Cultura

diego-puicercús-bolado Por Diego Puicercús Bolado

22 de diciembre de 2012

Motown, la fábrica de números uno

Motown, la fábrica de números uno

La historia del nacimiento de un sonido genuino. ¿De dónde surgió Motown?

Ver todas las noticias de Cultura

Durante la primera mitad del siglo XX Detroit (y también Chicago) fue una de las ciudades estadounidenses que más vio incrementada su población. La demanda de mano de obra no cualificada por parte de las fábricas de automóviles hizo que miles de jornaleros negros cambiaran los campos del sur, donde el racismo seguía campando a sus anchas, por el frío industrial del norte. La gran mayoría estaban condenados a sobrevivir en alguno de los barrios que iban surgiendo en el extrarradio pero unos pocos, los más afortunados, lograron burlar ese destino gracias al deporte (boxeo al principio y otros más adelante) o la música trabajando en algunas de las distintas compañías independientes que empezaron a surgir.

Berry Gordy Jr nació en una de esas familias (llegada en este caso desde Georgia) y desde pequeño tuvo claro que su destino no era trabajar en una fábrica. Empezó ganándose la vida como soldado en Corea y, aunque lo intentó con el boxeo, la necesidad hizo que su peor pesadilla se hiciera realidad al tener que aceptar un puesto en la cadena de montaje de Ford. Fue también propietario durante una temporada de una pequeña tienda de discos de jazz y a mediados de los 50, gracias al novio de su hermana, comenzó a escribir canciones para artistas locales. El éxito le llego en 1958 de la mano de un antiguo colega de ring llamado Jackie Wilson para el que escribió “Lonely teardrops” y “Reet petite” con las que, además de triunfar en las listas de R’n’B, aprendió una primera gran lección: la clave para ganar dinero en el mundo de la música estaba en controlar todo el proceso, desde la creación a la distribución pasando por todos los puntos intermedios.

Con el poco dinero que gana con los derechos de autor y un préstamo de su familia funda en enero de 1959 Tamla Records que un año después, tras comprar una casa en el 2648 de Boulevard West Grand, se transforma en Motown. Desde ese momento la casa se convierte en el epicentro de toda la actividad de discográfica dedicando la parte superior a las oficinas y el sótano para el estudio “Hitsville U.S.A”, por el que pasarían todos sus artistas y con el paso del tiempo se convertiría en uno de los más famosos de la historia.

El nombre del sello surge del acrónimo de “Motor Town” (Detroit), aunque no fue lo único relacionado con la industria del automóvil que inspiró a Gordy a la hora de poner en marcha su discográfica. Decidió usar las pautas aprendidas en la fábrica de coches, por lo que encomendó a cada persona que trabajaba para él una tarea diferente. Tenía a un equipo escribiendo canciones, otro grabándolas, otro seleccionando los artistas que cantarían sobre las pistas grabadas... y así con cada una de las partes del proceso necesario para poner un disco en las tiendas. Cuando alguien había pasado por todos los miembros de esa cadena estaba preparada para alcanzar el estrellato.

Gracias a este rompedor sistema logró ese hecho diferencial que los hacía especiales y distintos a otras discográficas, el conocido como sonido motown. Gordy se rodeo de un fantástico equipo de productores, compositores y músicos que consiguieron dotar de ese estilo tan particular a sus grabaciones que las haría inconfundibles. El mismo grupo de músicos era el que grababa siempre (incluso acompañaban de gira a los artistas más representativos) de la mano del mismo productor y, una ver editado, buscaban las voces que mejor se ajustara a la música grabada, por lo que esa uniformidad de estilo lograron mantenerle durante muchísimos años.

El numero de artistas que grabaron para él es tan extensa, tan lleno de grandes nombres y de tantos éxitos en ventas, que resulta prácticamente imposible de abarcar... A partir de su primer número uno en 1960 con “Shop around” de The Miracles se sucedieron infinidad de ellos protagonizados por Marvin Gaye, Steve Wonder, Diana Ross & The Supremes, The Four Tops, Mary Wells, The Marvelettes, The Jackson 5, The Temptations, Martha and the Vandellas, The Contours, Lionel Richie... Ellos fueron los auténticos héroes del soul, la  generación más hambrienta, ambiciosa y llena de talento que ha tenido la comunidad afroamericana en su historia y que desde un pequeño estudio de Detroit fueron capaces de conquistar el mundo.

 

Publicidad

Publicidad