Cultura

daniel-claudin Por Daniel Claudin

05 de febrero de 2013

Obús, el Metal Español que no se rinde.

Obús, el Metal Español que no se rinde.

Daniel Claudín se estrena como cronista y nos cuenta lo que pasó en el último concierto que Obús ofreció en Madrid. Además nos acompañan unas fabulosas fotografías del momento hechas por el propio Daniel.

Ver todas las noticias de Cultura

Obús, 31 años después sigue reventando salas. Lo pudimos ver el pasado día 26 de Enero en la Sala Penélope de Madrid cuando minutos antes de la apertura de las puertas la calle Hilarión Eslava estaba ya llena de gente deseosa de escuchar al grupo de su infancia, o con el que habían crecido, o quizás, su último descubrimiento.

Desde luego, antes de entrar a la sala, la noche ya prometía.

El concierto estaba programado para empezar a la 21:30, y así fue,  a las 21:32 el escenario se llenó de humo y aparecieron unos extraños personajes con túnicas negras y máscaras que portaban unas velas creando una atmósfera de lo más tenebrosa. Cuando los primeros acordes empezaron a sonar, incluso antes de que aparecieran los músicos de Obús el gentío se volvió loco, y más aún cuando Fortu, el cantante, saltó al escenario y empezó a soltar su chorro de voz por toda la sala.

Mucha gente, la mayoría sobrepasaba los 40 o incluso los 50 años, disfrutaba y saltaba con la música del grupo que celebraba el fin de su gira del 30 aniversario que los había llevado por salas de España y América.

En el medio del escenario había una especie de habitáculo por el que de vez en cuando desaparecía Fortu. Llegado un momento, el líder de la banda se metió y empezó a sonar un teclado, se abrieron las puertas del habitáculo (que no eran más que una lona con el nombre del grupo) y apareció un sofá, en el medio estaba sentado el teclista y en cada uno de los brazos estaban Fortu y su hija, Ariadna, que cantó para la ocasión una canción con su padre.

El concierto se alargó durante dos horas, pero la gente cada vez que Fortu preguntaba si estaban cansados decían que no, que querían más y más, que no querían que esa noche, con un grupo tan legendario como Obús acabara, que querían seguir disfrutando de su música.

Los que decían que Obús había muerto no debían de estar presentes la semana pasada en la Sala Penélope, cuando todos nos dimos cuenta de que el Obús ya había estallado.

 

Fotogalería del concierto: http://www.flickr.com/photos/xapu94/sets/72157632620975950/

Publicidad

Publicidad