Cultura

luis-delroto-laorga Por Luis DelRoto

06 de febrero de 2013

Pellejos, surrealismo apocalíptico desde México.

Pellejos, surrealismo apocalíptico desde México.

Pellejos es una banda que hay que escuchar, ver y sentir. Rock fuerte e inteligente. Este Viernes 8 de febrero presentan "Pellejos" (2011, Terrícolas Imbéciles) en la Sala Taboo, Madrid.

Ver todas las noticias de Cultura

Lo primero que me llegó de Pellejos es el video que podemos ver más abajo y claro, quedé prendado, tanto de su música como del concepto general que aúna un proyecto al que le sobra atractivo. Cada uno que aprecie lo que quiera (pueda), pero ese comienzo de guitarra en sincronía perfecta con la retahíla de visiones vomitadas por Ignacio Perales, su cantante, es para tomar muy en cuenta. Hoy y ahora tengo el disco entre mis manos y mis oídos. La edición es fabulosa, sorprendente y muy visual y la sucesión de canciones, ocho en total, es igual de fabulosa, sorprendente y visual, de ahí a que haga incapié en lo bien que se disfruta un disco cuando sus partes se unen en todos los sentidos y además esa unión es de calidad. Estilos varios, del hard al folklor, psicodelia o rock tradicional, aunque decir tradicional de una formación que se salta las reglas de lo formalmente establecido con esa facilidad puede llegar a chocar, el Track 6 "Baby" es un buen ejemplo de esta conexión entre el antes y el después del canón, muy recomendable.

El sonido es crudo, sin artificios, algo que se agradece. Suena muy mejicano, muy pesado, muy de verdad. Las inspiradísimas guitarras de Oscar Garduño, la batería aparentemente alocada pero perfeccionista de Mariano Villalobos, el bajo contundente de Daniel Guzmán y la voz del ya citado Perales consiguen este resultado a mi parecer extraordinario. Las letras son otro nivel y yo como amante del texto que soy, necesito más tiempo para `poder hacer afirmaciones concretas. Solo puedo decir por ahora lo siguiente: ya hacían falta sorpresas de este tipo, el ingenio en estos tiempos brilla por su ausencia y Pellejos en ese sentido no se cortan un pelo.

En definitiva, una cita ineludible la de mañana Viernes 8 en la Sala Taboo (Madrid, Calle San Vicente Ferrer 23, Malasaña). ¡Ahí nos vemos! 

 

 

Publicidad

Publicidad