran poder de sugestión entrevistas en el origen de su gestación.

 

Me he sentido tentado a buscar palabras que pudiesen dar sentido y significado a ese magma caótico, pero serían analogías discursivas más o menos poéticas de un hecho plástico que no tiene explicación racional. Así que no pretendo aclarar el proceso interno de creación de mis obras. Queda ahí el misterio de su generación espontánea que nada tiene que ver con la idea tópica de la inspiración y la visita de las Musas como motor de la producción artística.

 

Mi interés se centra en mostrar, con algunos ejemplos visuales, el proceso instrumental aplicado sobre el tríptico origen, en una transformación y multiplicación de su potencialidad plástica, que se traduce en una amplia gama de imágenes derivadas del desencadenante de partida.

 

Como contexto cultural de mi proceder adjunto dos citas aclaratorias de Jorge Oteiza (literal) y de KasimirMalevitch ( sintetizada por mí).

 

Jorge Oteiza ( Quosque tándem).

 

LEY DE LOS CAMBIOS.

Para entender los distintos momentos que constituyen el proceso entero en la formación  de un lenguaje en el arte…

 

Esta ley consta de dos fases:

En una primera fase, el arte es un arte de comunicaciones, de información. La expresión va creciendo, enriqueciendo sus motivos y la intensidad con que los cuenta. La técnica es de OCUPACIÓN DEL ESPACIO, técnica acumulativa, multiplicante, no importa que sea formalista o informalista. Se cree corrientemente, entre los mismos artistas, que el arte no es más que esta fase de creciente comunicación. Para esta fase son válidos los tres postulados o principios fundamentales  del arte contemporáneo, a saber: 1. El arte es expresión, comunicación. 2. El arte parte de un cero, de una nada, para renovar en cada época su lenguaje de expresión. 3. La realidad del arte se identifica con la realidad de la Naturaleza.

 

Sucede que la Ley de los Cambios no está entera si no consideramos una segunda y última fase, que oponiéndose a la primera, la completa. A los tres principios que hemos referido se oponen estos tres postulados negativos, como conclusiones: 1. El arte que era expresión, no es expresión. 2. El arte que consideraba una nada como punto de partida, considera ahora una nada como punto de llegada. 3. La realidad del arte que era identificarse con la naturaleza, es incomunicación con la realidad. Esto es: Si el arte era una física de la comunicación en la primera fase, se convierte ahora en una metafísica, por una técnica de DESOCUPACIÓN DEL ESPACIO, formalista o informalista, en una estética negativa, como protección espiritual de la sensibilidad…

 

Veamos qué es una obra de arte…

 

Es un TEMA con una  ESTRUCTURA. Es algo que se cuenta, se dice o se muestra, pero que con-siste, que existe con algo que es su interioridad, su organización, su esqueleto o estructura particular, del que le sube al tema su valor estético, su ser. La estructura, cuando se muestra sin tema, como puro problema, es lo abstracto. En cuanto esta estructura se acompaña del tema, puede parecer abstracta la obra, pero es solamente hasta su entera comprensión y es entonces que se vuelve figurativa. (Yo suelo afirmar que me interesa más que la obra su explicación)…

 

Por el tema… dividimos las obras en figurativas o abstractas. El tema no tiene límite en  el arte, son todos los temas, toda la realidad, desde la noticia más exterior de las cosas hasta ideas y conceptos… Pero es en la estructura donde están los problemas de la obra, es por la naturaleza de la estructura que una obra es buena o es mala, y que una obra, aunque sea buena, la consideramos actual o pasada, es decir, legítima como creación o ilegítima, inactual. Porque lo que vale en la creación responsable es lo último abstracto y lo último figurativo…

 

KasimirMalevitch.

 

Dos familias de ELEMENTOS en la construcción de un lenguaje artístico:

 

1.ELEMENTOS  DEFINIDORES.

El factor temático, lo argumental. Lo FIGURAL.

 

2. ELEMENTOS ORDENADORES.

El factor estructural. (Organización, composición, abstracción). Factor legitimador de la globalidad de la obra. Lo CON-FIGURAL.

 

Descripción de mi proceso creativo:

Fase 1. El Tríptico. Modelo generador.

 

 

Fase 2. Técnica mixta. El modelo se transforma en una imagen digital por escaneado o fotografía. Aquí se desarrolla un proceso abierto de encuadres selectivos elegidos con criterios de composición clara y unívoca y de limpieza formal. En el caso concreto del que me ocupo desarrollé cuarenta y dos encuadres significativos.

 

 

 

 

 

 

 

Fase 3. Nueva etapa de creación personal  de collages desde las sugestiones originadas por  los encuadres de la fase 2. De nuevo la misma dificultad hermenéutica  de aclaración del nacimiento de las nuevas obras producidas, que en este caso fueron diez.

 

 

 

 

 

Fase 4. Nuevo proceso digital de captura de las esencias formales de estos nuevos collages en encuadres sintéticos evidentes. Realizados dieciocho hasta la fecha.

 

 

 

 

 

El proceso de transformación y multiplicación podría continuarse pero no es infinito. Primero por mis propias limitaciones como creador. En segundo lugar, porque cada fase digital recorta la imagen sobre la que opera en la búsqueda de esos encuadres activos que en algún momento no permiten nuevos encuadres significativos.

 

También debo señalar que no todos los encuadres producidos han sido operativos en la gestación de nuevos collages. Algunos han resultado ser imágenes muertas, improductivas como referentes de las obras futuras.

 

Por último, desde las analogías que pueden establecerse entre la imagen y la palabra, sería muy aclarador conocer los procesos lingüísticos en los que se apoyan los escritores en su labor de creación literaria.

Publicidad

Publicidad