Cultura

macarena-girón Por Macarena Girón

02 de julio de 2012

Charlotte Gainsbourg en el teatro Circo Price

Charlotte Gainsbourg en el teatro Circo Price

La cantante se estrena en Madrid con su último disco Stage Whisper junto a Connan Mockasin y su banda.

Ver todas las noticias de Cultura

Hija de un músico, compositor y cineasta, y de una actriz y grande de la Chancon Française. De los autores de “Je t’aime…moi non plus” hija, nada menos que de Serge Gainsbourg y Jane Birkin. La conocemos sobretodo como actriz por su extensa filmografía, con más de treinta títulos a sus espaldas. Una carrera que comenzó a los 13 años, animada por su madre, y que le ha otorgado hasta la fecha, dos premios César, y la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 2009 como mejor actriz (Anticristo). Pero su carrera paralela en la música tampoco deja indiferente: desde su debut a los 26 años con su primer álbum “Charlotte For Ever”(1986), a su último trabajo “Stage Whisper” (2011) hay toda una vida y un total de cuatro discos, entre ellos "IRM" (2009) producido por el gran Beck, maravilloso, popero, moderno, y elegido mejor disco del año por el diario francés Les inrockuptibles.

 

Asistimos a su concierto en el Teatro Circo Price, es su primera fecha en Madrid y ésta es la segunda gira musical de su carrera.  Eso sí, es noche de fútbol, España se disputa la semifinal de la Eurocopa y bien sabemos que contra tal evento es difícil competir. La propia Charlotte agradecía al público su presencia en fecha tan señalada y hasta se interesó por el resultado del partido al final del concierto, que continuaba en la prórroga.

Ofreció un concierto medido, ante todo ecléctico. De lo más indie al mainstream, pasando por momentos que rozaban el rock psicodélico, y canciones más flok, con  esa suave dicción que caracteriza a la Chancon Francaise de la que es innegable heredera. Vestida de blanco brillante y descalza, acompañada en todo momento por la voz y música de Connan Mockasin y su banda, compuesta por guitarras, batería, teclados, xilófonos y una suave y envolvente percusión. Todos de blanco impoluto. Ofrecieron un sonido hipnótico, intimista, muy ambient.

Presentaba su último trabajo "Stage Whisper" (noviembre 2011) grabado junto a Mockasin, intercalando con algunos de los mejores temas de su discografía, reinterpretados por el compositor neozelandés y su banda. Abrían fuerte con Terrible Angels, seguían con Greenwich Mean Time, rescataba Jamais, Me & Jane Doe; nos regaló algunos entregados dúos con el neozelandés en Go to Let Go o en una versión de Heaven Can Wait más cercana al pop. 

Tan pronto se sentaba a la batería y acompañaba a los músicos en It´s Choade My Dear, dejando la voz a Mockasin, como lo hacía desde el xilófono. Hubo momentos de flashbacks en Ouvertures Eclair, el tema que compuso su padre para ella en su primer disco, como en Don’t Forget To Forget Me, o en la dulce Pour Ce Que Tu N’etais Pas; ya en los bises nos hacía vibrar con una preciosa versión de Memoir, el tema que originalmente Conor O’Brien compuso para ella.  Cerraba con el su éxito de 2011: Paradisco.

Si bien la fecha era complicada fueron muchos los asistentes, quizá no los suficientes para llenar un espacio tan grande como el Price, sede de esta edición de los Veranos de la Villa 2012... La organización lo hizo bien y delimitó el espacio recreando un ambiente más íntimo, bien iluminado, que aún así, quedaba un poco frío y en algunos momentos se perdía esa voz increíblemente dulce entre tanto sintetizador y eléctricas guitarras. El balance no obstante, positivo. Charrlotte Gainsbourg nos trajo su mejor música, reinterpretada por el peculiar Mockasin, nos dio un concierto entregado y prometió regresar a Madrid, ciudad de la que ha disfrutado estos días antes de continuar su gira, hacia Helsinki.

Publicidad

Publicidad