Cultura

macarena-girón Por Macarena Girón

28 de mayo de 2012

Anni B Sweet, tal y como uno espera.

Anni B Sweet, tal y como uno espera.

Crónica de su último concierto en Madrid.

Ver todas las noticias de Cultura

Asistimos este viernes 25 de mayo al esperado concierto que Anni B Sweet ofrecía en la Sala Joy en Madrid, acompañada de la banda con la que ha grabado su último trabajo, "Oh monsters!" Un disco que recién lanzado al mercado a finales del pasado mes de abril, entró con mucha fuerza en las listas nacionales, obteniendo muy buenas críticas y que les augura un verano repleto de bolos por toda la geografía española.

Para su segundo trabajo la malagueña repite con el sello independiente Subterfuge Records.  Un disco que habla de amor, de miedos, de soledades e inseguridades, de monstruos, los que ella misma dice “espera que todos llevamos dentro y no ser la única loca”. Melancólico, pero no triste, en la línea del folk, con temas que de pronto te transportan a momentos de ensoñación, dulces; un disco que habla en sus propias palabras del proceso de “hacerse mayor” con sus momentos de ilusión, y caída, de amor y desamor.

Desde luego Anni B Sweet no repite fórmula y arriesga, sin perder el encanto original de su primer trabajo, "Start, Resart, Undo" (2009).  "Oh Monsters!", catorce canciones que van evolucionando del folk, al dream, que incitan a profundizar un poco más hacia un rock más íntimo y denso. Un disco difícil de etiquetar, fácil de escuchar, en el que te adentras sin esfuerzo en  una delicada mezcla de estilos, repleto de detalles, cada canción tiene su atmósfera, desde las más acústicas, pasando por otros temas que sorprenden con sonidos electrónicos, y muy potentes.

La cantante, Ana López sorprende porque es como uno se la imagina: de aspecto dulce y tímido, recatada en su vestido vintage y zapatos altos de cordones, ocupando el centro del escenario con su acústica, rodeada de músicos, parecía que a veces se sorprendía a sí misma de estar ahí. Entre canción y canción pocas palabras, un hilito de voz agradece siempre el aplauso, humilde. Pero no nos engañemos: no es una niña, controla el pulso de la sala, nos acuna con sus canciones melancólicas para luego hacernos cantar mientras exhibe su voz cándida entre potentes guitarras.  Así se muestra la artista en la transición a este segundo disco lleno de reflexiones en soledad, dedicado a todos esos monstruos que aparecen al dejar la niñez...

El sonido del concierto corrió a cargo de Angel Luján (Vetusta Morla) que no fue el único invitado especial por la artista, que además de su fantástica banda de músicos, subió al escenario a Guillermo Galván (Vetusta Morla), al trompetista de Olivenza y DePedro, y a un amigo con el que ha compartido su música casi desde sus inicios: Javier Doría, porque, cito textual, “le parecía bonito”. Y así se despidió de su concierto en Madrid, acompañada en el escenario por un amigo y rodeada de una nube de pompas de jabón. Lo dio todo, tocó todo, hasta cuatro bises: casi dos horas de concierto. La Joy bastante llena, público adepto que reconocía casi de inmediato los temas tras los primeros acordes. Ella, muy agradecida, por estar allí rodeada de tanta gente que prefirió ir a escucharla en una noche en la que había fútbol.

Sí, Anni B Sweet es como uno se la imagina al escuchar su música: bonita, muy bonita.

Publicidad

Publicidad